Menú Portada

MotoGP se acerca al ecuador del Campeonato con Márquez “quemado por dentro” por no ganar carreras a pesar de su liderato, Lorenzo resignado a su bloqueo de pilotaje en agua y Pedrosa criticado hasta por los suyos

Julio 8, 2016
marquez pedrosa lorenzo

Estamos en tiempo de transición hacia el ecuador de la temporada de MotoGP, el GP de Alemania que se celebrará en el circuito de Sachsenring el próximo 17 de julio. La estadística revela que, quien sale líder de Sajonia, gana el título en Valencia. Fue precisamente el año pasado cuando esta “tradición” le dio la espalda, precisamente, a Valentino Rossi.

Los de Yamaha, sin excusa

No es la primera vez que Rossi se pone las orejas de burro. El “cero” de Assen fue responsabilidad suya, según él mismo dijo. Es el gran problema de este año: si te pasas cuatro kilómetros por hora de velocidad con el neumático delantero, se va sin avisar y ruedas por los suelos. También con el de lluvia. Rossi iba perdiendo terreno justo antes del parón de la carrera y tras la reanudación salió como un tiro y acabó pagando su ambición como si fuera un novato.

Por su parte, Jorge Lorenzo tampoco se esconde: si no siente la rueda delantera no puede correr. Y, si el sitio en el que esto le ocurre es Assen, peor aún. Para el español es difícil admitir este problema, pero ya es una realidad: la machada que hizo aquí en 2013, operándose la clavícula en Barcelona y corriendo día y medio después, le ha pasado factura. Aquello fue una locura que hizo reflexionar al Campeonato (jamás han vuelto a permitir que un piloto corra así) y probablemente habrá marcado la carrera de Lorenzo para siempre. Y las especulaciones sobre su fututo con las cuatro ruedas tras su paso por Ducati se sustentan en todo esto.

Marc es líder, pero ¿es feliz?

Marc Márquez deja ver su conflicto interior una vez más. No es la primera vez que el piloto de Cervera habla de este tema, pero sí que es verdad que, nunca hasta ahora, en toda su carrera deportiva, había renunciado tantas veces seguidas a su espíritu de ganador.

Desde que Márquez renunció deliberadamente (como él mismo dijo) a luchar por la victoria contra Jack Miller, todos los analistas de MotoGP han recalcado la inteligencia con la que el piloto español afronta esta temporada. Dicen que la “M” de sus iniciales ha pasado, por fin, a ser la “M de madurez”. Se olvidan, que en el nombre de Marc Marquez hay dos “emes” y la otra es la que de verdad le hace feliz: la “M de magia”.

Porque, lo que se ha dedicado a hacer Márquez en el Mundial de Motociclismo, hasta 2014, más allá de ganar títulos, ha sido magia. La victoria de Moto3 en Portugal, la remontada de Cheste en su última carrera de Moto2… Y ya en MotoGP, en 2013 y 2014: Laguna Seca, Jerez, Mugello, Aragón… Aquí la lista de momentos épicos para la historia es enorme, hasta que llegamos a la pole dramática de Austin en 2015.

Después llegó Argentina y Valentino Rossi le dio la lección más amarga de su vida: es mejor acabar segundo que por los suelos. Ese 2015, le pregunté cara a cara en Jerez si se conformaría con no ganar y me dijo: “No es mi estilo”. Y el domingo hizo segundo tras Jorge Lorenzo. Este año, de nuevo en Jerez y tras hacer un tercer puesto, le pregunté por ése Marc mágico y me dijo que seguía agazapado esperando su momento para volver a ser el de siempre. Entre la moto y el equipo, no le dejan hacer la magia que tan felices nos hace a todos, empezando por él mismo: “El año anterior Emilio Alzamora me hizo ver que se tiene que saber hacer segundos puestos, aunque eso me quema por dentro. Tengo ganas de vencer y nos tenemos que mentalizar. Si por las razones que sea no se puede conseguir el triunfo en Alemania, pues no se puede”.

La realidad de la tabla de puntos confirma que Marc Márquez ha acertado tras ceder la victoria en Mugello, Montmeló y Assen, aunque en la Toscana fue un triunfo de Lorenzo, y en Catalunya de Rossi, de poder a poder. Lo de Miller es otro tema. Rendirse ante un piloto que no es rival, que va con una moto claramente inferior y que además ha sido el gran enemigo de tu hermano en el pasado, puede haber dolido más de la cuenta; a pesar de los fríos puntos conquistados a estas alturas de año.

Porque Marc Márquez tampoco lanza las campanas al vuelo: “No pensaba estar así para nada. Veía una montaña muy grande y quizá darme cuenta de que no iba a ser fácil me ha hecho estar aquí. Este año he trabajado más que nunca y lo estamos consiguiendo. Pero no hemos llegado ni a la mitad y no llevo ni una carrera de ventaja. Falta mucho.”

Dani Pedrosa, criticado por los suyos

Dani Pedrosa está resignado a sufrir con su moto lo que resta de temporada. Este 2016 puede ser el primero, para el piloto de Castellar del Vallés, en el que no consiga ni una sola victoria, tras una década como piloto oficial de HRC en la categoría reina del motociclismo.

Su evidente bloqueo mostrado ante la prensa en las dos últimas carreras sigue siendo un asunto candente dentro del equipo de fábrica de HRC. Tras su renovación por dos años, Pedrosa declaró en el GP de Catalunya que la configuración del motor de Honda había sido elegida por Marc Márquez. Y volvió a cargar contra unos neumáticos con los que es incapaz e ir rápido.

En el GP de los Países Bajos Pedrosa ofreció una imagen aún más rendida a la situación que le atenaza, respondiendo con monosílabos ante la prensa y llegando a tener desplantes verbales con otros pilotos como Cal Crutchlow en la comisión de seguridad. Los entrenamientos fueron un desastre, salió muy retrasado en la carrera, que fue suspendida justo cuando podía remontar; y se cayó como tantos otros tras la reanudación.

Las críticas a Pedrosa llegaron incluso desde HRC. Alberto Puig, que además de trabajar para Honda es comentarista de televisión, declaró en directo que su antiguo pupilo debería centrarse más en salir de esta situación y no quejarse tanto de una moto que es la misma que lleva el líder de la clasificación. Y Livio Suppo, director del equipo, negó taxativamente que Márquez fuera el que decidiera sobre las opciones de configuración del motor. Muy a su pesar, muchas miradas estarán pendientes del rendimiento de Pedrosa y sus declaraciones durante el próximo GP de Alemania.

Diego Lacave

@DiegoLacave