Menú Portada
El 30 de octubre de 2013 el mismo contrato recaía en la empresa Stendhal Museum Solutions por 304.920 euros

Patrimonio Nacional cierra una adjudicación millonaria para la gestión de sus entradas: 400.000 euros más una comisión de 1 euro a todos aquellos que las compren electrónicamente

Febrero 25, 2014

Casi tres millones de personas (2.722.919), visitaron en 2013 los Palacios Reales y Monasterios que orgullosamente ostenta Patrimonio Nacional. Y es que la Corona Española rememora un pasado glorioso sacando brillo a lo poco reluciente que queda en su haber: las piedras y vestigios de antaño. La realeza, el abolengo y la alcurnia se difuminan, mientras tanto, en un mar de imputaciones, desencuentros y rocambolescos sucesos. El motivo principal que encuentran los turistas a la hora de visitar las joyas de la Corona son las más de 150.000 obras de arte que albergan los ocho palacios reales y trece monasterios y conventos. Los emplazamientos estrella, aquellos que se llevan el mayor bocado de visitantes, son el Palacio Real de Madrid (1.032.976 personas), el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (450.752 personas), el Valle de los Caídos o los Palacios Reales de Aranjuez, de la Granja, o de la Almudaina.

Toda visita requiere una gestión. Y ésta recaía en la empresa Stendhal Museum Solutions SL a través de un proceso resuelto el pasado 30 de octubre de 2013. La adjudictaria recibía así el “servicio de gestión integral de venta de entradas del Patrimonio Nacional” por más de 300.000 euros (304.920 euros). Un hecho que hace aún más curioso el anuncio de formalización de contrato encontrado en la Plataforma de Contratación del Estado con fecha del 17 de febrero (cuatro meses más tarde). En éste se publicita la adjudicación del contrato para el “servicio de gestión integral de venta de entradas” a la empresa Grupo Meana S.A. A pesar de haberse estimado un presupuesto de 2,4 millones de euros, el acuerdo final se cierra en 399.300 euros que beneficiarán directamente a la empresa asturiana, pero ¿de dónde sal este cómputo?

¿Quién es el Grupo Meana?
 

Concretamente, la dotación económica del contrato se fundamenta en dos puntos. Por un lado, “una retribución fija durante la vigencia del contrato, por un importe total de 330.00 euros (IVA excluido)” -los 399.300 euros surgen de la aplicación del IVA-; por el otro, “una comisión aplicable al visitante de un euro (IVA incluido) por cada una de las entradas efectivamente vendidas por cualquier medio electrónico (tarjeta de crédito o débito) (se excluyen las entradas abonadas en metálico en las taquillas y las emitidas con carácter gratuito). Esta comisión incluye los gastos de gestión y todos los impuestos y tasas que puedan corresponder”. ¿Qué significa esto? Que Patrimonio Nacional carga el peso financiero de su contrato para gestionar las entradas a sus monumentos a todos los visitantes que decidan hacer su compra electrónicamente, con la nada desdeñable cifra de un euro por persona.

El Grupo Meana nació en 1989 con el objeto social de la “compraventa, arrendamiento, gestión de muebles, servicios informáticos, así como impartir todo tipo de cursos de formación e informática” para posteriormente ampliarse a “servicios de captura de información por medios electrónicos, informáticos y telemáticos así como servicios de desarrollo de programas de ordenador, servicios de mantenimiento y reparación de equipos e instalaciones”

<div align=”justify”>Mes negro para Patrimonio

Actualmente, ofrece servicios a través de distintas dimensiones, como eventos deportivos, control de accesos a recintos, consultoría y modernización de procedimientos para la Administración Pública. De hecho, en gestión de entradas de organismos públicos, ya ganó en 2012 y 2013 el concurso para la gestión, emisión y venta de entradas de los espectáculos de los centros artísticos Dirección General del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música. A pesar de eso la evolución económica no ha sido del todo positiva. En 2012 cerró con unos activos valorados en 14,75 millones de euros y una facturación de 2,74 millones pero con unas pérdidas de 286.974 euros.

El mes de febrero no ha sido del todo bueno para Patrimonio Nacional. El organismo público adscrito al Ministerio de Presidencia era noticia el pasado 16 de febrero por un supuesto fraude a Hacienda de la empresa que custodia sus edificios. Según el informe judicial, el empresario canario Miguel Ángel Ramírez, propietario de la empresa Seguridad Integral Canaria, presidente del Grupo Ralons y presidente de la U.D. Las Palmas, habría defraudado a Hacienda más de 2,4 millones de euros en dos años. 

Tampoco se debe olvidar que hace apenas un año, en marzo de 2013, los propios trabajadores convocaban una huelga por el empeoramiento de condiciones que se resumía en más horas de trabajo por el mismo sueldo. Un ajuste económico que no se refleja en sus contratos.