Menú Portada
¿Será la defintiva entre el deportista y la presentadora?

Nueva crisis entre Guti y Arancha de Benito

Febrero 17, 2009

No corren buenos tiempos para una de las parejas más controvertidas del panorama rosa. A pesar de que su relación parece resquebrajarse irreparablemente, sus mechas continúan milimétricamente estudiadas.

pq_703_gutiarancha.jpg

Los que conocen las intimidades del matrimonio del futbolista José María Gutiérrez Guti y la presentadora Arancha de Benito ya no se perturban ante los constantes baches a los que hacen frente. La suya es una relación tallada inusualmente, que se alimenta de unas crisis pasajeras de las que siempre logran reponerse. No obstante, insisten en que, en la actualidad, la pareja atraviesa una de sus peores rachas. Arancha parece tenerlo claro, a pesar de que públicamente niega y reniega.  No es de esas que tientan al destino con un abultado cheque de por medio. No suele hablar ni desvelar. Tanto es así, que el propio deportista podría haber confesado a sus más allegados que su matrimonio anda como barco a la deriva. Tocado y prácticamente hundido. La crisis parece insalvable. Son muchos los remaches que llevan y no hay tanta tela en la que colocarlos. Al parecer, todo empezó hace unos meses cuando, en una fiesta organizada en la discoteca Budha, José María conoció a Marisa, concursante de ‘Hombres, mujeres y viceversa’, a quien perseguía con la mirada. Dicen que las conversaciones que mantuvieron al ritmo de la música pachanguera –y que desembocaron en una amistad- lograron empalidecer a una Arancha que sigue enamorada. Aquella noche, en la que las palabras fueron navajas, Guti conoció el sabor amargo de la soledad en la casa que compró unilateralmente hace algún tiempo (y que iba a servir como refugio para una amiga del matrimonio que había decidido ser madre soltera). Allí es donde se refugia siempre que el amor se transforma en desesperación. Desde entonces, las aguas bajan algo turbias entre ambos. Y parece que no hay solución a la vista. Seguro que encuentran la forma para reconciliarse y olvidar de los miedos y temores. Ahora negarán.