Menú Portada

Peter Lim hace y deshace

Diciembre 3, 2015

La llegada de dinero extranjero al fútbol español es un hecho, desde hace tiempo hay clubes que son propiedad de otros y también algunos en los que la inversión es trascendente. Lo que está por ver es si aparece alguien que le da un vuelco al actual modelo, al del bipartidismo del Real Madrid y Barcelona. Ver si sucede como ocurrió en Inglaterra con el dinero ruso de Abramovich o el del jeque del Manchester City, que fueron capaces de quitar de en medio al Manchester United. Aquí no parece tan fácil

peter lim

La pregunta viene al hilo de los seísmos que se están produciendo en el Valencia, dinero de Singapur, o en el Málaga, con dinero de las multinacionales de Catar. Las dos historias son muy diferentes, pero tienen que ver con el sentimiento que provocan en los aficionados que sienten cuando la cosa no va bien que han sido colonizados. La afición valencianista se despegó definitivamente de Nuno cuando comprobó que el lazo que les unía a Amadeo Salvo, el presidente, y a Rufete, el director deportivo, se rompía.

El fútbol es algo más que dinero

Amadeo fue precisamente el que más luchó para que Peter Lim llegara a Valencia porque entonces había otras opciones encima de la mesa, entre ellos unos estadounidenses, opciones que algunos creen que eran mejores. A Lim no le une nada con el Valencia, tan solo el deseo de estar en el fútbol. Peter, amigo de Mendes, asunto que se le afea ahora, lo había intentado en Inglaterra y también en España con el Atlético de Madrid, pero terminó en el Valencia. Una inversión cifrada en torno a los doscientos millones de euros le avala, no su sentimiento sino su dinero. Derecho tiene a hacer y deshacer, tanto como para nombrar a un socio suyo en otros asuntos, Gary Neville, como entrenador de su equipo.

El fútbol es algo más que dinero y demostrado ha quedado con la gestión de Al Thani, el dueño del Málaga. Llegó con una inversión millonaria, con Joaquín, Cazorla, Pellegrini,… que le situó muy cerca de los puestos de honor de la Liga de Campeones, pero le falló el negocio. Su idea inicial al parecer era ligar el fútbol a unos contratos en la ciudad y cuando vio que no eran posibles se fue desilusionando con el proyecto. Los malaguistas lo saben y hace tiempo que perdieron la fe. Hay más casos de dinero invertido como el del Atlético, donde el chino Wang Jianlin, dueño de Wanda, tiene su dinero, pero no manda tanto y parece que es la fórmula que mejor funciona hasta ahora.

José Luis Corrochano