Menú Portada
Algunos le consideran hijo de los amores entre la princesa Diana y el oficial de la guardia y jugador de polo James Hewitt

Polémica en torno a la paternidad del príncipe Harry de Inglaterra

Abril 20, 2014
pq__Harry.jpg

Conforme aumentan los rumores según los cuales se espera un próximo anuncio del compromiso oficial del príncipe Harry de Inglaterra con su novia Cressida Bonas, de muy noble ascendencia, los tabloides británicos reabren la polémica en torno a la paternidad de Harry, a quien algunos continúan considerando hijo de los amores entre la princesa Diana y el oficial de la guardia y jugador de polo James Hewitt. Porque si los duques de Cambridge continúan su largo y muy aclamado periplo en compañía de su hijo Jorge por tierras de Australia y Nueva Zelanda, en Londres el medio de prensa The Globe  habla del deseo del príncipe Harry de llevar a cabo unas pruebas de ADN para poder dilucidar finalmente quien es su auténtico padre.

Según el citado medio, Ian Halperin, uno de los amigos cercanos de la difunta Diana, declara ahora como dos meses antes del nacimiento del príncipe su madre manifestó sus dudas sobre la paternidad de ese hijo: “Rompió a llorar varias veces ante mi. No sabía qué hacer. Quería decir el nombre del verdadero padre, pero temía las iras de la reina y del duque de Edimburgo”. Ya en años pretéritos el mismo James Hewitt declaró que su relación amorosa con la princesa databa de tiempo antes del nacimiento de Harry, animando con ello la controversia. Pero ahora el baqueteado jugador de polo ha regresado a Inglaterra arruinado tras el fracaso de un negocio de restauración en Marbella, y vive con su anciana madre en un pequeño piso de dos habitaciones en el condado de Devon.
 
Hewitt, arruinado, carne de las televisiones
Hewitt ya no es el hombre atractivo que sedujo a la princesa, se dice que lleva la vida de un recluso pues apenas sale y, según uno de sus amigos del Ejército, ya ha recibido numerosas ofertas muy lucrativas para participar en conocidos programas de televisión a las que podría sucumbir, pues en el pasado ya ganó 100.000 libras esterlinas por colaborar en una biografía de la princesa y se dice que hasta pretendió pedir 10 millones de libras por las cartas que Diana le escribió cuando él participó en la Guerra del Golfo.
 
En sus últimas declaraciones en 2002, Hewitt quiso poner punto final a la polémica declarando que “aún admitiendo que el color del pelo de Harry es similar al mío y que muchas personas hablan de su enorme parecido conmigo, yo nunca he animado a esas comparaciones y aunque estuve con Diana durante largo tiempo tengo que dejar claro que no soy el padre de Harry. Cuando conocí a Diana él ya gateaba, y es mucho más guapo de lo que yo lo he sido nunca”. Y ahora Ken Wharfe, uno de los guardaespaldas de Diana, salta también a la prensa para afirmar que “cuando se produjo el nacimiento de Harry hubo mucho rumores de que era el hijo de Hewitt, pero estadísticamente sabemos que es imposible. Y yo lo se personalmente porque así me lo dijo la princesa”.
 
Tricentenario de la unión de las coronas de Inglaterra y de Hannover
 
Un capítulo más del interminable culebrón de la vida de Diana de Gales, mientras los primos alemanes de los Windsor, los príncipes de Hannover, celebran jubilosos el tricentenario de la vieja unión entre las coronas de Inglaterra y de Hannover entre 1714 y 1837. Un acontecimiento que el próximo 4 de junio contará con la esperada visita del príncipe Andrés de Inglaterra como representante a esas tierras de su madre la reina Isabel, aunque es sabido el desagrado que los Windsor siempre han sentido por todo aquello que les recuerda sus incuestionables orígenes alemanes. En el magnífico castillo alemán de Marienburg el joven príncipe Ernesto Augusto de Hannover, hijo del ínclito esposo de Carolina de Mónaco, es quien se ocupa de la organización de todos los actos, pero la gran pregunta es dónde se encuentra su padre que parece haber delegado en él todas las tareas representativas de su casa pues es el todavía joven Ernesto Augusto, ahijado del príncipe de Asturias, quien en días pasados inauguró la gran exposición sobre la casa de Hannover cuya pieza principal es su importante corona real.
 
Mientras, desde Bruselas la corte belga continúa negando los reiterados rumores de un posible intento de suicidio semanas atrás del príncipe Laurent, hermano del rey Felipe, y se descubre que en los últimos meses la reina Fabiola se ha visto obligada a despedir a 25 personas a su servicio como consecuencia de la importante reducción en la dotación de su lista civil que en un año ha pasado de 1,44 millones de euros a tan solo 461.000.
 
Pero las grandes familias nobles del país centran su preocupación en el estado del primatólogo príncipe Emmanuel de Merode que días atrás fue víctima de una emboscada en la carretera congoleña de Rumangabo, recibiendo varios balazos en el vientre y en el tórax. Emmanuel, que desde hace 6 años es director del Parque Nacional de Virunga, fue dado por muerto por sus cruentos agresores en un entorno geográfico de cazadores furtivos y de explotación ilícita del bosque y de las reservas petrolíferas y minerales. Gravemente enfermo el príncipe ha sido trasladado a un hospital de Kenya, país en el que residen su esposa la princesa Luisa, una paleontóloga de renombre internacional,  y sus hijos.  
 
Ricardo Mateos