Menú Portada
Se llegaron a aplicar descuentos del 47% en el ejercicio de 2008

Pero como vivían de la publicidad de TVE

Febrero 21, 2010
pq_922_Oliart.jpg

El pasado mes de enero Ángel de Vicente era cesado en la dirección comercial de la Corporación RTVE. Junto con él, lo han hecho otros 11 directivos externos, entre ellos, Javier Hernández, responsable de marketing. Y el presidente, Alberto Oliart, se enfrenta en los próximos quinces días a la etapa más negra de Televisión Española, más pública que nunca: paros parciales para el próximo miércoles y una huelga para el próximo día 3de marzo. A los trabajadores no les faltan razones, tal y como demostraremos en futuras ediciones.

Las privadas se salieron con la suya al lograr que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero retirara la publicidad de la televisión pública. En juego estaban los 596 millones de euros que por este concepto ingresó la televisión pública, un 16,69% menos con respecto al ejercicio de 2007. Habrá que esperar a que transcurra el presente año para comprobar a dónde ha ido a parar esa publicidad.

Pero para que comprueben con qué ligereza se jugaba con los espacios publicitarios de La Primera y de La 2, tomen nota de los siguientes datos:

– Según datos de la Gerencia Comercial, el descuento medio aplicado por TVE durante el 2008 fue de 47%.

– Las tarifas publicitarias publicadas eran orientativas, ya que en la práctica se negociaban condiciones particulares con cada cliente.

– El 77%, 100,9 millones de euros del saldo de clientes de publicidad estaba sin avalar, a pesar de que se establece su obligatoriedad en la número 30 de las Condiciones Generales de de Contratación para el 2008.

-El plazo máximo de cobro aplazado sin recargo era de 15 días. Se produjeron retrasos en los cobros de publicidad sin que se aplicaran las penalizaciones establecidas por demora en todos los casos.

– Existían deudores a los que se les cedían espacios en publicidad especial sin cargo alguno.

– Contratos y órdenes de compra sin firmar.

– Publicidad encubierta de determinadas marcas en programas como “Cuéntame Cómo Pasó”, pese a que el contrato lo prohibía tajantemente.

-Modificación de las condiciones originarias de la orden de compra sin que se deje constancia de ello.

– No siempre consiguió mayor incentivo la marca que más inversión realizó.

– Aplicación de tarifas publicitarias cuantificadas en 2001 a determinados clientes durante el ejercicio de 2008.

¿Y se imaginan quién se encuentra entre los beneficiados con esta política de manos abiertas en la publicidad de Televisión Española? Quién iba a ser, Jaume Rores, el dueño de Mediapro y de La Sexta. Muchos, pero que muchos millones, se dejaron de ingresar en las arcas públicas. Y esto no es nada. Mañana más.