Menú Portada

Nuevo escándalo en la Universidad Española: la situación ilegal del Rector de la Menéndez Pelayo, César Nombela, que se mantiene en el cargo jubilado y con el mandato concluido

Febrero 23, 2017
uimp mendez de vigo

Según ha podido saber Extraconfidencial.com, el Rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Cesar Nombela, ocupa de una manera ilegal el máximo cargo en esta Universidad Pública española con domicilio social en Madrid y principal sede histórica en Santander. Se da el caso que Nombela está jubilado y con mandato concluido desde el año pasado y, sin embargo, según las denuncias recibidas, se mantiene en el cargo sin que se convoque el Patronato que elige Rector cada cuatro años y cobrando el sueldo y con todas las atribuciones del cargo.

Según los Estatutos de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), el Patronato de la Institución Académica aprueba cada año la Memoria Económica y de actividades así como el Anteproyecto de presupuesto anual de la UIMP. Entre las funciones del Patronato está, cada 4 años, la elección del Rector, que necesariamente tiene que ser un catedrático de Universidad, como todos los demás, en activo, y no jubilado.

Este se elige por un período de 4 años. Un  cargo que posteriormente es ratificado y nombrado oficialmente por el Gobierno de España a propuesta del Ministro de Educación. Fue el 13 de diciembre de 2012 cuando, por dicho Patronato, fue nombrado Rector de la Universidad Menéndez Pelayo, César Nombela Cano, entonces de 66 años. Se le eligió por un período de cuatro años, un tiempo que expiró justamente en diciembre de 2016. Sin que hasta la fecha haya recambio alguno.

El Patronato de la UIMP está compuesto por personas de reconocido prestigio en el ámbito de la docencia universitaria, la investigación, la cultura y la vida económica y social y entre ellos figura personalidades de la talla de Darío Villanueva, presidente de la Real Academia EspañolaElisa Pérez Vera, Catedrática de Derecho que fue magistrada del Tribunal Constitucional, Jaime Montalvo, Catedrático de Derecho del Trabajo, Juan Velarde, Catedrático de Economía, la patrona de la Fundación Alfonso Martín Escudero, Elisa Polanco, así como el alcalde de Santander o el Secretario General de Investigación del Ministerio de Economía, Juan María Vázquez, y está presidido por el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, siendo su vicepresidente el secretario General de Universidades, Jorge Saínz. Un Patronato que hasta la fecha no ha dicho palabra alguna como tal entidad.

Malestar y sorpresa

El malestar, sorpresa y perplejidad de los trabajadores y profesores de la UIMP, así como de buena parte de los integrantes del Patronato, que prefieren mantenerse en el anonimato a la espera de la pronta resolución de esta situación absolutamente ilegal, se acrecienta ante la falta de convocatoria del Patronato. Las denuncias recibidas indican que “éste tenía que haberse reunido, como siempre ha sucedido así, a finales del año 2016 para aprobar las cuentas del año pasado y el anteproyecto de este nuevo año así como, sobre todo, como sucede cada cuatro años, para proceder, por los próximos cuatro años, a la elección del Rector, puesto al que no puede concurrir jurídicamente, a pesar de que lo pretende y se aferra a ello, el actual rector, Cesar Nombela, ya jubilado por haber cumplido 70 años y que nunca podría ser nombrado por otros cuatro años más, pero que sigue en el puesto, y formando parte del patronato, al igual que el secretario general de la UIMP, este último con voz pero sin voto, como encargado de llevar a cabo la convocatoria”.

Según las denuncias, en diciembre del año pasado y en enero de este año, Nombela se dedicó a llamar uno a uno a los miembros del Patronato, muchos nombrados a propuesta del mismo, para pedirles su voto para continuar como rector alegando que contaba con el apoyo del Ministro de Educación, Iñigo Méndez de Vigo, y, tras dichas llamadas, se convocó al Patronato en dos ocasiones, el 27 de diciembre y el 16 de enero y, poco después, se desconvocó en ambos casos alegando falta de quórum cuando la realidad es que no encontró entre los miembros del Patronato respaldo suficiente, pues la norma prevé que el nombramiento es por cuatro años y nadie entiende que quiera seguir Nombela cuando ya está jubilado.

Un Rector jubilado

César Nombela Cano, el Rector en situación ilegal de la UIMP, nació en Carriches (Toledo), el 6 de noviembre de 1946 por lo que cumplió el año pasado la edad de 70 años, de jubilación forzosa de los funcionarios de los cuerpos docentes universitarios, pero sigue mientras tanto de rector de la UIMP, cobrando el sueldo correspondiente y con todas las atribuciones del cargo de todos los rectores de las Universidades Públicas Españolas (ninguno de ellos, como es lógico, jubilado) y sin que la UIMP convoque el patronato para la elección de rector, por cuatro años, y aprobación de sus cuentas públicas.

Nombela fue nombrado Catedrático de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en 1982. Desde 2001 y 2007 dirige también las cátedras extraordinarias de Genómica y Proteómica y de Bebidas Fermentadas y Salud, respectivamente. Se licenció en Farmacia y Ciencias Químicas por la UCM y se doctoró en la Universidad de Salamanca en 1972. Nombela obtuvo su formación postdoctoral trabajando con Severo Ochoa en Estados Unidos y es presidente vitalicio de la Fundación Carmen y Severo Ochoa por nombramiento testamentario del Nobel.

Pero a este Catedrático profesor no se le puede aplicar la excepción prevista para los profesores universitarios en activo con clases ordinarias de optar por jubilarse a la finalización del curso académico en el que hubiesen cumplido los 70 años porque dicha excepción se establece precisamente para evitar que califique a los alumnos un profesor distinto del que impartió clases y justamente por necesidades de la actividad docente que, en su caso, no cumple. Según las denuncias, “Nombela lleva pues sin impartir docencia regular muchos años y precisamente la UIMP no tiene docencia reglada ordinaria y en ningún caso el rector imparte ninguna clase cotidianamente ni mucho menos evalúa a los alumnos, no siendo viable en ningún caso la elección que tanto pretende ahora en su renovación como rector porque la misma se prevé para un mandato de cuatro años”.

Los propios Estatutos de la UIMP prevén el relevo del Rector en caso de ausencia o enfermedad, en cuya hipótesis será sustituido por un vicerrector que sea catedrático de Universidad que es lo que debería de haber sucedido desde el cumplimiento de la edad de jubilación de Nombela.

Muchos interrogantes surgen ya de entrada: ¿Qué medidas piensa adoptar el Ministro de Educación, Iñigo Méndez de Vigo, en cumplimiento de la legalidad? ¿Qué opinan los otros Rectores de Universidad en España, ahora callados, que saltaron rápidamente a la luz pública cuando se acuso de plagio al Rector de la Universidad Rey Juan Carlos? ¿Y cuál es la postura de la Conferencia de Rectores de las Universidades de España (CRUE), también callada y muy activa contra el ex rector de la URJC, Fernando Suárez? ¿Qué tratan de esconder y de callar ahora? ¿Cómo se puede reparar el daño que este tipo de comportamientos produce a la credibilidad de la Universidad española si ni siquiera el máximo responsable de la institución cumple la Ley?

Juan Luis Galiacho

 juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho