Menú Portada

Neymar, ese jugador capaz de hacer perder la cabeza a cualquiera, divide al barcelonismo: ¿Que se vaya lejos con su padre o que se quede para siempre?

Julio 24, 2017
neymar

Viendo el partido de Neymar ante la Juventus en el estreno de Valverde como técnico de Barça, uno entiende perfectamente que cualquier club del mundo pueda perder la cabeza por el brasileño. El Barça lo hizo en su momento y lo ha pagado con creces: imputaciones, problemas judiciales y descrédito para una institución histórica. Pero claro, luego le ves manejar la bola, driblar, encarar, hacer magia en el verde y te olvidas de todo. Así pues, la pregunta que ahora se hace el barcelonismo está clara: ¿Compensa tener a un jugador así? La respuesta no es nada sencilla.

Aunque no se crean, lo era hace unas horas, justo antes de que el brasileño se marcase diferencias en su debut de esta temporada. Las informaciones que iban surgiendo alrededor del posible interés del PSG fueron quemando a la afición blaugrana progresivamente. Todo parecía desembocar en la figura de Neymar Sr. El padre del jugador se resiste a ceder protagonismo a su hijo y, según parece, quiere llevarse una parte cuantiosa del pastel. No es ninguna novedad, ya ocurrió en el anterior ‘caso Neymar’, el que puso en guerra a Real Madrid y Barcelona y que tuvo un desenlace ya conocido por todos.

El papel del padre del astro brasileño

Neymar Sr siempre ha ido un paso más allá. Durante la temporada han sido varios los vídeos que el futbolista brasileño ha grabado para responder a alguna crítica o ataque. En ellos suele estar su padre, desafiante, como un macarra de 50 tacos. A esto hay que añadir que parece que quiere arruinar al Barça (o a otro club), con lo cual la afición no lo tiene en buena estima.

Pero es que además la directiva se lo está pensando muy mucho. El club azulgrana ha hecho tal esfuerzo económico por su principal estrella –Leo Messi– que sostener otro sueldo de súper estrella le está mermando en el mercado. No hay dinero para hacer ninguna incorporación de caché más (sería el coste del fichaje más el sueldo del crack en cuestión). Es comprensible que el propio jugador, siempre muy respetuoso con Messi, quiera dar el salto y convertirse en el referente de otro club. Y si llegan los 222 millones de su cláusula, el Barcelona podrá coger oxígeno, sanear sus cuentas y poder iniciar un nuevo proyecto donde la MSN pase a la historia. Desde este prisma, parece que todos saldrían ganando.

Todo este argumentario está muy bien y entra dentro de la más aplastante lógica, pero después está el fútbol. Y en eso Neymar está en otro mundo (Messi está en otro planeta). El recuerdo de su fútbol era vago e impreciso pero lo visto en la Internacional Champions Cup refrenda una realidad incontestable: a día de hoy no hay jugador en el mercado que se asemeje a Neymar. Por arriba están (no se sabe por cuánto tiempo) Messi y Cristiano. Pero nadie más. El brasileño, con 25 años, podría estar iniciando el mejor momento de su carrera, razón que tampoco invita a la venta.

Vuelco tras vuelco

Como todo serial que se precie, el culebrón Neymar colecciona giros en su guion. Primero, el optimismo. Según RAC1, el carioca tuvo recientemente una charla con tres de los pesos pesados del vestuario: Messi, Luis Suárez y Piqué. Los dos primeros, como amigos, le intentaron convencer para que se quede y el tercero, más como capitán oficioso, le hizo ver que no puede dejar que la montaña siga creciendo porque la imagen del Barcelona se está viendo deteriorada.

Pero en las últimas horas volvió a aparecer el padre en escena y la situación se puso de nuevo negra. Las últimas informaciones indican que Neymar Sr se reunió con directivos del Barça después del choque ante la Juventus para dar una suerte de ultimátum: o le mejoran el contrato o se marcha. Y cuando parecía que la cosa se quedaba así, irrumpió Piqué en las redes sociales para colgar una foto con el susodicho anunciando que “se queda”. Lo hizo justo cuando comenzaba el primer partido de pretemporada del Real Madrid. Genio y figura.

¿Será esta la última novedad? Imposible saberlo cuando se trata del interminable ‘caso Neymar’.