Menú Portada

Otra vez el Dúo Dinámico

Septiembre 21, 2014

Con su mítico y popular: “¡el final, del verano, llegó y tu partirás!… Y aunque nos quedarán los veranillos de San Miguel, el del membrillo y demás, despertamos este lunes, 22 de septiembre con una realidad tozuda, aunque nos duela,  el periodo estival se nos han marchado en un abrir y cerrar de ojos.  Y a bote pronto a la espera de datos oficiales, la sensación es que ha sido un verano del 2014 algo menos caluroso pero más tormentoso y lluvioso  de lo habitual.

Y se va a despedir dejando atrás un fin de semana pasado por agua, principalmente en el oeste de la península y con la buena noticia de la llegada de la Borrasca al mediterráneo. Lluvias que casi no han caído durante estos tres meses en el levante y que va a ser muy bien recibida por murcianos y valencianos. En las últimas horas el centro de las bajas presiones que llevaba días ubicado en las costas gallegas se ha deslizado por el atlántico, colándose  por el Golfo de Cádiz y tras cruzar Andalucía, harán parada y fonda en el Júcar y Segura, que necesitan agua con urgencia.  

El mapa de precipitaciones nos muestra una enorme mancha de agua desde el norte de Castellón hasta Tarragona, en alerta por fuertes tormentas, que también caerá tanto en Mallorca, donde los paraguas será nuestro mejor aliado si no nos queremos calar, hasta el interior del bajo Ebro y la ibérica turolense.  Muchos puntos de las montañas de la meseta norte, la ibérica riojana, Álava y el oeste de Castilla y León seguirán recibiendo agua. Hasta los cielos se volverán tormentosos en las islas Canarias. Las costas gallegas y el suroeste serán los lugares donde disfruten más del sol, mis “huevos fritos”.  

Las temperaturas no experimentan demasiados cambios. Los vientos del sur rolan a norte en las costas del cantábrico oriental, dejando valores mucho más discretos, con Argoños, Cantabria, en unos discretos 21 grados. Se mantiene la tónica de los últimos días en el centro, Bolaños de Calatrava, Ciudad Real, 23 de máxima. Donde no se quieren enterar que el verano ha llegado a su final es en Torre- Pacheco, Murcia, 31 grados.

“El verano se fue de mi mente, desapareció, así como vino, de repente”