Menú Portada

Nuevo escándalo en la Iglesia: la presunta estafa del cura de la Parroquia de San Ginés (Madrid), a las hijas del marqués de Molins con un terreno que el Ayuntamiento de Ruiz Gallardón expropió y por el que pagó 14,7 millones de euros

Marzo 17, 2016
jose luis montes toyos

El pasado 11 de mayo el Fiscal de Ginebra, Claudio Mascotto, remitía al Fiscal Jefe de Madrid, Javier Polo, una solicitud de apoyo en la investigación que se sigue en el país alpino por la ocultación de dinero procedente de una expropiación de terrenos en Madrid relativa a la finca “Las Jaboneras”, de 22.000 metros cuadrados, antigua propiedad de los marqueses de Molins. Una larga historia que trae cola y que apunta directamente a José Luis Montes Toyos, denominado “el cura de los nobles”, que es párroco de la Parroquia Real de San Ginés y que  ostenta el cargo de delegado episcopal del Patrimonio Cultural de la Archidiócesis de Madrid. Un personaje con el poder suficiente para sugerir canales de venta de obras de arte de Conventos e instituciones religiosas, que, carentes de liquidez, buscan encarar su precaria situación mediante la enajenación de su patrimonio histórico.

Un escándalo que estalló cuando en la primavera de 2010 Blanca Roca de Togores y Bruguera, hija del anterior marqués de Molins, denunció a Carlos Montes Toyos, el hermano abogado del citado párroco que hasta entonces había oficiado de confesor de la denunciante y de sacerdote de confianza de toda la familia, acusándole de estafa y de apropiación indebida por haberse quedado con los casi 15 millones de euros que el Ayuntamiento de Madrid pagó como justiprecio de la expropiación de “Las Jaboneras”, donde posteriormente se levantó el Parque Tierno Galván. Una finca histórica que los Roca de Togores adquirieron a comienzos del siglo XX, de cuyo destino se hizo cargo este cura conocido por su exquisito gusto por el arte a quien, en días pasados, se veía salir de una prestigiosa casa de subastas madrileña.

El Ayuntamiento de Ruiz Gallardón, como no, de por medio

Las ingenuas hermanas Blanca y Carmen Roca de Togores y Bruguera, sobrinas de aquel vizconde de Rocamora que fue la mano derecha de don Juan de Borbón durante tantos años, heredaron la propiedad a la muerte de sus padres a mediados de los años 80 quedando ésta vinculada a la sociedad Peña Prieta. Fue entonces cuando el sacerdote de confianza de la familia y su hermano abogado animaron a las herederas a desprenderse de una propiedad, que estimaban era de escaso valor y que fue adquirida por su supuesto testaferro de ambos, Roberto Herrero Pacheco, por la mínima suma de 432.908 euros. Poco después, en 2004, el Ayuntamiento de Madrid, entonces regentado por Alberto Ruiz Gallardón, decidió expropiar el bien para levantar en sus terrenos el Parque Tierno Galván, pagando a los nuevos propietarios de Peña Prieta la suma de 14,75 millones de euros que, al parecer, acabaron en manos de estos dos hermanos a través de una nueva sociedad denominada Fincas Ubiro que está extinguida desde 2013.

parque enrique tierno madrid
Parque Enrique Tierno Galván en Madrid

De ahí la denuncia de Blanca Roca de Togores en 2010, que ha permitido rastrear todo un entramado societario de los hermanos, el sacerdote y el abogado, que implica cuentas vinculadas a empresas domiciliadas en Panamá y en Belice cuyo beneficiario parece ser el propio párroco según consta en la documentación del sumario. Cuentas abiertas en los bancos Pictet (Ginebra), LB Swiss (Zurich) y Credit Suisse (Ginebra) que están a nombre de las sociedades Blackbird Holdings, Flaran Investments, Patramad Bowman Assets, y Tachbrook Holding.

Conexiones con el Caso Nóos y el Caso Gürtel

La UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal), detectó en su Informe maniobras del abogado que demuestran un claro ánimo de ocultar fondos pertenecientes a las dos hermanas, así como un intento de acreditar que su actuación era conocida por Carmen Roca de Togores y por su hija María Marta Benjumea, cuyo hermano Pablo también se ha sumado posteriormente a la causa aportando nueva documentación en septiembre pasado. Fruto de ello y gracias a las aportaciones del banco Cramer & Cie se ha afirmado que Carlos Montes, el hermano del párroco, habría ingresado en esa entidad bancaria dos millones de libras esterlinas en efectivo en junio de 2008, al tiempo que la fiscalía suiza asegura que entre enero y marzo de 2006 Montes ordenó varias transferencias por más de un millón de euros a varias sociedades británicas como Islandmark UK y españolas como Tilbury Business o Wonderbussiness, entre otras, sospechándose que este complejo entramado de blanqueo de dinero pudiera estar así mismo vinculado a la trama Gürtel, pues se habla de posibles transferencias de fondos a sociedades de Ramón Cerdá Sanjuan, fundador de algunas de las empresas implicadas en el Caso Gürtel, administrador de Tilbury Business, y en quien parecen confluir también otras tramas como la de Marsans o la del Caso Nóos . Entre tanto, el cura de San Ginés, que curiosamente forma parte de la Junta de Asesores de la Fundación Botín, continua al cargo de una Parroquia llena de tesoros artísticos.

Ricardo Mateos