Menú Portada
Escándalo, estupor e indignación en las redes sociales por la doble vara de medir de conocidos comunicadores

Periodistas que critican el caso de Caja Madrid cuando muchos de ellos fueron al Mundial de Brasil pagados por Iberdrola, entre ellos la presidenta de la APM, Carmen del Riego, que todavía a día de hoy no ha dimitido

Octubre 12, 2014

El Código Deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) establece que “el periodista no aceptará, ni directa ni indirectamente, retribuciones o gratificaciones de terceros, por promover, orientar, influir o haber publicado informaciones u opiniones de cualquier naturaleza”

pq_929_carmen_riego.jpg

El caso de las tarjetas opacas de Caja Madrid y el gasto desmedido en alcohol, viajes, gimnasios, restaurantes, compras en El Corte Inglés, tratamientos de belleza, etc, cometido por 84 de sus consejeros ha sido duramente criticado por casi todos los opinadotes y periodistas de este país. Pero este hecho ha causado que en las redes sociales se produzca de nuevo estupor e indignación por la doble vara de medir de muchos periodistas, que paralelamente aceptan regalos de Bancos (en sus reuniones anuales de cuentas de resultados) y viajes gratis de empresa. Llámese, por ejemplo, Altadis, presidida por Dominic Brisby y sus viajes a Cuba, o Iberdrola, encabezada por Ignacio Sánchez Galán, que pagó el desplazamiento a numerosos periodistas al último Mundial de Brasil, aunque ya con anterioridad a este acontecimiento había por ejemplo fletado un tren Ave para que estos agraciados periodistas también vieran un partido clasificatorio de la Selección Española de Fútbol. A su vez, con motivo de la Eurocopa en Polonia, en el año 2012, Iberdrola llegó a fletar a su vez un vuelo a Gdansk, en el que viajaron “gratis total”, entre otros, Carlos Herrera, Olga Viza, Fernando Jaúregi, Angels Barceló o Jaime González.

Pero lo mas destacado, se cuenta en las redes sociales. Entre estos periodistas, que ahora se atreven a criticar el gasto desmedido, irregular y fuera de toda lógica y sentido ético de estos millonarios consejeros de Caja Madrid (Rato, Blesa, Spottorno, Iranzo, etc…), se encuentra la presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), Carmen del Riego, la más fuerte de España. Del Riego es corresponsal de La Vanguardia y tertuliana de varias televisiones, como la pública Televisión Española. Ella fue una de las agraciadas por Iberdrola al Mundial de Brasil, un viaje que fue aceptado por ésta sin ningún tipo de prejuicio, como también muchos otros conocidos periodistas y opinadores, entre ellos, José Oneto, Pablo Sebastián, Fernando González Urbaneja, Chani Henares, José Antonio Vera, Antonio Casado, Melchor Miralles, Olga Viza… Todos ellos comandados por el ex secretario de Estado de Comunicación del primer Gobierno de José María Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, “la voz moral contra la corrupción” en las mañanas de Antena 3 TV e íntimo amigo de Gloria Lomana, directora de los Servicios Informativos de Antena 3TV.

La ética profesional de algunos periodistas y su doble vara de medir

Se cuenta ahora en las redes sociales como a día de hoy, a diferencia de algunos consejeros de Caja Madrid que sí han dimitido tras este escándalo, la presidenta de los periodistas en Madrid, Carmen del Riego, todavía no ha cesado de su cargo ni lo ha puesto a disposición de los afilados desde el mes de junio que se celebró este evento al que fue pagada por Iberdrola, dando un mal ejemplo en la lucha contra la corrupción. Por entonces, varios medios digitales criticaron este viaje de palear pagado a estos periodistas con titulares como Los 40 periodistas vendidos(Menéame); “Indignación por el viaje al Mundial de Brasil de la presidenta de la APM, Carmen del Riego” (Prnoticias.com), “Los periodistas vendidos a Iberdrola” (El Ventano), “Iberdrola compra a 40 periodistas” (Superador.es)… llegando incluso a llamar al patrocinador de la Selección española en una web de peñas del Ath Bilbao, ciudad donde radica la sede de Iberdrola,: Alí Babá Iberdrola”.

Ahora de nuevo, Internet y las redes sociales se vuelven a movilizar. Asoma otra vez la indignación ciudadana contra la ética profesional de algunos periodistas y su doble vara de medir (mal para los otros (Caja Madrid), bien para ellos). Muchos ciudadanos indican que parece que entre estos periodistas no se cumple el Código Deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE): “El periodista no aceptará, ni directa ni indirectamente, retribuciones o gratificaciones de terceros, por promover, orientar, influir o haber publicado informaciones u opiniones de cualquier naturaleza.” Si bien,  este tipo de viajes “gratis total” no está prohibido por el Código de la FAPE y la APM, sí se desaconseja aceptarlos, ya que choca directamente con la independencia profesional.

Ahora este artículo ético se difunde por las redes sociales para sonrojo de quienes lo incumplieron. Un hecho que afecta, como se ha indicado, a la propia presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid, Carmen del Riego, quien aceptó la invitación en un momento social sumamente delicado, y en el que este tipo de situaciones generan gran descontento e indignación máxime ahora que estos periodistas critican los excesos en Caja Madrid. Ya en su día, los periodistas Ana Gracia y Daniel Forcada del diario “El Confidencial” destaparon que los periodistas Francisco Marhuenda y Mauricio Casals (La Razón), Sáenz de Buruaga (Cope), Alberto Pozas (Interviú), Raúl del Pozo y Fernando Baeta (El Mundo), Javier Esparza (La Gaceta) y Daniel Gavela (Cadena SER) usaban pases gratuitos para entrar en el Club de Campo Villa de Madrid, que se nutre de subvenciones municipales del Ayuntamiento del PP de Madrid, liderado aún por Ana Botella.

Los criterios de Allen H. White y R. Charles
 

Si seguimos los criterios de Allen H. White R. y Charles Pearce, quienes a través de un experimento empírico quiso saber cómo adoptaban las decisiones los periodistas, la situación-estímulo es relativamente simple: « ¿Qué hacer si uno se encuentra casualmente con las notas escritas de un colega rival?» 

Los periodistas podían decidir de alguna de estas maneras:

a. No leer ni emplear cualquier nota de un colega rival, y asegurarse de que devuelve las notas sin leer.

b. Mirar las notas para determinar quiénes son sus fuentes. 

c. Destruir las notas del rival, haciendo que pierda tiempo para seguir la historia.

d. Leer todas las notas.

e. Copiar las notas, empleándolas para desarrollar y escribir una historia, y llevándose todo el mérito de la información y de la historia.

Es decir, los periodistas pueden responder de diferentes maneras ante un estímulo que le presentan. Lo mismo podemos decir del viaje «gratis total» a Brasil para ver el partido de la Selección Española. 

Afortunadamente, hay muchos profesionales que sí declinaron aceptar la invitación, entre los que existe un gran descontento por el desprestigio que este tipo de actuaciones genera hacia todo el sector periodístico. La presidenta de la FAPE, Elsa González, no tiene a día de hoy una posición fijada al respecto. Según ella, porque la directiva no ha debatido sobre la oportunidad o conveniencia de aceptar este tipo de invitaciones y la influencia que estas dádivas pudieran tener sobre la independencia profesional. Pues este nuevo escándalo puede ser el momento decisivo de abordar un tema tan complejo y necesario en la sociedad actual: la ética y el compromiso de honradez de los periodistas