Menú Portada

El mayor despliegue militar de la historia reciente de España aumenta su factura: Pedro Morenés dispone 30 millones de euros para la adquisición de cascos de combate

Enero 26, 2016
morenes casco

Es un tema muy serio, las cosas hay que pensarlas, hay que coordinarse muy bien”. De un plumazo zanjaba Mariano Rajoy la polémica en torno a la posible coalición de España en una alianza internacional para combatir al autodenominado Estado Islámico. Los atentados ocurridos el pasado 13 de noviembre en la capital francesa de París hacían especular con el papel de España ante la oleada de ataques aéreos que se preparaban contra los asentamientos yihadistas en Siria, especialmente en Raqqa. Para mantener contentos a todos, y no descolgarse de la comunión europea de los países beligerantes ante el ISIS, el presidente de España se limitó a exponer las misiones nacionales en Irak o Turquía como ejemplo de compromiso contra el Daesh sin entrar a valorar nuevas acciones.

Parece que alimentar la furia del lobo (o los lobos solitarios) del Estado Islámico, no es conveniente en un momento en el que el panorama internacional muestra un estado caótico y agitado. Pero mientras España toma la determinación de no bombardear suelo yihadista, las subvenciones y ayudas a los grupos islámicos en nuestro territorio siguen produciéndose sin ningún tipo de miramiento o control. Y es que hay facetas en las que el Estado español parece ignorar por completo esa coordinación de la que hablaba Mariano Rajoy para excusar su ausencia en el espacio aéreo sirio. Esa es la doble vertiente a la que nos tiene acostumbrados este país, una ambigüedad que se divide entre las cosas que hay que pensar, y las que no se piensan.

2.300 soldados en el exterior

No se piensan, por ejemplo, las más de 20 misiones internacionales en las que participan las Fuerzas Armadas españolas, el mayor operativo militar de los últimos tiempos. El número de militares de los tres ejércitos que participan en las misiones internacionales es el más alto en la historia militar de España. Además de los 12.000 militares que están realizando operaciones en territorio nacional, en el marco de las actuaciones internacionales, hay más de 2.300 hombres y mujeres en distintas misiones en el exterior.

Unos soldados rasos, en su mayoría, que necesitan de todo el material de defensa y protección que las misiones que tienen encomendadas requieren. De los pies a la cabeza. Desde botas de montaña hasta cascos. Precisamente, la Administración General del Estado a través del Ministerio de Defensa de Pedro Morenés estima casi 30 millones de euros (29.440.000 euros) para la “adquisición de cascos de combate”. Un presupuesto desproporcionado para blindar las testas de medio millón de soldados (estableciendo un precio de mercado del casco de entre 40 y 60 euros). Si, ante el mayor despliegue militar de la historia reciente de España hay 12.000 militares en misiones nacionales y 2.300 en destinos internacionales, ¿de dónde sale tamaño batallón?

Otras licitaciones polémicas

Es esta una práctica a la que el Ministerio de Defensa ya nos tiene acostumbrados, la penúltima, hace escasos días fue la autorización de un gasto de 18 millones al año de euros para la Junta de Contratación de susodicho Ministerio para hacer posible el “Acuerdo Marco para la selección de empresas distribuidoras farmacéuticas que suministren medicamentos y otros productos sanitarios a las Farmacias de las Fuerzas Armadas abiertas al público no hospitalarias”. Un Acuerdo Marco que tendrá una duración de dos años.

No es la primera ni será la última licitación millonaria polémica de Defensa. Los 25 millones de euros para recargar la munición de los soldados (beneficiando a tres empresas extranjeras),  los 600.000 euros para uniformes de representación de diferentes unidades o el millón y medio para adquirir gases CS, que podrían tener efectos letales, para frenar a los manifestantes, son solo algunas de ellas.

Doinel Castro