Menú Portada
La cantante prefiere no pronunciarse sobre el tema

¿Por qué la Pantoja recrimina su actitud a Raquel Bollo?

Noviembre 25, 2009

Ella prefiere no decir si, en algún momento, ha dicho no entender la actitud mercantilista que Raquel Bollo ha proyectado en los últimos tiempos, pero la realidad es mucho más contundente.

pq_912_isabelpantoja2.jpg

La polémica está servida. El artículo publicado ayer por extraconfidencial.com en el que se recogían las frases de Isabel Pantoja con relación a sus sentimientos hacia Raquel Bollo ha puesto muy nerviosa a la tonadillera. Raquel negó reiteradamente. Ella ha decidido creer que esto que publiqué porque la información siempre busca su escape, es falso y una clara invención. Es lo que me faltaba, que Raquel Bollo me ponga en cuestión, duda o en cuarentena. Tela marinera. Sin embargo, Isabelita, que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid confesó a Kiko Hernández que quiere a la Bollo como a una hermana, prefiere no pronunciarse sobre aquellas largas conversaciones en las que borracha de sinceridad ponía el grito en el cielo y se retorcía sonoramente ante la actitud mercantilista de Raquel Bollo. Sí, la misma que viste y calza: “Yo lo que quiero es que me llame y me pregunte qué tal estoy y que no al día siguiente se siente en un plató de televisión”, me confesó en otra ocasión. Jamás he puesto en entredicho el cariño, quizás ternura, que despierta Raquel en Isabel. Eso sí, la realidad es un bache imposible de esquivar. Me congratula que, al menos, la tonadillera no haya optado por negar la mayor y se escude en ese silencio que le caracteriza desde que su nombre empezó a ser mezclado con casquería barata. Lo que no se puede negar es que, pese a sus duras palabras, Pantoja sigue teniendo en Bollo a una defensora a ultranza de sus intereses. También de los suyos propios, pues el patrimonio actual de la ex de Chiquetete nada tiene que ver con el que poseía antaño. Ahora es como una especie de Onasis calé que ha hecho de su amistad con la cantante un modus vivendi. Allá ella.
Testigos directos, indirectos y hasta circunstanciales
Muchos han sido los que durante años cuestionaron a tiempo parcial que éste que les escribe mantuviera contacto telefónico y presencial con Isabel Pantoja. Durante un largo tiempo he tenido que capear, como profesional, lo que algunos quisieron llevar al terreno personal. Esos que la rodean acudieron a directores, productores y colaboradores propagando que este humilde cronista se inventaba una relación amistosa-profesional con la cantante. Tuve que tragar saliva. Isabel doblegó su actitud y me concedió una entrevista que fue publicada en el periódico ‘El Mundo’. Fue la interviú anunciadora de que lo suyo con el ex alcalde Julián Muñoz había tocado fondo y la que sirvió para desmarcarme de todos los bulos que corrían por pasillos y comedores.  Quizás, por eso, en alguna que otra ocasión decidí mantener conversaciones con Isabel cerca de compañeros y periodistas. Es el caso de Joana Morillas, colaboradora de ‘Sálvame’ y directora de Todoellas.com, que fue testigo de varias charlas que mantuve con la de la bata de cola: “Se notaba que ella estaba cansada de lo que hacía Raquel. Al menos eso es lo que se desprendía de sus palabras. Yo recuerdo que aquella conversación me dejó prácticamente sin respiración, Isabel estaba bastante mosqueada porque ella creía que gracias a su persona había mucha gente comiendo”, ha querido matizar para este periódico.
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)