Menú Portada
Al margen de sus activos familiares, la joven Beatrice es todo un personaje en si misma pues es una periodista aguerrida que trabajó en los Estados Unidos para medios prestigiosos como Newsweek o Daily Beast

Otro pelotazo para los Mónaco: Beatrice Borromeo se casará con Pierre, el menor de los hijos de Carolina

Julio 19, 2015

Su padre, Carlo Borromeo, es príncipe de Angera y desciende de grandes familias patricias italianas como los Boncompani-Ludovisi, y su madre, la condesa Paola Marzotto, es una de las ricas herederas de ese emporio textil que es el Grupo Marzotto propietario de marcas como Hugo Boss y fabricante para otras grande firmas como Gianfranco Ferre, Marlboro Classics o Missoni

pq_933_beatrice-borromeo.jpg

Si bien Alberto de Mónaco no buscó pedigrí, fortuna, o conexiones de poder en su todavía inexplicable elección de Charlene Wittstock como esposa, su mucho más calculadora hermana Carolina ha sabido inculcar bien en sus retoños la importancia de vincularse con las alturas y de ahí que las consortes de sus hijos pertenezcan al gran mundo cosmopolita de las más notables fortunas del mundo. Primero fue Andrea Casiraghi que, a pesar de sus formas progres y desenfadadas, y de casarse después del nacimiento de su primer hijo contraviniendo las buenas formas siempre esperables en la realeza, supo encontrar en Tatiana Santo Domingo a la heredera de una fortuna colosal en esa fuente interminable de ricas herederas maridables que siempre ha sido el continente americano.

Pero si Tatiana fue todo un aporte a la ya imponente hacienda de los Casiraghi-Grimaldi, ahora es el turno de Pierre, el menor de los hijos de Carolina, que el día 25 contraerá matrimonio civil en los jardines del palacio principesco de Montecarlo con la atractiva Beatrice Borromeo cuya familia y orígenes superan en prosapia y en importancia social a los Santo Domingo. Una boda civil a la que se espera que acuda toda la familia monegasca, y tras la cual se ofrecerá una gran recepción para la que se requiere traje de cóctel, que irá seguida de una lujosa y elegante ceremonia religiosa el día 1 de agosto en el palacio de la muy cotizada Isola Bella, que es una de las propiedades que la familia Borromeo posee en las maravillosas islas Borromeas del lago Maggiore en el norte de Italia. Todo un pelotazo para los Mónaco pues Beatrice,además de ser condesa desciende de San Carlos Borromeo, y pertenece a una familia que dio numerosos Cardenales a la Iglesia y que posee muy cuantiosos bienes tanto en las citadas islas Borromeas (en gran parte de su exclusiva propiedad) como en Lombardía, en el Piamonte y en la ciudad de Milán.

Una periodista aguerrida y prestigiosa

Su padre, Carlo Borromeo, es príncipe de Angera y desciende de grandes familias patricias italianas como los Boncompani-Ludovisi, y su madre, la condesa Paola Marzotto, es una de las ricas herederas de ese emporio textil que es el Grupo Marzotto propietario de marcas como Hugo Boss y fabricante para otras grande firmas como Gianfranco Ferre, Marlboro Classics o Missoni. Sin olvidar que el grupo fue durante años propietario de la firma Valentino, de la cual fue presidente y director el conde Matteo Marzotto tío de Beatrice. Una familia muy vinculada por tanto a la moda de alto nivel además de que su hermano Carlo Borromeo está casado con la diseñadora italiana Marta Ferri, y que por el matrimonio de sus hermanas de madre, Lavinia y Matilde, entronca con otros clanes poderosos como los Agnelli o los príncipes de Fürstenberg y de Windisch-Graetz. Pero también una familia muy liberal pues el padre de Beatrice alternó durante años su matrimonio con Marion Zota y sus relaciones extramatrimoniales con su compañera de muchos años la condesa Paola Marzotto, madre de Beatrice, teniendo hijos con ambas en alternancia. Pero nada que pueda escandalizar a los Mónaco, descendientes de los amores de Luis II con una lavandera de Argel.

Por otra parte, y al margen de sus activos familiares, la joven Beatrice es todo un personaje en si misma pues es una periodista aguerrida que trabajó en los Estados Unidos para medios prestigiosos como Newsweek o Daily Beast, fue corresponsal en varios países, y se ganó un gran prestigio con entrevistas personales muy sonadas como la que le concedió Ingrid Betancourt cuando se presentaba a la presidencia de Colombia. En suma, una importante adquisición para el clan Casiraghi-Grimaldi que incrementa así sus conexiones, su fortuna, y su posición en el ámbito de los poderosos del mundo. 

Otra boda de altos vuelos

Y mientras se espera la que será la gran boda del verano, en estos mismos días salta de nuevo a la actualidad la familia Santo Domingo que sostenida en su fortuna originada en los negocios de la cerveza, las aerolíneas, las telecomunicaciones y las materias primas entre otros muchos ámbitos del mundo de la empresa, vuelve entrar por la puerta grande en el mercado matrimonial de la más alta nobleza europea. En esta ocasión por el anuncio del compromiso matrimonial entre Alejandro Santo Domingo, tío de la esposa de Andrea Casiraghi, con Lady Charlotte Wellesley hija de los duques de Wellington. El novio, de 38 años, posee una fortuna personal estimada en 44.000 millones de dólares y la novia, de 24 años, es licenciada en arqueología y antropología por la universidad de Oxford y es socia del reputado fotógrafo Mario Testino, el mismo que en fechas recientes tomó las fotografías oficiales del bautizo de la hija de los duques de Cambridge.

Pero más importante aún es que el duque de Wellington es, además de poseedor de una muy importante fortuna con fincas incluso en España y Portugal, uno de los más íntimos amigos del príncipe de Gales de quien ha sido anfitrión en sus viajes a España. Sin olvidar que la duquesa de Wellington es por nacimiento la princesa Antonia de Prusia, pariente de la familia real británica, prima de la reina doña Sofía (que la recibió con afecto en Madrid durante la última visita de los Gales y los Wellington a España), y descendiente del último emperador Guillermo II de Alemania. Todo un imparable ascenso social el de los Santo Domingo, que indirectamente contribuye a la promoción de los Casiraghi que en esos días entroncan con los Borromeo y a través suyo con la mejor y más antigua aristocracia italiana. 

Ricardo Mateos