Menú Portada
El acuerdo para la actuación del Cuarteto de Jerusalén en el Palacio Real fue firmado dos días antes de su celebración por 24.805 euros

Patrimonio Nacional vende entradas para un concierto de Stradivarius tres días antes de firmar su contrato

Junio 9, 2014

Este organismo público hizo caja por valor de 2.750 euros, muy lejos de los casi 25.000 euros que se gastó en la contratación del mismo

pq_929_stadivarius_concierto.jpg

El legado de Antoni Stradivari sigue vivo. Tres siglos después de su muerte, el más célebre luthier italiano de la historia de la música sigue presente en las Óperas más conocidas del orbe mundial gracias a la sonoridad de sus instrumentos, los archiconocidos Stradivarius (que toman su nombre de la forma latina del apellido del músico). Para los melómanos más fanáticos, poder escuchar las obras de los mejores compositores reproducidas por una colección de estos instrumentos creados por las manos de la familia Stradivari es un auténtico placer auditivo.

En España, Patrimonio Nacional -organismo público adscrito al Ministerio de la Presidencia de Soraya Sáenz de Santamaría-, ha decidido desde 2008 dar la oportunidad a los españoles de “disfrutar en vivo de la colección de Stradivarius del Palacio Real de Madrid” a través de una serie de conciertos enmarcados en el programa ‘Música de Cámara con los Stradivarius de las Colecciones Reales’ para los que se puede adquirir entrada por 11 euros.
 
Entradas a la venta sin firma de contrato
 
Para el último de ellos, celebrado el pasado 31 de mayo de 2014 a las 19:30 horas, el Palacio Real contó con la actuación del Cuarteto de Jerusalén que interpretó con los cotizados instrumentos piezas de Ludwig van Beethoven (Cuarteto núm. 3 en re mayor, op.18/3), Eduardo Toldrá (‘Vistas al mar’) o Bedřich Smetana (Cuarteto núm. 1 en mi menor, ‘De mi vida’).
 
Lo más curioso del espectáculo no reside en su contenido, sino en el cómo se ha gestionado: a través de un contrato que Patrimonio Nacional firmaba el pasado 29 de mayo -tan solo dos días antes de producirse la audición-, con la empresa Duetto Managemente S.L. El acuerdo incluía también la celebración de otro concierto el día 30 de mayo, por lo que su cobertura se habría tramitado el día anterior. Dicho convenio se cerró por 24.805 euros (sin reducir ni un solo céntimo el presupuesto base de licitación), y el proceso de licitación no fue el más ejemplar al tratarse de un procedimiento “negociado sin publicidad”.
 
Muy poca caja para tanto contrato
 
Resulta chocante comprobar como en la página web de Patrimonio Nacional, las entradas para el concierto se podían adquirir desde el 26 de mayo de 2014, fecha en la que aún no se había firmado el contrato que rige la celebración -y por lo tanto la existencia-, de tal evento. 
 
La misma web cuelga el cartel de “entradas agotadas” para el concierto, por lo que contando con un aforo de 250 personas para el Salón de Columnas del Palacio Real de Madrid, Patrimonio Nacional hizo caja por valor de 2.750 euros. Lejos, muy lejos, de los casi 25.000 euros que se gastó el organismo público en la contratación del mismo.