Menú Portada
Jean-Gilbert Para, antiguo reclutador de mercenarios para los GAL, fue secuestrado tras sufrir una emboscada en una carretera de Ronda y lleva desaparecido 12 años

Pied-Noirs y crimen organizado en Málaga: La Policía relaciona su desaparición con la actividad de grupos franco-argelinos de narcotraficantes

Marzo 9, 2014
pq_939_JEAN-GILBERT-PARAok.jpg

A las 2 y media de la tarde del 11 de marzo de 2002 un automóvil Mitsubishi Montero circulaba por la carretera que enlaza las localidades malagueñas de Cijuela y Ronda cuando dos vehículos Audi A-6 le cerraron el paso. De los Audis descendieron un número indeterminado de hombres armados que acribillaron el Mitsubishi y a su conductor, a quien se llevaron a rastras. La Guardia Civil encontró en el vehículo cinco impactos de bala, y en el suelo, ocho casquillos del 7’65. El asiento y la puerta del conductor aparecieron completamente ensangrentados.

Los agentes tardaron pocos minutos en conocer la identidad del secuestrado: Jean-Gilbert Para, de 62 años, nacido en Casablanca, de nacionalidad francesa y residente en Ronda. En el momento de la agresión se dirigía a su vivienda en la finca El Águila Real después de negociar con el alcalde de Ronda el desbloqueo de un proyecto urbanístico. A la hora de comprobar sus antecedentes, los investigadores ya constataron que no iba a ser un caso sencillo.

Armas, prostitución y guerra sucia

Para había sido detenido dos veces en España en los años 70 del siglo pasado por tenencia de armas, municiones y explosivos y por narcotráfico. En 1984 fue extraditado a Francia y poco después su nombre apareció asociado al de Carlos Gastón, un histórico de la guerra sucia contra ETA encargado de facilitar mercenarios para los comandos de los GAL. En los años 90, una vez desaparecidos los Grupos Antiterroristas de Liberación, Jean-Gilbert Para regresa a España y se instala en Marbella. Sigue asociado a Gastón, pero ahora en negocios de prostitución. Juntos ponen en marcha el local de alterne marbellí Play Boy, del que también participa Paul Antoine Leon Clemente, franco argelino dedicado al tráfico de drogas y el lavado de dinero.

Marbella y la expansión del negocio del sexo

Los dos Audis empleados en el secuestro aparecieron abandonados en la Urbanización Guadalmina de San Pedro de Alcántara. Los delincuentes jamás se han puesto en contacto con la familia ni con nadie del entorno de Para, de quien no se ha vuelto a saber nada desde aquel día. El entonces subdelegado del Gobierno en Málaga, Carlos Rubio, habló de ajustes de cuentas entre bandas rivales de franco argelinos por asuntos de drogas. La Guardia Civil averiguó que, tras la muerte de Carlos Gastón, en 1995, Jean-Gilbert Para había dado entrada en el accionariado del club Play Boy a otros dos franceses, viejos conocidos de la guerra sucia, Edouard Mari-Chica, alias Doudou, y Alain David Benhamou alias El Chacal, también reclutadores de mercenarios para los GAL.

Los tres ampliaron el negocio con un nuevo local, Milady Palace, en Marbella, además de otros clubs en Torremolinos y Benalmádena, y el restaurante El Capricho y el Hotel Jardín del Marqués, estos dos últimos en la Plaza del Socorro de Ronda. Tras el tiroteo y secuestro de Para, sus socios pasaron a un discreto segundo plano. Doudou Mari-Chica comenzó a alternar su residencia entre Marbella y París. El Chacal Benhamou, por su parte, decidió gestionar en solitario tanto los negocios de Carlos Gastón como los de Jean-Gilbert Para… hasta el 4 de diciembre de 2004.

El atentado contra el Hotel Andalucía Plaza

Ese día, el franco argelino sufrió un brutal atentado en el hotel H10 Andalucía Plaza de Marbella. Según averiguó después la Policía, varios comandos integrados por ex terroristas paramilitares norirlandeses armados con fusiles de asalto AK-47 acribillaron el hall y la peluquería de hotel, que dejaron sembrados con más de 100 casquillos de bala y los cadáveres de un niño de 7 años y de un trabajador italiano, de 36.

Benhamou escapó ileso del atentado, y se trasladó a Israel. El motivo del ataque era una antigua deuda por drogas entre los franceses y un grupo de argelinos que operaba en la misma zona. Los fusiles Kalashnikov fueron facilitados a los sicarios por los argelinos, y procedían de dos arsenales de armas de guerra luego descubiertos por la Policía en enero de 2005 en Girona y Barcelona.

Una bomba y una moneda

Otros de los socios del club Play Boy, Paul Antoine Leon Clemente, fue arrestado en la Operación Ballena Blanca, en 2005, acusado de blanqueo de capitales. Poco antes, la Policía había desactivado un explosivo de gran potencia colocado en la puerta de su casa en la que habían adosado una chocolatina y una moneda de 20 peniques, un contundente mensaje mafioso de deuda por narcotráfico.

Aunque las Fuerzas de Seguridad siguen catalogando el caso como desaparición, al no haberse encontrado el cuerpo de Jean-Gilbert Para, hace tiempo que dejaron de considerarlo un asunto prioritario. El sumario permanece archivado en el Juzgado de Instrucción número 2 de Ronda por falta de autor conocido. Otro juzgado de la misma localidad inició en 2009, a petición de la familia, un expediente para declarar a Para oficialmente fallecido.

José Manuel Gabriel