Menú Portada
La pasada semana entró en vigor la polémica nueva Ley de Seguridad Vial

Otro regalito para el Grupo Prisa: Tráfico, dirigido por María Seguí, paga 90.000 euros por una campaña en la Cadena Radiolé

Mayo 11, 2014

La Semana Santa dejó un incremento del 34% de muertos con respecto a 2013

pq_929_maria_segui.jpg

El pasado 9 de mayo entró en vigor la nueva Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, con toda una serie de medidas –algunas muy criticadas-, ya que el fin recaudatorio parece el objetivo final de muchas ellas. Entre estas destacan nuevas sanciones: la administrativa de 1.000 euros por presencia en el organismo de drogas o duplicar la tasa de alcohol (manteniéndose la vía penal); nuevas infracciones por la realización de obras en la vía sin la comunicación previa a la autoridad responsable de la gestión del tráfico; por la caída de la carga de un vehículo o por  impedir las labores de control de los centros de enseñanza; prohibición expresa del uso de detectores de radar con multa de 200 euros y la retirada de 3 puntos; inmovilización del coche por no hacer uso del dispositivo de retención infantil o por conducir un vehículo para el que se exige permiso de las clases C o D careciendo de autorización y pagando, por supuesto, los gastos de inmovilización por parte del conductor.

Además, se adapta el cuadro de sanciones con dos nuevos límites de velocidad (20 y 130 km/h), y también se permite, excepcionalmente, que los Agentes denuncien sin parar e identificar al conductor cuando estén realizando labores de vigilancia y control y no dispongan de medios para perseguir y detener al infractor. En la práctica, pocas medidas para solucionar el verdadero problema, el importante repunte de los accidentes mortales de circulación que estamos viviendo en los últimos meses.

Más tráfico, más accidentes

Tras unos años en los que desde la Dirección General de Tráfico (DGT), sacaba pecho de la disminución de la siniestralidad, la realidad se ha mostrado de forma cruda en estos primeros meses de 2014 con un importante incremento de fallecidos. Hasta el 7 de mayo, antes del trágico accidente de Castuera que se cobró la vida de 5 niños, se registraron 344 fallecidos frente a los 338 del ejercicio anterior, acelerándose este proceso en los últimos meses.

En marzo hubo 76 accidentes mortales frente a 64 del 2013, en abril 89 frente a 72 y en los siete primeros días de mayo se han registrado 8 más, 21 frente a los 13 de hace un año. La realidad parece dejar claro que buena parte de la reducción por la que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y la directora de la DGT, María Seguí,  declaraban que el éxito era debido a la caída de tráfico por la crisis. Y ahora que repunta el uso del vehículo crecen los accidentes.

Campañas de seguridad vial poco efectivas

Quizás haya que buscar al responsable de estas cifras en el mal estado de las carreteras nacionales, en la falta de vigilancia o en la poca atención prestada por los conductores españoles. Sin embargo, la DGT se encuentra capacitada para erradicar cualquiera de las tres variables mediante rehabilitación de las vías, mayores controles o campañas de concienciación más efectivas. A pesar de ello, el departamento que regenta María Seguí prefiere centrarse en una de sus técnicas habituales: la adjudicación. De hecho, desde la llegada de la nueva directora en sustitución de Pere Navarro, apenas se han producido propuestas en seguridad vial sino tan solo una serie de alteraciones de la velocidad en las vías españolas. El ánimo por recaudar parece estar detrás de todas estas estrategias, olvidando las verdaderas funciones de la DGT como ocuparse de la seguridad, el cuidado de las carreteras o el cumplimiento de la Ley. 

Ante los desastrosos datos recabados en Semana Santa, la Dirección General de Tráfico ha querido fortalecer su actuación en la línea de la concienciación pública. Para ello, el pasado 23 de abril adjudicaba un contrato que regirá el “servicio para la realización de la campaña de divulgación de la Seguridad Vial a través de la Cadena Radiolé, incluida la emisión y realización de creatividad específica, para el año 2014”. Para tal empresa, Tráfico ha destinado una cuantía cercana a los 90.000 euros (87.006,59 euros).

De nuevo, Polanco y Prisa

Perteneciente al Grupo Prisa, Radiolé es una radio fórmula española centrada en la música popular española (copla, rumba, flamenco, sevillanas…) En el último informe del Estudio General de Medios (EGM), comprendido entre los meses de febrero y marzo de 2014, Radiolé cosechó una audiencia de 555.000 oyentes, lejos de los 4,7 millones de la Cadena Ser, líder en la Onda Media. Además, Antena 3 de Radio S.A., también del grupo Prisa ha recibido el contrato sin publicidad, en lo que ha significado una licitación creada ad hoc para el grupo de Juan Luis Cebrián y la familia Polanco.

Son pequeñas campañas que, se supone, pasan desapercibidas pero que sumándolas arrojan una cantidad nada desdeñable. Y no han sido ni serán las únicas: En el mes de marzo, el Gobierno adjudicó un contrato valorado en más de 103.802 euros a Promotora General de Revistas S.A., perteneciente a la matriz del Grupo Editorial de Medios Impresos S.L.U. que a su vez se encuentra amparado en Prisa Noticias S.L. Esta empresa, que cerró el 2012 con unas pérdidas de 2,3 millones, ganó la adjudicación para la elaboración de 5 números de la revista corporativa de Correos, más de 20.000 euros por número.

Esta misma sociedad ya había conseguido dos años antes hacerse con los servicios de diseño, coordinación editorial, edición, documentación, maquetación, ilustración, edición gráfica, fotomecánica e impresión, gestión de bases de datos, manipulado y distribución de la revista interna de la Fundación de Víctimas de Terrorismo por 87.470 euros. Y hace ya dos años, la Dirección General de la Fundación de la Energía pagó 30.000 euros sin IVA a Productora de Radio y Televisión S.A. (Cadena SER), para la retransmisión de un programa de radio en directo desde una Central Térmica. El Ayuntamiento de Alcorcón, siendo alcalde el socialista Enrique Cascallana Gallastegui, y 4 meses antes de perder las elecciones en 2011, pagó 167.390,07 para las campañas de publicidad institucional.

Adjudicaciones múltiples

Una medida que parece poco efectiva y de la que habrá que esperar los resultados. Sea como fuere, esta adjudicación a dedo se suma a otros tropezones del organismo público adscrito al Ministerio del Interior en las últimas fechas. Entre ellos destaca la polémica desatada por el famoso helicóptero Pegasus que, con su caro radar y su elevado coste por viaje, sobrevuela las carreteras españolas con un afán que muchos creen exclusivamente recaudatorio, al igual que las numerosas adjudicaciones de miles de euros que ha firmado el departamento para hacerse con cinemómetros que buscan el mismo fin. Por si esto fuera poco, la DGT ha intentado aleccionar a los propietarios de vehículos con un tiempo de vida superior a los 10 años a deshacerse de su medio de transporte y adquirir uno nuevo, recordando que el plan PIVE sigue en marcha y que todo el que quiera puede adherirse. La última campanada del organismo público ha sido la adjudicación por 800.000 euros de la póliza de responsabilidad civil obligatoria de sus coches oficiales a la norteamericana AIG, la empresa que inició la crisis financiera mundial en 2008, parecía haber sido la gota de agua que colmaba el vaso.

Por si fueran pocos los males que achacan a la DGT, su exdirector Pere Navarro, clama ahora contra su antiguo departamento asegurando que “mal empezamos si con la recuperación económica uno de los primeros resultados es que aumenten los muertos en las carreteras. Alguna cosa chirría. Pero es verdad”.