Menú Portada
El matrimonio acudió por sorpresa al concierto que Coti ofreció en Madrid

Paulina Rubio y Colate Vallejo-Nágera, más felices que nunca

Mayo 8, 2009

El argentino Coti presentó en sociedad su nuevo disco, ´Malditas canciones´, en compañía de ilustres invitados, entre los que se encontraban Paulina Rubio y Colate Vallejo-Nágera.

pq_770_paucolate.jpg

La discoteca Joy Eslava de Madrid se vistió de gala para presentar el nuevo disco del argentino Coti. El cantante, que es uno de los más considerados en el panorama internacional, deleitó a decenas de seguidores que se agolparon en las instalaciones para tararear las nuevas ´malditas canciones´ que acaba de sacar al mercado. Con estilo insuperable, fuerza desorbitada en el escenario y entonación perfecta, Sorokin también se arrancó con los temas más conocidos de su discografía, incluso cantó junto a Pereza en una especie de tandem roquero que gustó sobremanera. El concierto, que se alargó prácticamente hasta la media noche, fue un auténtico éxito. Y no sólo porque Coti estuvo más que brillante, sino porque al término del recital, el público demostró su agitación y felicidad pidiendo más canciones. Valeria, una despampanante rubia de medidas perfectas y mirada aleonada, cumplía perfectamente con su papel de esposa amantísima escuchando al padre de sus cuatro hijos. Resulta casi imposible creer que Valeria haya conseguido mantener esa silueta después de dos partos múltiples. Supongo que debe ser como una especie de milagro al que sólo pueden aspirar las mujeres de genética explosiva. Por allí también estaba la guapísima Eva Carreño, acompañada por una esbelta amiga llamada Pilar Agüera. Evita es de las mujeres que consigue enamorar con tan sólo una mirada. Es perfecta en sus gestos, divertida, pasional y ciertamente cautivadora. No es de extrañar, por tanto, que la gente que escucha su nombre esboce una tierna sonrisa símbolo de confianza. Es querida y respetada. Tampoco quisieron perderse la cita el presentador Joaquín Prat, mucho más guapo y atractivo que a través de la televisión, la reportera Berta Collado o jugadores del Atlético de Madrid.

Sorprendió la presencia de Paulina Rubio y Colate Vallejo Nágera, con quien Coti mantiene una estrechísima relación. El matrimonio, que hace frente a los continuos rumores de separación con la mejor de sus sonrisas, se mostró de lo más entretenido cuando nadie parecía mirarle. Pude hablar con ellos en la sala de la discoteca a la que algunos privilegiados acudimos al poner punto y final al concierto. Allí estaban todos. Saludando, comiendo, bebiendo y disfrutando. El maestro Sorokin atendió a todos los ilustres invitados y abrazó con pasión a su espléndida mujer. Los ojos de Pau y Colate brillaban con intensidad, quizás de esa ilusión que, por ahora, no se apaga. Me aseguraron que siguen juntos, que tienen muchas ganas de seguir trabajando, incluso sabiendo que las ínfulas de la mexicana resultan poco atractivas. La Rubio es borde, altiva, incluso algo chabacana, pero tiene alma de artista. Colate, sin embargo, sabe comportarse con mayor naturalidad ante preguntas o presencias incómodas. Es menos efusivo, pero más complaciente, aunque ahora esté un poco molesto por su frío debut en esa ´Tribu´ de Javier Sardà que se descompuso con la huída de la incombustible Mercedes Milà: “casi no pude hablar, pero tampoco me quiero quejar demasiado”. Paulina aprovechó para confesarme que sacará disco el próximo 23 de junio y que sigue con las mismas ganas de quedarse embarazada “este mismo año”. Voy a comprarme la pamela para el bautizo.

Por Saúl Ortiz

saul@extraconfidencial.com