Menú Portada

Por qué Rubalcaba aparca las motos de Cotino, los goles que le cuelan a Emilio Botín y el lobby de las privadas a por las autonómicas

Septiembre 20, 2010

         Publicaba ayer el diario El Mundo que “un policía afín a Rubalcaba controlará las investigaciones a cargos políticos”. Se repite la historia y, sino, que se lo pregunten a Ricardo Portabales, ex testigo protegido de la Operación Nécora y de cuyos relatos les hemos informado desde estas páginas y lo seguiremos haciendo. A juzgar por los testimonios de este ex confidente policial que se preparen altos cargos y personas relevantes. Pero esta nueva decisión suena a cortina de humo para ocultar otros hechos: por ejemplo, ¿qué ha hecho el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, con las motos que compró en su día el Director General de la Policía, Juan Cotino? Una pregunta que tendrá adecuada respuesta.
 
         No sabemos si será por su enfermedad, sobre la que pesa un estricto pacto de silencio, pero lo cierto es que al presidente del Banco Santander, Emilio Botín, se las cuelan como nunca antes se había visto. El crecimiento imparable de la entidad le ha obligado a delegar responsabilidades. Disgusto tremendo se llevó cuando conoció la concesión de un préstamo multimillonario a un conocido empresario- a bajo interés-, sin su conocimiento y la contratación de una persona que puede levantar ampollas.
 
         Ahora a por las autonómicas. El lobby de las teles privadas ya ha conseguido quitar la publicidad a TVE –más impuestos para los ciudadanos depauperados que tienen que pagar los sueldazos de los chicos de Oliart-, y ahora se aprestan a apretar las tuercas a las autonómicas. A Vasile y Lara les da igual quien las pague. Lo que quieren es que dejan de emitir publicidad comercial. Lo quieren todo. Lo de las audiencias en el fondo les importa poco. Quieren facturar.