Menú Portada

Partidazo en el Bernabéu (2-3): El Real Madrid no será inmortal mientras exista Leo Messi

Abril 24, 2017
real madrid barcelona

minutos finales del partido. Porque al final todos somos esclavos de la inmediatez y nos dejamos llevar por las apariencias. Muchos caímos en el gravísimo error de dar por muerto al Real Madrid cuando encajó el 1-2 y se quedó con diez por la expulsión de Sergio Ramos. A cuatro minutos del final James Rodríguez reventó todos los pronósticos y empujó al Madrid casi a la victoria. Y ahí vino el peor pecado que hoy en día se puede cometer: olvidarse de Leo Messi. El argentino, que hizo un partido esplendoroso, marcó el tanto definitivo que dio la puntilla al equipo de Zidane. Si existe una kryptonita para este equipo, es Leo. El mejor jugador del mundo lo volvió a hacer. Tiró de su equipo para reengancharlo a la pelea por LaLiga.

Y es que todo lo que hizo fue determinante. Estuvo en todos los momentos claves del choque. Primero apareció para lograr dominar a la fiera (el Real Madrid salió de una manera avasalladora). Después recibió un aparatoso codazo de Marcelo y los suyos se vinieron abajo. Acto seguido, y después de varias mini exhibiciones, marcó el primero. Recibió faltas de todos los colores. Dejó a Casemiro con amarilla desde el minuto 10 (pudo ser expulsado incluso antes del descanso), obligó a Zidane a sustituirle por Kovacic (que llegó tarde en el tanto de Rakitic) y forzó la tarjeta roja a Sergio Ramos. Realmente desquició a todo el conjunto merengue, que le perdió de vista en el momento menos indicado. La diferencia que hay entre Leo y el resto de jugadores es tan abrumadoramente grande que cualquier debate parece impertinente. Los hay buenos, muy buenos y excelentes. Luego está Messi.

Primero, el aperitivo; después, la locura

La primera mitad fue entretenida para el espectador. Gran inicio del Real Madrid que el Barcelona decidió anestesiar a base de posesión. Amagó el equipo blaugrana con retornar a sus orígenes, pero lo más que consiguió fue una circulación extremadamente lenta del balón, con el único rumbo posible de adormecer a su rival. Hubo momentos de toque realmente tediosos. En general, al Barça le fue mejor cuando jugó de forma directa. El equipo azulgrana echó en falta a Neymar (hay mucha distancia entre el brasileño y Alcácer). Menos mal que apareció Messi para meter la directa. Recordó el argentino al jugador de explosivos arranques de hace unos años. Leo igualó el tanto de Casemiro, que venía precedido de una falta en la que, a priori, medio equipo blanco estaba en fuera de juego. No hubo casi repeticiones y queda la duda de si Ramos estaba en línea, pero en un principio fuimos testigos de un ‘fuera de juego global’.

Y en la segunda parte asistimos a la verdadera traca final. Es verdad que no hubo grandes nociones tácticas y que las imprudencias defensivas se repitieron una y otra vez en las dos aéreas. Pero a cambio vimos un millar de ocasiones y otras tantas paradas de Ter Stegen y Keylor Navas. Fueron 47 minutos (sólo dos de tiempo añadido) vibrantes, de fútbol sin ambages. Y eso que en un principio ambos empezaron temerosos, conscientes de que en juego estaba un título. Pero poco a poco se soltaron la melena. Rakitic se sacó un zurdazo para casi noquear al Madrid. Después Ramos se fue a la calle de manera justa por una entrada terrorífica a Messi y el partido pareció acabarse. Por cierto, el de Camas se retiró aplaudiendo y dirigiéndose a Piqué. Veremos si hay o no ‘sanción a lo Neymar’. Zidane quitó a un delantero –Benzema– para meter a un centrocampista –James Rodríguez– y le salió muy bien. El colombiano hizo el empate y pudo marcar el tercero. Por su parte, Luis Enrique volvió a hacer únicamente un cambio. Entró André Gomes por Alcácer y gracias. Si hubiera estado Neymar, no hubiera sido raro que terminase el partido con los once del inicio. No hay banquillo en el Barça. En el campo lo dicho, Messi, Messi y más Messi. Sergi Roberto, es verdad, fue el artífice del tercer gol, con una gran cabalgada desde el centro del campo. En el Madrid volvieron a destacar sobremanera Asensio y Marcelo. Fue un partidazo. Hay Liga.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99