Menú Portada

¡Otra, otra, otra!…

Febrero 7, 2014

Encima no las animen, que  están pesaditas las borrascas, que ya no nos dejan descansar ni el fin de semana. ¡Lo de Galicia es desesperante!, fue empezar el nuevo año, y no ha parado de llover durante todo el mes de enero, donde se han batido todos los registros de días lloviendo de forma continua desde 1943, se han activado hasta 6 alertas rojas, batido record de olas en Estaca de Bares de 12,7 metros y el viento no ha dado descanso con rachas huracanadas que superaron los 140 km por hora.

Y la semana sigue por los mismos derroteros de la anterior o peor. Porque el centro de la borrasca, ya no se sitúa como antes en Islandia o al sur de Irlanda, las perturbaciones se general de forma súbita, en las mismas narices de las costa de Coruña. Si ayer domingo, la fachada atlántica fue una cortina de agua y esta noche le ha tocado al corazón de la península, meseta norte, sistema central, Castilla- La Mancha hasta  sierra morena y los montes béticos, ahora el turno de  las precipitaciones, generalizada, se traslada hacia la zona más oriental. Se activan las alertas por fuertes lluvias a lo largo de los pirineos, noreste, interior de Cataluña, en la desembocadura del Ebro y en las Baleares donde pueden ser de carácter tormentosas. Los avisos por viento del noroeste se hacen perennes en las costas gallegas y del cantábrico. Soplara también con ganas en el sureste andaluz.

La buena noticia es que a medida que avance este lunes 10 de febrero, se irán abriendo claros por el oeste peninsular, Extremadura, en Andalucía occidental y las Canarias, con alguna nubes pintadas al norte pero con predominio del tiempo estable y soleado por el sur de las Islas más afortunadas. Las temperaturas han registrado un moderado descenso, ya no encontraremos valores de 24 grados en Sondica, Bilbao y las heladas de primeras horas corresponderán sobre todo a los pirineos, con 2 negativos en Torla, Huesca. Pero como la esperanza es lo último que se pierde para mediados de semana podríamos tener una tregua en este no parar de borrascas que nos visitan.

“Las pasiones que flotan entre recuerdos de viejos amores, son como el náufrago que sobrevive a la furia de la borrasca; Nadie las evocaría, si en medio del temporal, quien la vive…. Feneciera.”