Menú Portada

Olivia Farnsworth, la niña de 7 años que no siente hambre, sueño y dolor

Enero 21, 2016
niña-bionica

Una niña se ha convertido en la habitante más famosa de la localidad de Huddersfield, situada en el norte de Inglaterra, entre Manchester y Leeds. La joven ha dejado boquiabiertos a todos los médicos que la han revisado constatando un hecho en apariencia extraordinario, no siente hambre, cansancio ni dolor.

La razón está en un defecto cromosómico, raro pero no único en alguno de estos puntos de forma individual, pero que en la pequeña Olivia se han combinado para crear un caso singular del que no hay constancia científica alguna, la falta del cromosoma 6.

Según su madre, Niki Trepak, de 32 años, este defecto ha llevado a que su hija no tenga “ninguna sensación de peligro“. Los médicos se percataron de ello cuando Olivia Farnsworth fue atropellada y arrastrada por un coche más de 20 metros y ella no se llegó a quejar.  “Se levantó y preguntó: ¿Qué pasa?‘”, cuenta la madre. Olivia solo presentaba una marca de neumáticos en su pecho y pérdida de piel en dedos del pie y  la cadera, pero no sintió dolor ninguno. Los médicos afirmaron que se salvó de este atropello porque la niña no se tensionó en el momento del impacto, se mantuvo relajada y por ello no hubo fracturas.

Extraños comportamientos desde que nació

La madre señala algunos comportamientos extraños prácticamente desde que nació. Por ejemplo, nunca lloraba de bebé y con apenas nueve meses dejó de dormir la siesta. De hecho, la que ya han bautizado como “niña biónica” toma somníferos para poder dormir. Eso sí, en términos generales, es un niño feliz, aunque puede sufrir ataques espontáneos de ira. Otro de los efectos colaterales está en un lento crecimiento del pelo, de hecho apenas lo hizo hasta que cumplió los cuatro años.

Aproximadamente uno de cada 200 bebés nace con un desorden cromosómico raro, si bien pueden ser muy diferentes entre sí. La combinación de los tres es prácticamente imposible pero puede que haya más casos como Olivia en otros países. Por todo ello, la madre de Olivia ha comenzado a recaudar fondos para que no sólo se investigue este caso especial sino todos los desórdenes cromosómicos.