Menú Portada
Un empresario hostelero pagó más de 6.000 euros trimestrales por un "supuesto" seguro de protección de tipos de interés

Nuevo juicio visto para sentencia contra Banco Pastor por comercializar productos financieros tóxicos

Septiembre 22, 2011
pq_927_pastor_arias.jpg

Este lunes quedó visto para sentencia el juicio contra Banco Pastor en un juzgado de Ponferrada, por la demanda presentada por un empresario hostelero, el cual le hicieron firmar un supuesto seguro, vinculado a un préstamo, que en realidad se trataba de un producto derivado de alto riesgo. Así, ya pagado el préstamo con su principal y sus intereses, el demandante siguió pagando cuotas de entre 6.000 y 7.000 euros que le supusieron un monto total de 52.000 euros.

La operación la formuló Banco Pastor como otras tantas en León o en la zona de Benavente (Zamora), una vez firmado el crédito le obligaba a firmar este supuesto seguro, ya que si no lo firmaba el cliente en la próxima renovación, le amenazaban con cerrarle la financiación.

Los propios directivos del banco reconocieron en sus declaraciones que era un producto muy complejo que ni tan siguiera ellos conocía, pero que desde la central del Banco les obligaban a comercializar. Lo curioso es que aparecieron hojas de anexos a ese contrato, firmado por el cliente de ese supuesto seguro, cuya impresión se veía claramente con las fechas transcritas posteriormente con una impresión diferente a la inicial.

Ni los trabajadores del Pastor saben cómo funciona “su” producto

Este martes se presentó una nueva demanda de Benavente por un caso similar o aún más grave. En esta localidad de Zamora, el cliente solicitó la presencia notarial para que los máximos responsables de la oficina le explicasen en que consistía el producto y cuál era la formula a aplicar para que salieran esos importes cargados a la cuenta y tanto el apoderado de la oficina como el director, no supieron dar esa información ya que desconocían por completo de donde salían los importes.

Y es que las sentencias se acumulan como ya informó extraconfidencial.com Banco Pastor ya ha perdido dos sentencias en Ponferrada y Benavente por la comercialización de este tipo de productos de alto riesgo.

En Benavente, el empresario de una Pyme fue a contratar una línea de crédito con la cual “regalaban” un supuesto seguro sin cargo, totalmente gratis, pero lo que en verdad contrataba fue un “Swap irs”, el cual obligaban a firmar como parte indispensable para conseguir el visto bueno de la línea de crédito.

En la práctica, se había firmado un contrato completamente injusto y desproporcionado ya que si bien obligaba a las dos partes, el Banco pagaría intereses al cliente en el caso de que los tipos suban, y al cliente al banco en el caso de que estos bajen. La diferencia es que cuando los tipos subieron le pagaron 35 o 40 euros, cuando han bajado, tuvo que pagar 4.000 euros al mes.

Todo ello acabó en el Juzgado de Instrucción número 1 de Benavente, que sentenció a fa favor del demandante la nulidad de la cláusula y tener que devolver 16.885,48 euros cobrados indebidamente.

Pero como sucede casi siempre, la entidad ha recurrido. Pero con estas prácticas, no es de extrañar los problemas financieros del Banco Pastor, que lanza productos al 4%, por encima de la “tasa Salgado” que penaliza a los productos de alta remuneración y cuya deuda ya cotiza a nivel de “bono basura”, apelativo que debería aplicarse a estos productos que “colocaron” a sus clientes, a favor del banco y en perjuicio del ciudadano.