Menú Portada
La tonadillera, fumadora empedernida, contará con apoyo psicológico y educacional si opta por dejar de fumar

Pantoja, una presa VIP

Noviembre 17, 2014

Se ha filtrado que podría apuntarse a clases de teatro y, ahora que se acerca la Navidad y están programadas actividades navideñas, participar en el Belén viviente del presidio o en el coro que se organizará para representar populares villancicos

pq_929_isabel-pantoja.jpg

Antes de que ingrese en prisión hasta los propios funcionarios de Alcalá de Guadaira reconocen a la prensa que la llegada de Isabel Pantoja, producirá inevitables cambios porque son conscientes de que la popular tonadillera no es una presa cualquiera. No se refieren tan sólo a la presencia constante de la prensa en las puertas de la prisión y al tráfico de unidades móviles, paparazis y reporteros de todos los programas que aguardan el cada día más inminente ingreso, sino a la tensión que la presión mediática está causando en el interior de la prisión.

La tentación está a la vuelta de la esquina y si es difícil que las presas o sus familiares se resistan a tentadoras ofertas para sentarse en programas de televisión para hablar de su nueva compañera de penas, a la directora, Maribel Cabello, le preocupa cómo todo este revuelo pueda afectar a la inmaculada imagen del hasta ahora tranquilo centro penitenciario y a la profesionalidad de sus trabajadores. Por eso, muchos de los funcionarios, aseguran que hubieran preferido que la cantante hubiera escogido otro presidio para cumplir su condena.

El tiempo entre costuras y otras labores en Alcalá de Guadaira

Como en cualquier otro recinto penitenciario español, la cárcel elegida por Isabel Pantoja para cumplir su condena de dos años, ofrece a sus internas la posibilidad de reducir parte de su condena, participando en talleres de formación o trabajando en la cárcel. Quizás por tratarse de un centro exclusivamente para mujeres y en el que existe un taller de confección industrial que presta servicios a empresas del sector, el taller de costura, es el más demandado por las reclusas. En una amplia y bien iluminada sala, dotada de numerosas máquinas de coser, la inmutable existencia de las presidiarias se alivia cortando, hilvanando, cosiendo y bordando a cambio de un sueldo que les permite además obtener un cierto desahogo económico.

Y si para muchas el tiempo pasa entre costuras, otras dan rienda suelta a su vena artística en los talleres de pintura y cerámica, de los que salen, entre otras piezas artesanales, azulejos que sirven para adornar desde los cuartos de baño de la prisión hasta el letrero que luce en la entrada con el nombre del penal. No menos hacendosas son las mujeres que trabajan en el presidio realizando las labores domésticas que permiten que los suelos del presidio reluzcan, las duchas huelan a limpio, las zonas comunes se muestren inmaculadas, las prendas de vestir se planchen y laven con mimo y se deguste una cocina casera.

Aunque nadie imagina a Isabel Pantoja realizando labores de plancha o limpieza, ni siquiera cocinando su popular pollo a la Pantoja para las cerca de doscientas personas que se abastecen en el comedor de la cárcel, su entorno asegura que la tonadillera buscará la manera de estar ocupada en prisión y condenar la pena. Así, se ha filtrado que podría apuntarse a clases de teatro y, ahora que se acerca la Navidad y están programadas actividades navideñas, participar en el Belén viviente del presidio o en el coro que se organizará para representar populares villancicos. Mientras algunas ya la ven interpretando a la Virgen María, los más la ven en chándal de lentejuelas cantando el Adeste Fideles.

Yoga y meditación para calmar la ansiedad de Isabel Pantoja

En la cárcel de Alcalá de Guadaira también se ofrece, de manera puntual, cursos de yoga, pilates o relajación a los que se pueden apuntar las reclusas y que imparten cualificados profesionales. Los indudables beneficios físicos y mentales de estas técnicas les permiten mantener bajo control su ansiedad, miedos y nervios. En cualquier caso y debido al reducido tamaño de esta cárcel para mujeres, los educadores mantienen un contacto muy cercano con las internas, estableciendo con ellas una relación casi familiar y diaria.

Aunque se desconoce si la cárcel tiene previsto realizar próximamente otro programa de deshabituación tabáquica, como los impartidos en 2005 y 2007, cuyo éxito entre reclusas y funcionarios les valió el reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud. Isabel Pantoja, fumadora empedernida, contará con apoyo psicológico y educacional si opta por dejar de fumar. Si no es así, sólo podrá fumar en el patio o en la celda.

Isabel Pantoja, mantendrá su estatus económico en prisión

El economato, está a cargo de dos internas, para cubrir el horario en el que las presas pueden hacer acopio de productos para satisfacer sus necesidades básicas. Una de ellas, como informamos en exclusiva, es la prima de Raquel Bollo, que se presume se convertirá en la nueva mejor amiga de Isabel Pantoja entre rejas. Allí pueden comprar desde productos de aseo, sobres, sellos y folios para su correspondencia privada, bebidas sin alcohol, baterías o pilas, tabaco y comida. Los productos tienen un precio similar al de cualquier supermercado de nuestra geografía y al estar prohibido el uso de dinero contante y sonante, se adquieren con tarjetas magnéticas con cargo a su cuenta de peculio. 

El peculio, el dinero que dispone el interno en prisión, está controlado por la Administración Penitenciaria que es la que se encarga de establecer los limites y controlar el uso del mismo. Así, el dinero con el que los presos hacen su ingreso en prisión se introduce en su cuenta de peculio que tiene un límite de gasto semanal y de la que el preso dispone de un saldo actualizado. En esa cuenta se ingresan tanto las retribuciones que pudieran obtener por trabajos realizados en el presidio como los fondos que les hagan llegar sus allegados y se cargan en negativo tanto los gastos realizados en el economato o mercadería así como las transferencias que puedan realizar al exterior para abastecer a sus familiares.

Además de estas compras básicas que se realizan en el economato, existe el servicio de mercadería dónde se pueden hacer encargos de productos especiales que se compran en El Corte Inglés: televisiones, equipos de música, radiadores eléctricos, ropa, productos de belleza etc. Si el peculio mensual, que en Alcalá de Guadaira puede tener un limite de hasta 500 euros mensuales, en las compras vía mercadería no existe limitación de gasto. De este modo, en una sociedad a escala reducida y entre rejas, los presos de mayor poder adquisitivo pueden mantener ese poder o estatus que les permite granjearse los favores de otros más desfavorecidos. Esto sin contar con las mil y una maneras que existen en la cárcel para comprar las voluntades de los compañeros por parte de aquellos que disponen de una posición económica desahogada. Es de imaginar que Isabel Pantoja disfrutará de un status privilegiado, no sólo por puras cuestiones puramente “peculiarias” sino por su innegable fama y la admiración que ya despierta entre la población reclusa y que la ha convertido, aún sin atravesar las rejas, en la presa más popular de España.

Ángela Portero
@Porteroangela