Menú Portada
La madre de Dani Güiza asegura que nunca pidió que Nuria abortara

Pepi Güiza se defiende: “Nuria Bermúdez es una mentirosa”

Octubre 14, 2009

Parece que no hay punto final en el conflicto entre Pepi Güiza y Nuria Bermúdez. Tras las incendiarias declaraciones de la morena en ´La Noria´, la madre del delantero del Fenerbaçhe parece algo molesta.

pq_874_pepi.jpg

Tras una larga y encarnizada batalla legal, la justicia parece haberse puesto de parte de Núria Bermúdez. La que fuera novia amantísima del futbolista Dani Güiza decidió iniciar acciones legales contra Pepi, la madre de éste, después de recibir amenazas públicas y diversos insultos que la de Jerez vertió en diversos medios de comunicación. La progenitora del delantero del Fenerbaçhe se lanzó a cuchillo contra la morena hasta tal punto que el juez encargado del caso ha decidido aprobar unas medidas de alejamiento para prevenir males mayores. Y tras la resolución judicial, Nuria celebró su victoria en ‘La Noria’ que Jordi González maneja todos los sábados en Telecinco. Allí desveló todos los detalles de la sentencia y desveló aspectos todavía desconocidos de su romance con Güiza. Hubo para todos, pues la morena también lanzó sus afilados dardos contra Pepi, de quien hizo un perfil algo maquiavélico y perverso: “Me pidió que abortara y cuando me separé de Dani me dijo que nada me pertenecía”, puntualizó. Entre otras cosas, Bermúdez le acusa de haber intentado boicotear, desde dentro, su relación con el futbolista. A ella le responsabiliza de algunas de las más sonadas disputas y de manipular todo cuanto les rodeaba. No sólo eso, pues según la polemista, la que podría haber sido su suegra pretendía sacarla de sus casillas trastocando sus bienes personales: “Me lo cambiaba todo de sitio a propósito”, llegó a declarar. A pesar de que hubo varios intentos por acercar posturas, Nuria jamás consiguió ganarse la confianza y simpatía de Pepi, quien no escondía su animadversión. Esta última veía pasar los días sin apenas inmutarse, como sin darse cuenta que con ellos se iba esfumando su vida.
 
Lejos de firmar la paz, ambas parecen dispuestas a mantener levantada el hacha de guerra. Las incendiarias declaraciones de la Bermúdez no han dejado indiferente a nadie. Y menos a la protagonista de sus palabras. Desde su casa, que jamás abandonará por expreso deseo, Pepi me atendió telefónicamente para darme su visión de todo cuanto se ha contado en los programas de televisión. Cuando le pregunté por la sentencia que le condena a realizar trabajos sociales y a mantenerse alejada de la madre de su nieto, una leve carcajada ensordó mi oído: “A mí no me ha llegado nada por lo tanto entiendo que no hay sentencia todavía. Nadie me ha avisado de lo que tengo que hacer ni de nada que se le parezca”. Firme en su postura, la madre de Güiza advierte que, en caso de que la justicia le haya dado la espalda, no tendrá problema en recurrir: “para eso están los abogados que me llevan este asunto del que ya estoy muy cansada”. No es la primera vez que escucha públicamente que fue ella quien exigió a la Bermúdez que abortara: “¡Qué locura! Eso forma parte de los inventos de esa mujer. Nuria es una mentirosa, pero yo no quiero hablar más”, me confesó algo entristecida. De momento, a la espera de que se ejecute el fallo del juez, las aguas vuelven a bajar turbias en el seno de tan circense clan.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)