Menú Portada

MotoGP calienta motores de pretemporada con las presentaciones de los equipos de fábrica, con dos nombres propios: Jorge Lorenzo y Maverick Viñales

Enero 26, 2017
lorenzo.ducati

El Mundial de MotoGP ya ha vivido las primeras “puestas de largo” de la temporada 2017 con las presentaciones de los equipos oficiales de fábrica de Yamaha y Ducati. Y, de los cuatro pilotos implicados por ahora en ambos eventos, los dos españoles han sido los que han acaparado la atención de los medios internacionales con más intensidad; y por motivos semejantes. Pero con matices muy diferentes…

Movistar Yamaha Team: vuelta a casa

El cuartel general de Telefónica de España en Madrid volvió a ser el escenario elegido dos años después. Tras la “traumática” cancelación de la gala de celebración del triplete de títulos en 2015 y la gélida presentación de 2016 en Barcelona, en la que Rossi y Lorenzo casi ni se miraron (el saludo fue protocolario); por fin, con la llegada de Viñales, pudimos vivir en directo un evento de color azul y con sabor a fiesta.

Valentino Rossi fue el primero en señalar que este parón invernal ha sido mucho más tranquilo y sosegado que el del año anterior; con toda la resaca del triunfo final de Lorenzo en 2015 y el inicio de su guerra, que ya será eterna, contra Marc Márquez. Y Valentino aprovechó para recordar que es el actual campeón de MotoGP el gran favorito y su mayor rival para este año. Pero, inmediatamente después, señaló a su recién llegado compañero de equipo como candidato serio al triunfo final; sin olvidarse de Lorenzo con la Ducati.

Maverick Viñales asumió esta responsabilidad sobrevenida sin pestañear ante un inmenso y abarrotado auditorio. Y mucho tiene que ver la espectacular adaptación del piloto a la nueva Yamaha M1, que estrena un nuevo chasis que ha gustado mucho a ambos pilotos. No se dijo en público en ningún momento, pero en los corrillos con los periodistas de más confianza, distintos miembros del equipo hablaban sin tapujos de cómo el español había superado al italiano por un segundo en los tiempos de los test de Sepang. Parece claro, por otra parte, que la intensidad con la que ha aterrizado Viñales en Yamaha contrasta con un veterano Rossi que, sin duda, se habrá tomado con mucha más calma su “vuelta al cole” particular.

El “Anti-Márquez”

La anécdota de la jornada de Yamaha en Telefónica la protagonizó Viñales, al que, desde las redes sociales, en España, empiezan a denominarle el “Anti-Márquez”. Rossi rechazó el apodo del novato, apuntando con buen criterio que, si bien los catalanes son coetáneos, y se espera que rivalicen durante muchos años en el futuro, para este año está claro que Viñales será un rival duro para todos los que siempre han estado arriba peleando por victorias los últimos años. Veremos, en alguna carrera, si la experiencia del de Tavullia le lleva, en alguna ocasión, a esperar agazapado mientras la “sangre joven” se bate en duelo y toman riesgos gratuitos.

rossi.mack.yamaha
Maverick Viñales y Valentino Rossi

El dueño del mote, por su parte, no solamente no rechazó el sobrenombre; sino que esbozó una sonrisa sincera y feliz, para apuntar que, desde luego, Márquez es el piloto al que quiere ganar, pero sabiendo que tendrá que dar mucho más allá de su cien por cien para lograrlo. Viñales apuntaba después, en una charla distendida, que le parecía bien que los aficionados hicieran sus bromas siempre con respeto. A ninguno se le escapan los rumores que hace un año apuntaban a un posible veto de Márquez para que Viñales no llegara a Honda como estaba previsto, y lo cierto es que Yamaha fue el único equipo puntero al que el de Rosas pudo optar, y con mucha dificultad; puesto que su destino en MotoGP parecía diseñado para que permaneciese en Suzuki más años.

Ducati y Lorenzo: luna de miel

Bolonia fue el escenario elegido por la mítica compañía italiana (un día después de Yamaha), que tiene un peso industrial sensiblemente inferior a sus competidores japoneses y además pertenece a Audi, para escenificar por fin el matrimonio del año: Jorge Lorenzo y la flamante GP17.

Lorenzo se subirá a su nueva Ducati en breves días, y señala que es un equipo muy familiar y muy apasionado. Recuerda el test casi furtivo de Valencia y el gran impacto que le causó y lo diferente que es todo comparado con su antigua Yamaha. Sabe que en circuitos revirados sufrirá, pero asume que ha venido a este equipo porque le necesitan para ganar. Y ahora solamente quiere disfrutar del idilio que está en marcha sin obsesionarse con los resultados. Tiene dos años de contrato para conseguir la machada de ganar con una marca con la que sólo ha ganado Casey Stoner, y si no lo consigue, siempre tendrá 25 millones de buenas razones para no arrepentirse jamás de haberlo intentado.

MotoGP ya está en marcha, y cada semana daremos cuenta de sus evoluciones de pretemporada, presentaciones pendientes de Honda, Suzuki, KTM o Aprilia y los test de febrero en Sepang. Todo un calendario de eventos que culminarán con el arranque de la temporada, a finales de marzo, en el desierto de Losail.

Diego Lacave

@DiegoLacave