Menú Portada
El director de El Mundo intensifica sus campañas informativas para que su mujer no pierda sus títulos nobiliarios

Pedro José Ramírez, a la desesperada y, todo, por Agatha: Urdangarín, Ignacio González…

Marzo 22, 2012

 

pq_928_pedro-j-agatha.jpg

Atrás queda la controversia en torno al supuesto uso público ilegal de la piscina construida junto al chalé que tiene el director de El Mundo en la urbanización de la Costa de los Pinos (Son Servera), en la Isla de Mallorca. A ello hay que unir la imparable crisis económica por la que atraviesa Unidad Editorial. Todas esas circunstancias son las que, dicen, le han conducido a iniciar fuertes campañas informativas contra destacados personajes de la vida pública española. El primero, Iñaki Urdangarín. La clave, Agatha Ruiz de la Prada, esposa de Pedro José Ramírez.

Que la Diputación de la Grandeza está que trina con Ágatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez no es algo nuevo, pues son muchos los Grandes y Títulos del Reino que les acusan de estar detrás, a través de sus fuertes medios de presión, del cambio de legislación nobiliaria que ha igualado los derechos de las primogénitas y que ha puesto patas arriba a la nobleza entre cuyas filas menudean los conflictos familiares y las pugnas por las sucesiones en otro tiempo menos conflictivas.

Un rey ¿laxo?

Ágatha luchó denodadamente y con todas sus armas por el marquesado de Castelldosrius y por la baronía de Santa Pau, que finalmente consiguió arrebatar a su tío Santiago de Sentmenat y Urruela, que no le perdona la afrenta, y eso no acaba de digerirse entre ciertos sectores de la nobleza que consideran que el rey ha sido excesivamente laxo a la hora de ratificar este cambio en la atávica legislación nobiliaria. Pero aunque Ágatha ya es marquesa y baronesa, algunos miembros de la Diputación de la Grandeza relatan que en fechas recientes habría habido un nuevo intento de revertir la situación para, gracias a un argumento coherente con la legislación nobiliaria, conseguir privar a la diseñadora sus flamantes títulos.

De ser así sería el rey quien tendría que estampar su firma en un Real Decreto, por ser la instancia última que rubrica las cartas de sucesión sancionando los traspasos de titularidad de las mercedes nobiliarias, y según las mismas fuentes eso estaría en la base del furibundo ataque que el diario El Mundo está dirigiendo de forma continua contra Iñaki Urdangarín, como forma de presión para evitar que eso suceda. 

Ignacio González deja en evidencia a Pedro J.

El segundo, el vicepresidente de la Comunidad Autónoma de Madrid, Ignacio González, a quien acusan de ser propietario de un ático de casi 500 metros cuadrados en Guadalpín (Marbella). El alto dirigente del Partido Popular en la CAM se ha cansado de repetir que es en régimen de alquiler. Pero Pedro J., en su doble intento de demostrar su poderío y quizás de obtener financiación para salvar su Grupo mediático, erre que erre.

Ignacio González demostró ayer en rueda de prensa, con documentos en la mano, que el ático es de alquiler. La guerra está servida. Y todo ello con el beneplácito de Génova 13. O doce más uno.