Menú Portada
Conmovida por la aparición de su hija en televisión

Patricia Rato lucha por sus hijas: “Quiero apartarlas de todo”

Octubre 28, 2010

No sólo eso, la aparición en escena de Juana Valderrama también le ha dibujado una sonrisa en su cara. Ella, que en un primer momento creyó que la hija de Juanito Valderrama y Dolores Abril la descubriría como una mujer interesada, está gratamente sorprendida por su sinceridad. Juana aseguró que Espartaco era un hombre de corazón compartido. Según su versión, el diestro mantuvo, durante un largo tiempo, una relación sentimental con ambas.

pq_922_patriciaratope.jpg

Está muy emocionada. No puede enjugar sus lágrimas. Patricia Rato continúa tremendamente conmovida tras la intervención telefónica de su hija Alejandra en el programa ‘Enemigos Íntimos’ que presenta Santi Acosta en Telecinco. Martes. Primera hora de la noche. El plató del espacio de Mandarina ardía. Los colaboradores debatían enérgicamente sobre los motivos que empujaron al matrimonio Rato-Ruiz ha romper su matrimonio. Una dulce voz sonó al otro lado del teléfono. Era ella. La protagonista involuntaria de una historia que tiene muchas víctimas y un único verdugo. Educada y sensible, Ale –como la llama su progenitora, mostró su total apoyo a su madre y pidió respeto para ella y el resto de sus hermanos. Hizo bien, a veces una estocada mediática es más convincente que cualquier otro ejercicio interno, privado. Nadie puede olvidar la madurez de esa joven que busca hacerse un hueco en Madrid, estudiando en Icade y viviendo en casa de sus abuelos. Alejandra no puede más. Soportar el ruido de los flashes mientras los reporteros asfálticos le preguntan insistentemente. Por eso se entiende la felicidad de una Patricia que está en el ojo del huracán. El apego a sus hijos es su salvación: “Voy a luchar para que ellos sean y estén felices, es lo único que tengo”, dice cuando se le pregunta por ellos.
No sólo eso, la aparición en escena de Juana Valderrama también le ha dibujado una sonrisa en su cara. Ella, que en un primer momento creyó que la hija de Juanito Valderrama y Dolores Abril la descubriría como una mujer interesada, está gratamente sorprendida por su sinceridad. Juana aseguró que Espartaco era un hombre de corazón compartido. Según su versión, el diestro mantuvo, durante un largo tiempo, una relación sentimental con ambas. Algo de lo que Patricia se enteró mucho después y que le arrancó el alma. La Rato es una mujer con una bondad incalificable. De hecho, y a pesar de su evidente dolor, no le desea ningún mal a ese hombre que sigue tirando la piedra y escondiendo la mano. En este conflicto, ella únicamente se defiende. Ha aprendido a vivir con ese sino, pero conseguirá sobresalir. Se lo merece. Los ojos de Patricia Rato necesitan volver a reír.