Menú Portada

Pablo Vázquez continúa comprometiendo a Renfe gracias a sus contratos millonarios para prensa escrita: 16.000 euros a Hermes Comunicacions para el suministro de El Punt Avui

Noviembre 17, 2016

El Punt Avui nacía en 2011 como resultado de la fusión de dos periódicos catalanes: El Punt, que cubría el área de Gerona, y Avui para toda la provincia. En 2015, Renfe se gastaba 10 millones de euros en la compra de periódicos de papel

Pablovazquezvega

Hace cuatro décadas, en los años 70, la prensa escrita vivía tiempos harto distintos a los que corren hoy día. Por aquel entonces, con el franquismo agonizante y la democracia a la vuelta de la esquina una nueva forma de comunicar la información asomaba para regocijo del lector y evolución del sistema. Los panfletos antiguos, arcaicos y obsoletos anclados al régimen dejaban paso a la libertad de expresión y a una nueva forma de hacer periodismo. El nacimiento de El País en 1976 encarna este tránsito entre la prensa  de la dictadura y la época dorada del periodismo escrito. Por aquel entonces, en Cataluña también surgieron nuevos diarios. Avui aparecía un 23 de abril de 1976 para cubrir toda la superficie catalana y El Punt lo hacía un 24 de febrero de 1979 como diario comarcal de la zona de influencia de Gerona. Cuatro décadas después, insistimos, las cosas han cambiado.

El 31 de julio de 2011 emergía El Punt Avui, como resultado de la fusión de los dos periódicos anteriormente nombrados. Los intereses de la mercadotecnia y la proliferación de las noticias digitales auguran malos tiempos para el papel. Mientras se cierran ediciones en muchos puntos de España, otros medios no tienen más remedio que unir sus fuerzas para sortear el empuje de la era tecnológica. Pero no solo la prensa se pliega a los intereses electrónicos, sino también a los políticos. No hay más que ver las dos páginas publicadas por El Punt Avui en su edición del pasado martes 4 de octubre. Dos páginas pagadas por el consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat, Raül Romeva. En ellas se difunde el Programa de Identificación Genética para identificar a los desaparecidos de la Guerra Civil y la dictadura franquista. No es la primera vez que el ex eurodiputado y cabeza de la lista independiente Junts Pel Sí utiliza este medio como autobombo de sus políticas.

Cierto es que El Punt Avui no parece incómodo en esta relación íntima con los poderes políticos del Estado. El pasado mes de septiembre, el Grupo del que forma parte –Hermes Comunicacions-, resultaba adjudicatario de un contrato de la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles (RENFE), presidida por Pablo Vázquez, para el suministro del diario El Punt Avui durante todo el año 2016. Hermes Comunicacions es el primer gran Grupo de comunicación escrita en catalán, que cuenta con 54.000 ejemplares cada día en la calle y tiene más de 600.000 lectores en Internet. Su presidente es Joaquim Vidal y Perpiñán y gracias al contrato de RENFE, ingresará nada más y nada menos que 16.291,14 euros. Un contrato hecho a medida del beneficiario a través de las normas internas de la Compañía ferroviaria española y gestión simplificada.

No es la primera vez que la empresa estatal dependiente del Ministerio de Fomento, entonces encabezado por Ana Pastor, dilapida una gran masa de dinero en prensa escrita. En 2015, Renfe se gastaba 10 millones de euros en la compra de periódicos de papel. En principio, destinados a los periódicos que pueden disfrutar los viajeros del AVE y del Alvia. Curiosamente, en esa oferta informativa no se incluyen todas las cabeceras. Pero hay que tener en cuenta que la Compañía ferroviaria española registró una pérdida neta de 2,19 millones de euros en el primer semestre del presente año, lo que supuso un recorte del 96,4% de los números rojos contabilizados un año antes, gracias a la contención de gastos y a los beneficios que generó el negocio de tráfico de viajeros por el impulso del AVE.

Doinel Castro