Menú Portada
Huye de sus negocios en España

Penélope Cruz cierra su tienda de ropa tras perder más de 425.000 euros

Abril 4, 2010

El marketing no lo es todo, al menos esa debe ser la experiencia de nuestra actriz más internacional, que ha cerrado su tienda de ropa en la milla de oro de Madrid tras más de cinco años arrastrando miles de euros de pérdidas.

pq_923_penelope_cruz.jpg

En el año 2003, Penélope Cruz ya centrada en su carrera en Hollywood constituyó la sociedad Buble Gold, S.L. con dos objetos sociales tan dispares como son la importación, exportación, fabricación, comercialización, mediación y/o distribución de prendas de vestir, artículos textiles y artículos de regalo y comprar, vender, administrar o arrendar cualquier clase de bienes inmuebles, este último accesorio como bien se señala en sus cuentas que marcan como actividad principal la venta al por menor de ropa y complementos.

El objetivo crear una tienda llena de glamour lo consiguió en 2004, con la apertura de Amarcord en plena calle Claudio Coello de Madrid, paralela a la archiconocida calle Serrano y muy cerca de las principales boutiques internacionales.

Entonces se publicó que la idea era que su padre Eduardo  fuera quien se encargara de gestionar la tienda, aunque es su madre Encarnación Sánchez Sánchez, quien como apoderada de la única accionista de la sociedad, Penelope Cruz, presente  y legalice sus cuentas.

La inversión fue más que importante, un capital social que ha alcanzado los 353.000 euros y un préstamo participativo entre Penélope Cruz y la Sociedad por un valor de 1,81 millones. Como gestora de la tienda, estaba su amiga María Eugenia Álvarez que eligieron al decorador Guillermo Blanco, autor de locales de copas punteros.

De centro de atención al abandono

Local en la mejor zona de Madrid, diseño de lujo y marcas de lo más glamuroso, así nació Amarcord  con el reclamo de la actriz: vestidos de Betsey Jonson, vaqueros de Blue Cult y Earl Jeans, accesorios de Kaviar, bolsos de Barbarella´s Closet, hasta equipos de Juicy Couture, biquinis de Pompei Beach y otras marcas como Tocca, European Culture, Cool Change y Martina Ki, según se publicitaba, marcas no distribuidas en España que Penélope conocía y reunía en su tienda.

La actriz española no dudaba en realizar actos de promoción, en 2005 junto al que era entonces su  novio, el actor Matthew McConaughey, aprovecharon un acto para presentar la película “Sáhara” para visitar la tienda y permanecer una hora dentro, todo ello acompañado por un sinfín de reportajes. Pero todo ello no pudo levantar económicamente un local de 300 metros cuadrados en una de las zonas más caras de la capital.

Así, ni en el primer año consiguió beneficios y desde entonces la facturación y los resultados se desplomaron.  Amarcord, empezó vendiendo por un valor 167.000 euros en 2005, 110.000 al año en 2006, 59.000 en 2007 y tan sólo 42.000 euros en 2008, año en el que no dedica ni un euros a compra de mercancía.

A pesar de no comprar mercancía cerró el ejercicio con otros 10.000 euros de pérdidas a sumar a los más de 414.000 euros acumulados.

Una cifra más que importante si tenemos en cuenta que el local no es arrendado, si no propiedad de la sociedad unipersonal de Penélope Cruz y con un valor en libros de 1,7 millones de euros (coincidente si quitamos las amortizaciones al préstamo que la actriz concedió a la empresa). Este es el principal valor de la empresa que cerró con unas existencias de tan sólo 65.317,17 euros y un patrimonio neto negativo de 72.151 euros

Lo que parece claro que alto precio de los productos pudo más que los probadores que se abren y cierran con sedas salvajes que simulan telones de un teatro, o los grandes espejos dorados y el reclamo de Penélope Cruz. El local ha sido traspasado, al menos con el alquiler podrá obtener beneficios en España donde la actriz parece tener cada vez menos interés.