Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Suscríbete a nuestro Boletín


Tipo de Newsletter

Indique cómo desea recibir nuestro servicio gratuíto de Newsletter:


Condiciones de suscripción



Los campos con * son obligatiorios

Popular posts

Nico Rosberg fue el mejor y se llevó su primer título mundial de Fórmula 1 en un final de infarto

Noviembre 28, 2016
rosberg1

El título de Campeón de Mundo de Fórmula 1 logrado por Keke Rosberg ya no se sentirá tan solo en la estantería de la familia Rosberg. Tras cita final del calendario en Abu Dhabi tendrá compañía con el logrado por Erik Nico Rosberg, hijo del primero. Si es difícil ser el más rápido del planeta, mucho menos frecuente es repetir la hazaña de tu padre en una suerte de herencia de la velocidad. Si en muchas ocasiones el flamante campeón ha sido ninguneado por otros competidores ante su falta de agresividad y mordiente en comparación con la de otros pilotos más correosos y explosivos, su buen hacer al volante le han traído su primera corona mundial tal y como la que recogió su progenitor en el Gran Premio de Las Vegas de 1982.

Rosberg ha realizado una temporada limpia, elegante, con nueve victorias por diez de su más directo rival, Lewis Hamilton. Nico ha acumulado los 385 puntos con cinco puntos de diferencia sobre Hamilton, pero no se puede decir a las claras quien ha sido el mejor, porque los dos han realizado una temporada magnífica. De hecho, llegaron con doce puntos de diferencia a la cita final, y de no haber roto su motor el ahora subcampeón, muy probablemente se hubiera llevado su cuarta corona, tercera consecutiva. El título 2016 pertenece a Rosberg sin ápice de duda basado en su constancia, buen hacer, y mantener la cabeza fría en momento complicados. Si hubiera caído en manos de su compañero, lo sería por velocidad pura, golpes de genialidad, y experiencia previa ante otros rivales de su talla.

rosberg2

Emoción antes de la prueba

Todo acabó como empezó en Abu Dhabi, cita final del sexagésimo mundial de Fórmula 1, pero en una carrera repleta de simbolismo por la cantidad de pequeños detalles que la hicieron especialmente emocionante incluso antes de comenzar. El hijo de Felipe Massa recibió un permiso especial para saludar a su padre al salir a pista desde el box de Williams, porque será la última vez que lo haga en la Fórmula 1. El brasileño se retira de la competición en al menos esta categoría tras catorce temporadas en activo. También fue un día especial para Jenson Button, que tuvo un remate agridulce. Con el anuncio del belga Stoffel Vandoorne como compañero de Fernando Alonso a partir de 2017, el papel del británico quedaba en un limbo deportivo denominado “año sabático de las carreras, pero como piloto suplente en caso de ser necesario”. Decirle esto a alguien que lleva década y media disputando carreras contra la élite y posee un título de campeón resulta difícil de digerir, y la coherencia llegó cuando días antes de la prueba de Abu Dhabi anunció que dejaría de correr en esta cita. El remate de su carrera no pudo ser más desafortunado: tras golpear con excesiva contundencia uno de los pianos del circuito su tren delantero dijo basta. Jenson abandonó en mitad de la prueba sin poder volver a ver una vez más la bandera arlequinada. Al bajarse de su maltrecho McLaren acudió a boxes y abrazó a su madre, amigos y familiares a celebrar el fin de su era en la F1.

rosberg3

La carrera final

Pero lo que ocurrió durante cincuenta y cinco vueltas en el emirato hizo contener la respiración a millones de aficionados de todo el mundo. Con un inicio de carrera limpio, y media prueba que podría ser tildada de normal, los juegos estratégicos, las paradas exóticas y el avance en pista de Sebastian Vettel, Max Verstappen y Daniel Ricciardo añadieron una salsa al final. Para Rosberg todo consistía en no alejarse demasiado de Lewis, que partía primero desde la parrilla de salida, y tuvo que fajarse contra el piloto holandés en una muy acertada maniobra so pena de ver marcharse a Lewis. El problema no era tanto que se fuera, sino que entre Nico y él se colasen otros participantes. De haber acabado cuarto, Rosberg hubiera perdido su flamante corona, y esto fue lo que intentó durante los compases finales de la prueba Hamilton. Deceleró su ritmo hasta a más de un segundo por giro; no es que no quisiera ganar como al final ocurrió, sino que quería atacar a su compañero a base de ralentizarse la prueba y dar oxígeno a otros participantes para que le dieran caza. El británico tuvo que explicar esta jugada en la rueda de prensa posterior, su equipo aclaró que recibió órdenes de no hacerlo y que todo esto partió del propio piloto de manera improvisada ante la situación.

En definitiva, temporada perfecta para Rosberg, que ha superado en la pista a su compañero tricampeón, a pesar de haber realizado ambos una temporada excepcional. Es el primer título del germano, tercero consecutivo de Mercedes, y segundo del hijo de un campeón en conseguirlo tras Damon Hill. Su padre, Keke, no quiso estar en el circuito para no restar protagonismo a su hijo, pero estaba a unos 150 kilómetros, en Dubai. Al ver lo ocurrido salió disparado en coche para abrazarle. Han tenido que pasar casi tres décadas y media para poder hacerlo. Final de año electrizante a pesar de lo poco competido en cuanto al resto de competidores, que sólo han logrado robar dos victorias de las veintiuna pruebas disputadas. El año que viene, con el cambio de reglamento de los coches, es muy posible que veamos otra cosa muy distinta y de ahí la enorme impaciencia por ver los coches nuevos el 27 de febrero en el circuito de Montmeló.

José M. Zapico

@virutasF1