Menú Portada

Otro escándalo más: El vicepresidente de la Federación Española de Fútbol, José Luis Astiazarán, percibía 180.303 euros por “ceder su imagen” a la Real Sociedad cuando era presidente del equipo donostiarra

Mayo 11, 2016

La mano derecha de Ángel María Villar se encuentra también en la lupa de la Justicia por presuntos delitos fiscales y societarios cometidos en su etapa al frente del equipo txuri urdin

astiazaran

El abogado José Luis Astiazarán Iriondo, nacido en México en 1963 -ya que sus padres emigraron hasta el país azteca-, llegó a cobrar como presidente de la Real Sociedad, “su amado club”, una retribución fija de 180.303,63 euros anuales, pagaderas en doce mensualidades, más una retribución variable. Estas estipulaciones vienen contempladas en el contrato de trabajo de alta dirección, del que Extraconfidencial.com ha conseguido una copia. En la estipulación décimo segunda, Astiazarán cedía sus “derechos de imagen” a la Real Sociedad. Según expertos fiscalistas consultados, “se trata de treta urdida para pagar menos impuestos por su elevado sueldo, ya que al entenderse como pago por la cesión de los derechos de imagen parte de su retribución, ésta tiene un tratamiento fiscal más favorable (al considerarse rendimiento del capital y no retribución salarial).  No se sabe aún cómo Astiazarán vendía sus derechos de imagen a la Real Sociedad si no era para que a través del club donostiarra publicitaria algún producto estrella o algún tipo de lencería. ¿O acaso la Real Sociedad pensaba hacer negocio con su presidente anunciando “Pastas RS” o “Bombones txuri urdin?”

Este hombre de confianza de Villar, que como delantero tuvo una modesta carrera en el fútbol español donde llegó a jugar tan sólo 43 partidos en la Segunda División, entró en el mundo directivo del balompié de la mano del ex presidente de la Real Sociedad, el ganadero Luis Uranga, en cuya directiva se incorporó como consejero. En paralelo con su actividad como consejero de la Real Sociedad ejerció la abogacía especializándose en asesoramiento legal de deportistas, clubes e instituciones deportivas, conociendo a fondo la gran ingeniería financiera que rodea al mundo del fútbol (fichajes, traspasos, intermediarios, merchandising, etc.). También fue abogado del equipo ciclista Orbea, donde mantuvo una relación profesional con el doctor Eufemiano Fuentes, un vínculo que posteriormente le implicaría en un supuesto escándalo de dopaje entre los jugadores de la Real Sociedad.

Astiazarán llegó a la presidencia del equipo donostiarra el 23 de marzo de 2001 y estuvo vinculado al equipo txuri urdin hasta el año 2005. Ese año alcanzó la presidencia de la Liga de Fútbol Profesional, gracias al apoyo de su amigo el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Allí permaneció durante ocho años, en los que tuvo como vicepresidente al actual mandatario, el también abogado Javier Tebas, que como él está siendo investigado. En sus años en la LFP, Astiazarán también se adjudicó un sueldo de 395.000 euros anuales que doblaba al de sus antecesores. Actualmente, este abogado donostiarra es vicepresidente de la Federación Española de Fútbol junto a su jefe y amigo Angel María Villar y también es delegado de la UEFA para partidos internacionales. En 2009, Astiazarán fue nombrado miembro de la Subcomisión de la Comisión del Estatuto del Jugador para la protección de menores de la FIFA.

El candidato oficialista

El abogado Astiazarán, reconvertido luego a bodeguero, siempre ha estado en el lado oficialista. Así llegó a la presidencia de la Real Sociedad, postulándose como el candidato oficialista, delfín del hasta entonces presidente Luis Uranga y contó con el apoyo sin fisuras del PNV guipuzcoano, ganando las elecciones a los opositores: el cirujano Ignacio Gallo (cabeza visible de la oposición a Uranga durante los últimos meses), y Peio Gibelalde (empresario y presidente de la SD Beasain). Ya coincidiendo con los malos resultados deportivos, en la última temporada en la presidencia del ganadero taurino Uranga, comenzaron a realizarse en el club guipuzcoano una serie de irregularidades fiscales que dieron lugar, entre otros hechos, a la elaboración de una contabilidad “B” que se nutría de ingresos no declarados al Fisco provenientes de las tiendas oficiales de la Real Sociedad.

José Luis Astiazarán adquirió en el al año 2004 la tienda de la Real Sociedad situada de la calle Churruca por un importe de un millón de euros, pagando una comisión de intermediación a su padre por un importe de 250.000 euros.  Esa misma tienda sería vendida en febrero de 2008 por el entonces presidente donostiarra Iñaki Badiola por 3.500.000 euros pagando una comisión de intermediación de 50.000 euros.

Muchos se estos ingresos recibidos de las tiendas de la Real Sociedad servían para pagar, entre otros conceptos, los sueldos en “B” al personal directivo, entre ellos a su gerente Iñaki Otegui, cuyo sueldo oficial no necesitaba, en teoría, de ningún complemento en “B”, pues alcanzaba la nada despreciable cifra de 120.722,36 euros (año 2004), 124.666.72 euros (año 2005) y 128.799,26 euros (año 2006). Nuestro periódico dispone del “contrato” firmado por Uranga y Otegui en fecha 1 de julio de 2000 que establece: “El señor Otegui percibirá, además del salario bruto anual correspondiente a la relación laboral existente, la cantidad de 250.000 pesetas (unos 1.500 euros) mensuales netas el último día de cada mes, más pagas extras del mismo importe a cobrar, éstas últimas los días 15 de los meses de julio y diciembre de cada año (…). Esta cantidad se incrementará en el mismo porcentaje que se pacte para la revisión de las tablas salariales del Convenio de Espectáculos y Deportes de Guipúzcoa.”

Una cueva

Por aquellos años, la Real Sociedad, con el amparo de la clase política representada por el Partido Nacionalista Vasco, acabó convirtiendo en una especie de cueva de Alí-Babá: las tarjetas de crédito a nombre del Club echaban humo; el despilfarro era de tal envergadura que la Real Sociedad se hacía cargo hasta de las multas de tráfico de sus jugadores; corrían millonarias comisiones a intermediarios… Ni la clasificación para la Champions ni la controvertida venta de Xabi Alonso al Liverpool resultaron suficientes; solamente proporcionaron una falsa imagen de músculo financiero. La política de fichajes de jugadores de renombre fue nefasta en el ámbito económico por los desmesurados sueldos que éstos cobraban, así que se puso en práctica una masiva maniobra de fraude fiscal con los jugadores extranjeros, que ya había sido cortado de raíz en los demás clubes españoles por la intervención de la Agencia Tributaria. La inhibición de la Hacienda Foral de Guipúzcoa permitió el escarnio fiscal. La Real Sociedad se ahorraba la mitad de lo que tenían que abonar al jugador y también a la Hacienda Foral de Guipúzcoa por las retribuciones brutas de los jugadores extranjeros. El jugador cobraba lo estipulado en paraísos fiscales y la Hacienda Foral no veía ni un euro.

Extraconfindencial.com dispone de documentación suficiente -contratos laborales de futbolistas, contratos de traspasos, falsos contratos de cesión de derechos federativos con la sociedad pantalla holandesa IMFC-, para indicar que José Luis Astiazarán participó directamente en los llamados contratos de “derechos federativos” que pagaba la Real Sociedad en una maniobra de presunta evasión de impuestos. O en el fichaje del jugador Mikel Arteta a través del montaje de la compra de participaciones sociales de la sociedad Sunday Morning.

Fu el día 8 de julio de 2004 cuando el jugador Mikel Arteta fue traspasado del Glasgow Rangers a la Real Sociedad. En el documento en el que se materializa este fichaje se recoge que el club escocés traspasaba a la Real Sociedad el 100% de los derechos federativos, incluidos los derechos económicos asociados, por un importe de 4.000.000 euros. Este documento está firmado por representantes del Glasgow Rangers y por parte del equipo donostiarra por Astiazarán e Iñaki Otegui.

En fecha de 12 de julio de 2004 la Real Sociedad, representada de nuevo por Astiazarán y Otegui, firmaban otro contrato en el que adquirían a la sociedad Sunday Morning (propiedad en un 99,6 por ciento de Arteta) el 50 por ciento de los derechos federativos del jugador mediante la adquisición de participaciones sociales, de una sociedad creada con tan sólo 3.000 euros de capital. Un contrato en el que se obviaba que sólo cinco días antes la Real Sociedad había comparado el 100 por 100 de estos derechos federativos a su verdadero dueño el equipo escocés del Glasgow Rangers. Además se firmaba un contrato laboral con Arteta como jugador con un sueldo mensual de tan sólo 1.000 euros. Otro presunto fraude laboral.

El hombre de Villar: presunto delito fiscal y societario

Todo indica, además, que Astiazarán pudo haber cometido un delito societario al ignorar año tras año las salvedades de los auditores del Club que le advertían de las prácticas irregulares que se realizaban con las maniobras de los derechos federativos. Así lo entendieron igualmente los Inspectores de la Hacienda Foral que calificaron estas tropelías constitutivas de delito fiscal, imputando a José Luis Astiazarán (página 4 informe delito fiscal 2004, página 4 informe delito fiscal 2005).

villar-cardenal-astiazaran
Angel María Villar, Miguel Cardenal y José Luis Astiazarán

Según las fuentes consultadas, “Astiazarán se libró de dar explicaciones gracias a la intervención de su padrino político, Joseba Egibar, que dio instrucciones al Diputado General, Markel Olano y al Diputado de Deportes y Acción Social, Iñaki Galdós, para que el Diputado de Hacienda, Peio González, y el Director General, Pedro María Ruiz de Azúa, miraran para otro lado con el informe de delito fiscal que tenían entre las manos, prevaricación que actualmente se encuentra en el Juzgado”.

La nula credibilidad de los dirigentes del fútbol se pone de nuevo en evidencia con la presunta defraudación fiscal de este dirigente español comisionado de la UEFA, un organismo deportivo bajo la sospecha permanente de corrupción, con la figura de su ya ex presidente estrella Michel Platini que acaba de dimitir para limpiar su imagen, o al menos en eso se escuda. Los continuos escándalos que Extraconfidencial.com está sacando a la luz desde hace meses atestiguan que la salud del fútbol español es muy cancerígena. Quizá para algunos, como decía Lucky Luciano, lo importante en este negocio del balompié es no ser el muerto.

Juan Luis Galiacho

 juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

 @jlgaliacho