Menú Portada
El amigo de Felipe González, Carlos Slim, se hace finalmente con el equipo asturiano tras invertir dos millones de euros

Operación salvar al Real Oviedo: estafa de sentimientos

Noviembre 18, 2012

Con el dinero donado por el Real Madrid de Florentino Pérez y con el aportado por miles de aficionados anónimos que pasan a ser simples pequeños accionistas

pq_885_carlos-slim-helu.jpeg

Después de haber jugado durante varias semanas con el sentimiento azulón, así viste su elástica el Real Oviedo, y con el apoyo desinteresado y masivo de los medios de comunicación para salvar a este club histórico del fútbol español que, en teoría iba a desaparecer, finalmente en una jugada clásica de ingeniería financiera, marcada en los libros de los grandes inversores y de caza empresas en apuros, aparece un salvador en el último minuto. En este caso se trata del multimillonario mexicano, Carlos Slim Helu, amigo íntimo del ex presidente socialista del Gobierno español Felipe González Márquez.

La empresa perteneciente al Grupo Empresarial del magnate Carlos Slim, Inmobiliaria Carso, S.A. de C.V., invertirá 2 millones de euros en el capital social del Real Oviedo. Este Grupo Empresarial que durante estos días atrás barajaba con la posibilidad de invertir en otra sociedad anónima deportiva española, como era el Getafe CF SAD, ha decidido finalmente invertir en el Real Oviedo, según ellos por “las singulares y difíciles circunstancias por las que atraviesa el Real Oviedo, su historia dentro del fútbol profesional español y sobre todo por la extraordinaria afición que lo respalda, le han hecho decidirse por este proyecto de manera clara y determinante”.

Operación marcada de antemano

Slim pretende dar todo su apoyo – esperemos que no ocurra como con el jeque árabe en el Málaga- para que el Real Oviedo logre sus objetivos de alcanzar primero la Segunda División este año y posteriormente la Primera.

En una operación marcada de antemano – todo así lo indica- Slim, ya como máximo accionista del Real Oviedo, mantendrá durante esta temporada, al menos,  a los actuales miembros del Consejo de Administración y en particular a su Presidente, el asturiano Antonio “Toni”  Hidalgo, un hombre muy conocido en los entresijos y bastidores del fútbol español, primero como periodista del diario As y luego como factotum de la Liga de Fútbol Profesional, donde llegó a ser cargo adjunto a la presidencia.

Antonio Fidalgo Fernández nació en Avilés en 1952, tras jugar en varios equipos de la zona, el Ensidesa de Avilés, estudió periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense y comenzó a trabajar para el diario As, donde logró hacerse con un gran hueco e importancia en los ambientes futbolísticos. Fue director de la revista Fútbol Profesional. Y en 1987 pasó ya a la Liga de Fútbol Profesional, donde fue portavoz, secretario general y, finalmente, adjunto a la Presidencia, durante el mandato de Antonio Baró Armengol, que fuera presidente del RCD Español de Barcelona.

Ya en enero de 2007 fue elegido presidente del Real Oviedo, pero duro muy poco en el cargo. Y finalmente el 12 de julio de 2012, volvió a ser designado presidente del Real Oviedo en la Junta General Extraordinaria de Accionistas del club, y ahora queda como hombre de confianza del millonario Carlos Slim en el Oviedo. Esta figura de persona de confianza del millonario propietario de un club de fútbol en España no es nada nueva, son muchos los casos habidos; por ejemplo, el del Mallorca con Mateo Alemany.

Comunicado de última hora

El desembarco de Slim en el Oviedo se hizo oficial a través de un comunicado pocos minutos antes de terminarse la ampliación de capital de este histórico club, de nuevo en una jugada marcad en los libros de estrategia financiera de caza empresas en apuros. Slim pareció en el último minuto después que durante semanas se ha ido pidiendo el apoyo ciudadano para salvarse, contando con el apoyo desinteresado de los medios de comunicación, en una campaña de publicidad a coste cero.

A la llama de auxilio han acudido desde ciudadanos anónimos, que con el sudor de su sueldo han puesto una pequeña cantidad de dinero, hasta conocidos empresarios asturianos, pasando por el Real Madrid de Florentino Pérez, que dio, o mejor donó, 100.000 euros en la adquisición de acciones que luego cedió al Ayuntamiento de Oviedo en una maniobra nada entendible y que ha levantado muchas suspicacias en los cenáculos empresariales de la capital de España

Accionistas sin poder de decisión

Precisamente estos ciudadanos anónimos, y hasta el Real Madrid versus Ayuntamiento de Oviedo, pasarán ahora a ser simples pequeños accionistas del club sin poder alguno de decisión y su dinero aportado servirá para mejorar la labor del máximo accionista, Carlos Slim, que se hace con este capital social aportado en la ampliación mas los dos millones de euros que, en teoría, aportó el último día de ampliación de capital del Real Oviedo, convirtiéndose así en el dueño total del equipo asturiano. Ya hace tiempo que Slim apuesta por el mundo del fútbol. Así penetró en su día el fútbol mexicano a través de su empresa América Móvil, en los clubes Pachuca y León.

Slim, además de ser uno de los hombres más ricos del mundo según la revista Forbes, es íntimo amigo del ex presidente español Felipe González Márquez. Su amistad va mas allá de la de tomar un café, ya que González le ha asesorado en múltiples negocios y además los hijos de ambos son muy amigos, hasta el punto de rumorearse en su día un hipotético idilio entre algunos de ellos.

El desembarco de Slim en el Real Oviedo ha sido llevado principalmente por su yerno, Elías Ayub, director de alianzas estratégicas de dos de las empresas del holding, Telmex y Uno Noticias. La entrada del magnate, como elefante en cacharrería y además en el último minuto, cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de la capital del Principado, ya que el consistorio ovetense había anunciado que respaldaría al suscriptor mayoritario de acciones.

Poca transparencia

La entrada de Slim se produce de un manera poco transparente, ya que el club asturiano había ya salvado su causa de disolución desde el pasado jueves cuando se dio la casualidad de que recibió un nuevo informe de auditoría, que situaba la cantidad mínima en 1.143.000 euros tras descubrir que no se habían contabilizado dos importantes ingresos. Uno, el derivado de los derechos de formación que corresponden al Oviedo después de que el Valencia vendiera a Juan Mata al Chelsea, mientras que el otro era consecuencia de un contrato publicitario con el Gobierno asturiano.

En principio, el Real Oviedo necesitaba una ampliación de capital de 1.905.000 euros antes de este sábado pasado para no incurrir en causa de disolución, y, gracias a la cacareada campaña para la compra de acciones por los aficionados, ya a falta de dos días para que se cumpliera el plazo ya se habían cubierto alrededor de millón y medio de euros, por lo que el club estaba salvado de su disolución.

Según el presidente del Oviedo, Antonio Fidalgo, el club solicitó a una empresa auditora un repaso de la contabilidad, cuyo informe se prolongaría dos meses, pero se la apremió para que ofreciese en conclusiones provisionales antes del fin de plazo de la ampliación de capital. Y así llego el jueves, dos días antes de finalizara el plazo y de que Slim se convirtiera en accionista mayoritario. Hasta esa fecha ya se habían recaudado más de 1,5 millones de euros. Y Slim lo sabía .Y además ya en las arcas del Real Oviedo, y en dinero cash.

Esta operación salvar al Real Oviedo ha sido ya definida por algunos catedráticos de Teoría de la Información como: Estafa de Sentimientos, ya que la inversión de los accionistas minoritarios, más de veinte mil de todo el mundo, que alcanzó la cantidad de 1.930.000 euros al cierre de la ampliación sólo servirá para engrosar aún más el patrimonio de Carlos Slim, la gestión de Toni Hidalgo y sus equipos respectivos, pero no para poder ser representativos en la sociedad deportiva asturiana, donde serán simples pequeños accionistas. A pesar de la campaña de apoyo – sin coste alguno-, el club no pasara a manos del pueblo sino del magnate mexicano.

El papel del Ayuntamiento de Oviedo

Según el consejo de administración del Oviedo, sumada la inversión de Slim, se ha conseguido una cifra que asegure la solvencia del club esta temporada, situada en 2.500.000 euros. La cantidad necesaria para dejar a cero la deuda a corto plazo eran 4.000.000 de euros, prácticamente alcanzada por lo que se empezará de cero.

Y mientras tanto el Ayuntamiento de Oviedo, una institución pública, actúa como colaborador máximo de esta “Estafa de Sentimientos”, como ya se ha bautizado en el mundo deportivo y comunicacional a esta operación de salvación. No se sabe bien de quién.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com