Menú Portada
Tal y como avanzó Extraconfidencial.com, Rita Barberá y Francisco Camps serán investigados por su posible imputación en el caso Noos

¿Por qué no se investiga a Alberto Ruiz Gallardón en el caso del yerno del Rey?

Mayo 30, 2013

800×600

El Fiscal Jefe Anticorrupción, Antonio Salinas, quien debe tomar cartas en el caso como máximo exponente, fue ratificado en su cargo por el propio ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón

Los datos que han aparecido en las investigaciones indican que la entidad pública Madrid 2016 abonó más de 140.000 euros a la trama Urdangarin

En sus investigaciones el juez Castro interrogó también a la ex consejera delegada de Madrid 16 y ex directora de Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Mercedes Coghen, imputada en el caso junto a otros dos ejecutivos


Fuentes jurídicas indican que al juez Castro siempre le gusta ir a todos los sitios de la mano de la Fiscalía Anticorrupción, de la que sólo se ha separado en la imputación de la infanta, y donde el matrimonio se deshizo por orden de arriba. Por eso se entiende, según estas mismas fuentes, que Castro no haya ido mas allá en torno al caso de los pagos a la trama Urdangarín por parte de la organización de la Olimpiada de Madrid 2016. Y es que la Fiscalía Anticorrupción no se lo ha pedido aún, y ya no quiere más guerras con ella e ir de independiente. Ya en su día la defensa del ex presidente balear, Jaume Matas, denunció ante el órgano correspondiente la actitud partidista de los fiscales anticorrupción de Mallorca, que según esta defensa, “actúan con diferente rasero” según se trate de la actuación de los ex presidentes del PP, Matas o Camps, como de los alcaldes, Rita Barberá o  Ruiz Gallardón,  “a pesar de ser muy similar en el fondo y en la forma”.

La ratificación de Antonio Salinas

No hay que olvidar que el Fiscal Jefe Anticorrupción, Antonio Salinas, quien debe tomar cartas en el caso como máximo exponente, fue ratificado en su cargo por el propio ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón cuando éste asumió el cargo. Salinas fue nombrado en el año 2003 y su mandato acaba a finales de este año y ya empiezan a sobrevolar los rumores sobre su reelección, dada su fidelidad al ministro. Salinas, que ha sobrevivido a tres fiscales generales del Estado (Cardenal, Conde Cumplido y Torres Dulce), conoce muy bien la gestión de Ruiz Gallardón a través de las investigaciones de la Operación Malaya, donde el entonces alcalde Madrid salía publicitado en algunas conversaciones personales, escuchas policiales que luego desparecieron de la causa sin que la Fiscalía Anticorrupción alegara nada en su contra. Dicen sus conocidos, que Salinas es un hombre discreto y siempre fiel a sus jefes. Que puede estar más o menos de acuerdo con las órdenes recibidas desde arriba e, incluso, a veces discutirlas, pero que nunca va a incumplir ni desobedecer lo que manden sus superiores. No hay que olvidar tampoco que Salinas fue el fiscal Anticorrupción que llevó la causa del caso Filesa, y que llevo a la cúpula del PSOE a los Tribunales allá por finales de los años noventa.

Todo indica que los fiscales anticorrupción de Mallorca no harán nada sobre la investigación de los pagos en Madrid a la trama Urdangarín, en una actuación demasiada liviana y nada beligerante, a diferencia de la mantenida en otros casos de corrupción vinculados a esta pieza. Una operación urdida para aupar la candidatura de las olimpiadas de Madrid 2016 y en una estrategia llevada supuestamente en persona por Gallardón, y donde se contrataron los servicios del yerno del Rey con dinero público de una manera presuntamente irregular.

Madrid 2016

Los datos que han aparecido en las investigaciones indican que la entidad pública Madrid 2016 abonó más de 140.000 euros a la trama Urdangarin. El pasado mes de febrero una comisión judicial, encabezada por el juez José Castro y el fiscal anticorrupción Pedro Horrach, se desplazaron hasta Madrid para investigar esta posible malversación de caudales públicos. Fue la empresa de la trama Urdangarín, Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS), la que reflejó en sus facturas las 18 mensualidades recibidas por estos supuestos trabajos de apoyo a la candidatura de Madrid 2016, que se realizaron entre 2007 y 2009.

Las mensualidades que cobraba la empresa de Urdangarín iban desde los 6.000 a los 12.000 euros, mediante transferencias bancarias en concepto de “donaciones”. Los pagos se hicieron entre el 31 de octubre de 2007 y el 24 de noviembre de 2009, cuando el yerno del Rey Juan Carlos y su esposa, la infanta Cristina de Borbón, residían en Washington con sus cuatro hijos. Según declaró ante el juez el ex director financiero de Madrid 2016, Gerardo Corral, el yerno del Rey llegó a exigir “una aportación mensual” de entre 10.000 y 15.000 euros, pero la cantidad finalmente autorizada por Mercedes Coghen, supuestamente con el beneplácito de su jefe Ruiz Gallardón, fue de 6.000 euros al mes, aunque hay dos pagos de 12.000 euros; uno, fechado el 19 de mayo de 2009 y, otro, el 18 de septiembre de ese mismo año.

En sus investigaciones el juez Castro interrogó también a la ex consejera delegada de Madrid 16 y ex directora de Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Mercedes Coghen, imputada en el caso junto a otros dos ejecutivos: el director financiero de Madrid 2016, Gerardo Corral, y el director de Deportes del Ayuntamiento de Madrid en la anterior legislatura, Miguel de la Villa. Según indican fuentes del caso, Mercedes Coghen aseguró en su declaración en los juzgados de Plaza de Castilla que Alberto Ruiz-Gallardón, presidente del proyecto, conocía y consintió la donación a Iñaki Urdangarín.  A su vez Coghen indicó que se contrató a la FDCIS para “perfilar el lema de la candidatura y dotarla de contenido social”. Coghen colabora ahora con el Mundobasket 2014, que a su vez dirige otro imputado, Miguel de la Villa.

Casualmente, escasos días después a estos interrogatorios en Madrid, la Comisión Permanente del CGPJ, encabezada por su presidente Gonzalo Moliner, un magistrado afín al actual ministro de Justicia, exigió al juez Castro explicaciones de su viaje a la capital de España para interrogar como imputados a tres estrechos colaboradores de Gallardón. Y tres día después, el órgano de gobierno de los jueces volvió a reclamar al instructor del caso Nóos que justificase las razones del su último desplazamiento realizado fuera de su jurisdicción, en esta ocasión a Barcelona, para practicar nuevas diligencias. Se daba la circunstancia que Castro y el fiscal anticorrupción Pedro Horrach habíansolicitado previamente autorización por escrito al CGPJ, pero a Moliner este trámite suficiente.

Fundación Deporte, Cultura e Integración Social

La Fundación Deporte, Cultura e Integración Social se creó por parte de Urdangarín y su ex socio, Diego Torres, para atender a niños discapacitados y enfermos, pero en realidad sirvió para desviar dinero a paraísos fiscales. Ante el escándalo suscitado, FDCIS entregó después a la empresa Madrid 2016 cuatro folios donde se justificaba que el supuesto trabajo de Iñaki Urdangarín, en el que ofrecía su influencia y relación con 31 integrantes del COI, entre ellos, distintos jeques, príncipes y princesas de casas reales de Europa y Oriente Medio. Las cuatro páginas entregadas, con el título Memoria, fueron escritas a mano y fechadas en diciembre de 2011, casi un mes después de los registros practicados del Caso Nóos.

Tal y como ya avanzó extraconfidencial.com (26 de abril), el juez instructor del caso Nóos, José Castro, no tenía más remedio que solicitar al Tribunal Superior de Justicia de Valencia (TSJV) que asuma las investigaciones en torno al ex presidente de dicha Comunidad, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, por su presunta participación en las negociaciones previas para la organización de los eventos Valencia Summit y los Juegos Europeos, donde se aportó al clan Urdangarín más de tres millones de euros de las arcas públicas.

Valencia Summit

En concreto, el magistrado ha acordado elevar a la máxima instancia judicial valenciana una exposición razonada en la que propone que asuma la competencia de estas pesquisas, relativas tanto al Valencia Summit, por el que el Instituto Nóos percibió unos tres millones de euros públicos, como a los Juegos Europeos, que finalmente no se celebraron pese a los fondos que cobró la entidad. Esta diligencia se produce después de que el juez solicitase a las Cortes Valencianas que certificasen la condición de Camps y Barberá, como trámite previo a elevar la exposición razonada de los hechos por los que podrían ser imputados en el marco de esta causa. El magistrado abría de este modo las puertas al posible encausamiento de los dos parlamentarios, quienes por su calidad de aforados tendrían que ser investigados por el TSJV. Los nombres de Camps y Barberá han aparecido en varias ocasiones en los emails enviados por el ex socio de Urdangarín, Diego Torres, quién relató en su declaración al juez, de una forma pormenorizada, cómo se desarrolló la reunión que ambos mantuvieron con Camps y Barberà (supuestamente en el Palacio de la Zarzuela) para abordar el proyecto del Valencia Summit y exponer los objetivos perseguidos por Nóos.

Caso de ser imputados finalmente, el juez José Castro perdería de este modo todo el protagonismo y relevancia de esta mediática pieza separada nº 25 del caso Palma Arena. Habría que desgajar un parte muy importante del caso Urdangarín hacia Valencia, al igual que ocurrió con la Operación Gürtel, con lo que todo quedaría mucho mas diluido e, incluso, se perdería en un proceso judicial mucho más largo aún, como está pasando con el caso Gürtel.

Ahora sólo queda saber que va a pasar con Alberto Ruiz-Gallardón. ¿Se le va a investigar también durante su actuación en el caso Noos , ya que todo es muy similar en el fondo y en la forma? ….Deberá ser la Fiscalía General del Estado, con Torres Dulce a la cabeza y el fiscal anticorrupción Antonio Salinas, quienes tomen cartas en el asunto, pero todo indica que no harán nada y dejarán hacer a los fiscales mallorquines, que curiosamente están manteniendo una actuación muy liviana y nada beligerante con la trama madrileña del caso Urdangarín.

Juan Luis Galiacho