Menú Portada
Publica, sin autorización, una foto de la Presidenta de la CAM en la camilla camino del quirófano

Pedro J. Ramírez le roba la intimidad a Esperanza Aguirre

Febrero 23, 2011
pq_924_pedro-j-ramirez.jpg

Pedro J. Ramírez no da puntada sin hilo. Los que aún compramos prensa en los kioscos -que cada vez somos menos-, nos desayunábamos con la portada de El Mundo dominada por una foto de la Presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid en la camilla, camino de su habitación en el Hospital Clínico de Madrid, donde se sometió a una operación –con éxito-, de cáncer de mama. Una imagen distorsionada de Esperanza Aguirre en Madrid que, si no es porque lo dice Pedo José, podría ser cualquiera.

Una foto robada, como se dice en el argot. ¿Qué le habrá hecho Esperanza a Pedro J. para recibir este trato? Se intuye, se sospecha, aunque el máximo exponente de Unidad Editorial siempre podrá argumentar que él estaba entrevistando al Presidente del Congreso, José Bono, en su espacio invisible de VEO7. Algunos apuntan que todo fue producto de un arrebato de colera porque el día anterior El País publicaba, en exclusiva, la entrada de la lider del PP madrileño en el Hospital. Puede ser, pero las razones son más profundas. 

Todo por la pasta

Tendrían que releer el contenido de editoriales, artículos e informaciones que el periódico El Mundo ha publicado para defenestrar a programas como Sálvame, La Noria, Enemigos Íntimos… por “informaciones” como la que domina su portada de ayer. O como se revolvió Pedro José –movilizó todos los medios que estaban a su alcance y los que no también-, cuando se divulgó el famoso vídeo de su encuentro con Exuperancia Rapú y otras imágenes repudiables. Con su intimidad que no se juegue, pero él con la de los demás sí. Quizás sea la severa crisis que atraviesa su Grupo editorial la que le ha empujado a la publicación de estas imágenes. Sólo él lo sabe.
 
Desconocemos también si los responsables de este medio habrán pagado por esas imágenes robadas. Suponemos que sí, porque ese es el proceder habitual y más en tiempos de crisis. Una práctica también usual en El Mundo, por mucho que Ramírez lo niegue por activa o pasiva. ¡Ay! Si Melchor Miralles hablara. Pues anda que no tiene fotografías el director de El Mundo que publicar y que duermen el sueño de los justos en una caja fuerte y a las que ha sacado un suculento partido, no siempre económico.
 
Sorpresa en el Gobierno Regional de Madrid, indignación en la familia de su Presidenta y naturalidad en la mayoría de medios de comunicación que conocen los métodos de Pedro José Ramírez. Él ha dejado muchos “cadáveres” en el camino cuando estos no se han plegado a sus deseos de todo tipo. Y no perdona, es un suponer, un supuesto, el apoyo que Esperanza pudiera prestar a otros medios de comunicación que no son de su agrado. Pero se olvida de los que, con alborozo, ha recibido. De mal nacido es no ser agradecido.