Menú Portada

MotoGP llega a Barcelona con tensión en todos los equipos: la más que probable renovación de Márquez en Honda por sólo un año, guerra civil en Ducati por las burlas de Ianonne sobre la lesión de Dovizioso y máxima rivalidad en Yamaha

Junio 3, 2016
Galeria motos catalunya

Este jueves, previo al fin de semana de carreras, han asistido a la rueda de prensa de pilotos: Jorge Lorenzo, Marc Márquez y Valentino Rossi como mejores clasificados provisionales, acompañados de los dos hermanos Espargaró (que están pendientes de su futuro) y Andrea Iannone. Cada uno de ellos tiene frentes abiertos, en sus respectivos equipos, y es que a medida de que avanza la temporada no se cierran los frentes abiertos, lo contrario.

Márquez y su nuevo contrato con Honda

Marc Márquez fue la gran estrella de la presentación del GP de Cataluña y, entre los muchos titulares que dejó a los medios de comunicación, destaca una frase donde cada palabra está medida al milímetro: “La Honda será mi moto el año que viene”. El piloto, además, apuntaba que la firma no estaba estampada aún en su contrato de renovación. También insistió en que no le gusta cómo se ha precipitado todo este año, con los equipos y los pilotos.

Como ya apuntamos el pasado mayo, el representante de Márquez estaría pujando por la posibilidad de firmar solamente por un año. La consigna es clara: si todo se ha acelerado esta temporada, habrá que anticiparse a las negociaciones que se producirán de cara al futuro. En realidad, no es ninguna fórmula nueva; ya lo hizo Jorge Lorenzo en el pasado reciente y Valentino Rossi quiso hacerlo con Yamaha hace casi una década.

Esta opción puede resultar chocante si tenemos en cuenta que el resto de las motos están ya ocupadas durante los próximos dos años; pero las fuentes consultadas nos apuntan que los flecos de los contratos ya firmados por el resto de pilotos podrían llevarnos a grandes sorpresas en este sentido. La frase de Márquez, refiriéndose solamente al “año que viene” puede encerrar un mensaje claro en este momento de su renovación con Honda.

Guerra civil y situación límite en Ducati

Ducati tuvo que elegir entre los dos `Andrea´ que tenía en el equipo para hacerle un hueco a Jorge Lorenzo. Andrea Iannone tiene su futuro resuelto en Suzuki, pero en el GP de Italia, donde hizo podio, dejó varias muestras de su descontento con la decisión de los que seguirán siendo sus jefes este año.

La gota que ha colmado el vaso de Paolo Ciabatti, jefe de Ducati, ha sido la burla de Iannone en sus redes sociales, sobre la lesión que sufría su compañero de equipo. La foto polémica fue retirada, no sin antes recibir duras críticas por parte de sus propios seguidores y su propio manager Carlo Pernat ha tenido que reconvenir seriamente a su piloto por su actitud.

En la dirección de la estructura italiana consideran que la situación ha llegado al límite. Queda mucho año por delante y en el `box rojo´ no están dispuestos a vivir experiencias desagradables cada fin de semana de carreras. El aviso a Iannone ha sido claro: están dispuestos a bajarle de la moto (temporal o indefinidamente) si es necesario. Tienen grandes pilotos de reserva para cubrirle; Michele Pirro lo hizo muy bien en Mugello y hay un australiano que cada vez que puede, viene a los circuitos a ver si le dejan correr. Se llama Casey Stoner; y en Italia fue un invitado de lujo de Lamborghini, marca que, como Ducati, pertenece a Audi.

Y Guerra Fría en Yamaha

Las aguas bajan revueltas en el equipo de Lorenzo y Rossi. La tensión se palpará a ambos lados del `box azul´ este próximo fin de semana en el Circuit de Barcelona-Catalunya,  de toda la vida Montmeló. Después de la celebración del GP de Italia en Mugello, se desveló la que podría ser la causa de la rotura de ambos motores: un exceso de vueltas no controlado por la electrónica.

La exigente recta del circuito toscano, donde se alcanzan velocidades de récord, y su rasante, tuvieron la culpa. Una de las claves de los actuales nervios dentro del equipo está en el flujo de esta información. Lorenzo rompió en el warm up, por la mañana, horas antes de la carrera; que fue cuando el motor de Rossi dijo basta. Desde la “esquina italiana” se quejan de haber conocido esta hipótesis por los medios de comunicación, al acabar el Gran Premio. Dicho de otra manera: el equipo de Rossi se queja de ausencia de información, en este caso concreto, por parte del equipo de Lorenzo.

La “esquina española” de Yamaha también tiene sus argumentos. Aunque pensaran que el problema de exceso de vueltas y la electrónica eran la clave, nadie podría apostar porque fuera a romperse un segundo motor en la misma jornada. En el equipo fluye la información sin problemas; pero del warm up a la carrera es imposible hacer una reunión técnica para hablar de una hipótesis.

Los problemas de la relación entre ambas esquinas del box están creciendo de forma exponencial. Las roturas de motores son el humo de un fuego que se origina en el futuro del equipo técnico de Jorge Lorenzo: aún no está claro quién se irá con él a Ducati. Quizá a lo largo del GP de Cataluña, se conozca públicamente, el destino de cada uno de ellos.

Diego Lacave

@DiegoLacave