Menú Portada
¡Ya tengo 18 años!

Por fin salgo en las revistas sin pixelar

Octubre 23, 2014

Buff… después de leer las revistas del corazón esta semana, he llegado a la conclusión de que, sí, es cierto, en el año 2014 si quieres aparecer en la portada de una de las revistas tienes que haber hecho… nada. Bueno sí, cumplir 18 años.


Es obtener la mayoría de edad y se abre la veda. Recuerden, primero fue Isa, más conocida como Chabelita (a quien por cierto, esta semana he echado de menos: a ella, a sus looks y a sus novios); después fue Gloria Ca y ahora el turno es para su sobrina Ro (la hija de Rocío Carrasco y, por ende, la nieta de Rocío Jurado).

Soplan 18 velas en una tarta y como por arte de magia pasan a formar parte de la generosa farándula y del…”pero, ¿qué he hecho yo para merecer tan honor?” La respuesta la tengo hasta yo. Nada. A partir de ahora a vivir del cuento y… del trabajo que realizas en un programa de televisión.

Las vueltas que da la vida

Culebrones aparte. Esta semana ¡Hola! nos ha enseñado la casa de los duques de Blacas D’Aups. ¿De quién? Da igual, lo importante es su guarida. Oye ¡qué amables! Nos han abierto “las puertas de su castillo de ensueño que inspiró el cuento La Bella Durmiente” y Caroline, la madre, ha posado en el gran salón, una de las numerosas habitaciones, salones, salas de estar y áticos inservibles que posee su morada. Lo ha hecho elegantemente vestida por Alberta Ferreti, ante el retrato de sus antepasados, delante de un magnífico reloj francés del siglo XVII y con un sujetador a juego con el vestido. Que ¿por qué lo sé? Porque se le ve en la foto. Vaya bochornazo. Menudo disgusto tendrá cuando se haya visto. Creo que lo intuía, fíjense en la cara. Necesita varias cosas: una, comer más cereales integrales y la otra… se imaginan, ¿no?

Y aquí estamos frente a frente

No todo van a ser niñas. Esta semana he conocido a los hijos de Arnold Schwarzenegger. Ambos nacieron “con pocos días de diferencia”. Uno es hijo de su ex mujer María Shriver y el otro de una de sus empeladas del servicio doméstico. ¡Qué cierto es eso de que el hábito no hace al monje! Observen lo serio que está el oficial y la alegría del ilegítimo.

Más hijos… “Clint Eastwood abre las puertas de su histórico rancho de California para celebrar la boda de su hijo Kyle”. Bien. ¡Qué vivan los novios! No entiendo la manía que tiene la gente por enseñarnos sus casas. ¿Por qué será?

Cómo la primera vez

Inés Domecq ¿la recuerdan? Hace poco le quitó todo el protagonismo a una novia el día de su boda. El hombre, como sabrán, es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Si.

Si quiere que alguien le haga sombra en su casamiento, invite a Inés Domecq. Impactante como apareció en el bodorrio, con “una blusa de encaje blanco con aplicaciones en negro de Roberto Diz, con una falda pantalón de Armani y un fabuloso sombrero también en negro”.

De novia, por primera vez también, se visitó Leire de La Oreja de Gogh. Atención al moño de Luján Argüelles, faltan los pájaros piando. ¡Qué mala soy! I’m so sorry.

Lo peor de la semana

La inauguración de la Seminci de Valladolid ha dejado mucho que desear. No sabría con que quedarme. Bueno, sí, con el pantalón del esmoquin de Max Mara que lució Belén Rueda. Para gritar su peinado, por cierto. Y ¿qué me dicen de la vestimenta de la hija de Verónica Forqué, espiga de oro? Un poquito de por favor. ¿Y el vestido de Laia Alemany de Esther Noriega? ¿Y la corbata del marido a juego con el vestido? ¿Y el mono short de Alicia Rueda que lució Aura Garrido? ¿Y los zapatos? ¿Y si termino ya?

Mamen Rodríguez