Menú Portada
Son propietarios de la finca "La Gitana"

Otros dos imputados en Malaya, Sánchez y Lietor, beneficiados con el nuevo PGOU marbellí

Septiembre 23, 2007

La Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Marbella benefician a ambos en el Plan de Avance que prevé la construcción de 200 viviendas en sus terrenos
Julián Muñoz cobró 160.000 euros por la recalificación de esta finca, según el juez Miguel Ángel Torres


Marbella no deja de deparar sorpresas, más allá de la concesión por parte del juez Óscar Pérez de la libertad bajo fianza de 50.000 euros a Julián Muñoz. Ahora la pelota de impartir justicia se encuentra en poder de la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, que hasta el próximo día 3 octubre expondrá en el Ayuntamiento el Avance del Plan General de Ordenación Urbana para posibles alegaciones. Un plan elaborado por la Junta de Andalucía y el consistorio marbellí que ya no sólo puede favorecer a Judath Binstock y José Ávila Rojas, tal y como informó este periódico, con una recalificación de 500.000 metros cuadrados de su propiedad, sino a otros imputados en la Operación Malaya.
Se trata ni más ni menos que de Carlos Sánchez Hernández y Andrés Lietor Martínez. Según consta en el sumario de la Operación Malaya ambos empresarios entregaron a Juan Antonio Roca tres millones de euros por la concesión ilegal (Expediente 505/03) de una licencia que contemplaba la construcción de 200 viviendas. Aquel hecho les supuso la imputación por parte del juez Miguel Ángel Torres como propietarios, a través de la sociedad CCF21, de la Finca “La Gitana”.
La finca “ La Gitana” se encuentra en la zona de Río Verde, muy cerca de Puerto Banús, con unas excepcionales vistas al Puerto y Sierra Blanca. Se encuentra justo encima del túnel de la Autopista entrada en la Zona de Río Verde. Actualmente, la finca se encuentra registrada a nombre de Rivoire S.L propiedad de Carlos Sánchez y Andrés Liétor, ambos en libertad provisional bajo fianza.
Pocos meses después de su adquisición, Banco Pastor concedió un préstamo hipotecario, con la garantía de la finca mencionada, por un principal de 20 millones de euros. La finca fue tasada en 30 millones de euros cuando meses antes se había adquirido a la Inmobiliaria “ La Campana” por la cantidad de 6 millones de Euros, es decir en pocos meses se obtuvieron 24 millones de euros en plusvalías.
Asimismo según fuentes municipales, fueron los mismos abogados de Carlos Sánchez y Andrés Liétor los que negociaron con la Junta de Andalucía la clasificación de urbanizable residencial, para salvar la inversión del Banco. Con la calificación de residencial otorgada por el Plan el principal beneficiario es el Banco, que asimismo se ha asegurado en cobrar su crédito antes de que la ciudad de Marbella recupere lo que le han robado.
Si nadie lo remedia, algunos “malayos” volverán a hacer negocio. De momento, a lo largo de esta semana se presentará una alegación al Avance del PGOU de Marbella de la que informaremos pormenorizadamente en nuestra edición de mañana. En manos de la alcaldesa y de su equipo de Gobierno está que las plusvalías redunden en las arcas municipales con lo que el pueblo marbellí recupera parte del dinero que le robaron.