Menú Portada

Paz Padilla justifica a los evasores de impuestos, De la Morena negocia con Onda Cero, tal y como destapó Extraconfidencial, y Pedrojota continúa su particular calvario

Abril 12, 2016
delamorena

Paz Padilla dio ayer muestras una vez más de su falta de sentido común al pisar un charco hasta la rodilla. Y es que la presentadora sustituta de Sálvame, en pleno debate sobre los papeles panameños, tiró de irresponsabilidad para justificar a los evasores: “Tal y como funcionan las cosas aquí no me extraña que se lleven el dinero fuera”.

Kiko Matamoros, en vez de reprender a la presentadora, afirmó que muchos piensan que “para que algunos se lo lleven a Suiza yo me lo llevo a Panamá“. Rosa Benito fue más allá y remató el patético ejemplo que dio ayer Sálvame: “Es que si yo me lo he ganado lo dejo donde me dé la gana”.

De la Morena negocia con Onda Cero, tal y como destapó Extraconfidencial

José Ramón de la Morena, visiblemente incómodo por la pregunta sobre su futuro, insinuó hace unos días en el programa de Andreu Buenafuente que podría dejar la Cadena SER: “Podría haber otra etapa, termino contrato este año”. En diciembre del año pasado Extraconfidencial desveló que el de Brunete concluía contrato con la emisora, tal y como trascendió en una entrevista en El Larguero a Florentino Pérez. El periodista de Brunete interrogaba al presidente del Real Madrid sobre su continuidad en el Club, a lo que el empresario respondió lo siguiente: “¿Y usted sabe si va a seguir en esta emisora?”. De la Morena calificó en Antena la respuesta como “golpe bajo”.

Y en febrero, este mismo periódico desveló la comida secreta entre De la Morena y el máximo responsable de Onda Cero Radio, Ramón Osorio.

¿Se marchará a la competencia?

Tras la jubilación radiofónica de Iñaki Gabilondo y Luis del Olmo y la renovación de Paco González por COPE, pocas vacas sagradas del mundo de la radio quedan libres. Y está claro que la emisora de Planeta busca un revulsivo para cubrir el adiós de Carlos Herrera, que el pasado año dejó Onda Cero para firmar por la emisora episcopal.

Onda Cero mataría dos pájaros de un tiro, ya que de paso cubriría su tradicional lastre de la medianoche deportiva. Y es que pese a la buena reputación de Héctor Fernández, actual conductor de Onda Cero, el periodista vasco no ha logrado los resultados de audiencia esperados.

De hecho, desde que José María García dejó la emisora en 2002, nadie ha sido capaz de cubrir su hueco. Miguel Ángel García Juez, J.J. Santos, Manu Carreño, Iñaki Cano o Ángel Rodríguez lo intentaron sin suerte, por lo cual De la Morena intentaría superar este reto como penúltima aventura de su carrera profesional.

El suplicio de Ramírez

Estaba acostumbrado Pedro J. Ramírez a marcar la agenda política con sus exclusivas. Y pretendía continuar la senda emprendida hace cuatro décadas con El Español, donde creía el riojano que podría ser más libre sin las prendas que debe pagar la deficitaria prensa en papel.

Pero su nuevo periódico podría convertirse en un suplicio, ya que desde la fundación del digital no han dejado de sucederse desgracias en torno al proyecto. Y es que, tras varias salidas de destacados miembros de la redacción, ayer el yerno de Ramírez, Eduardo Suárez, confirmó que deja por voluntad propia el periódico.

No están claros los motivos de su adiós, pero ha trascendido que el tándem que conformaban Eduardo y María Ramírez, hija del fundador, estaría molesto después de que el autor de Amarga victoria les hubiese quitado el control del medio para cedérselo a Fernando Baeta, ex director del portal de El Mundo y actual mandamás en la redacción del diario.

Suárez, que hace unos meses protestó en las redes sociales contra el despido de una compañera, deja a su suegro manifestando que busca nuevos proyectos; es decir, que dice adiós sin tener otro proyecto claro de recambio, hecho que evidencia que en el divorcio entre Suárez y Ramírez hay tensos capítulos que se nos escapan.

El riojano intentó ayer eclipsar el adiós confirmando el fichaje de Miguel Ángel Mellado como nuevo adjunto al director. El contrato del periodista que puso en pie los suplementos Crónica y La Otra Crónica en El Mundo evidencia que Ramírez pretende otorgar el control de El Español al núcleo duro que le acompañó en el diario de papel que fundó en vez de confiar en la vitalidad de su hija y yerno. Además Ramírez cubriría con este fichaje el posible adiós de Esteban Urreiztieta, que según varios medios se estaría planteando regresar este verano al diario de Unidad Editorial.

Jorge Higueras