Menú Portada
¿Podrá la abogada liquidar políticamente a Ruiz Gallardón?

Montserrat Corulla, a punto de “largar”

Septiembre 24, 2008

Cuando el caso Malaya ha finalizado en su fase de investigación y está a punto de terminar la instrucción del mismo, una de las más famosas y controvertidas procesadas, la llamativa abogada Monserrat Corulla, a la que el juez instructor acusa de ser una testaferrro de Juan Antonio Roca –cerebro de la trama- parece pasar por momentos difíciles por cuanto puede volver a la cárcel durante una larga temporada y además tendrá que afrontar una pena económica impresionante, superior a los 30 millones de euros en concepto de responsabilidad civil.

pq__corulla.jpg

Fuentes cercana a la controvertida abogada –utilizada en su día electoralmente por el hoy ministro de Industria, Miguel Sebastián, contra su adversario Alberto Ruiz-Gallardón– han dejado caer que la presunta testaferro podría “largar” porque parecen existir pruebas fehacientes de que la relación entre la atractiva abogada y el alcalde de Madrid no era sólo “personal”.
Dicho de otro modo, que Montserrat Corulla (hasta ahora completamente silente), podría poner blanco sobre negro en qué consistía esa relación con el ambicioso primer edil madrileño y poner en muchas dificultades a Gallardón. Además, podría explicar los “movimientos” de algunos de los colaboradores políticos más estrechos de don Alberto, en especial el vicealcalde Manuel Cobo, para intentar tapar esa relación no sólo cuando estalló el escándalo, sino también en meses posteriores al objeto de salvar el pellejo de su jefe.
Lo que sorprende en la instrucción del sumario referido es que, de entre las conversaciones grabadas legalmente por la Policía, se “levantaran” otras efectuadas entre Corulla y Gallardón cuando en el mismo sumario aparecen otras grabaciones de Corulla con relaciones sentimentales que nada aportan a la causa. ¿Beneficio político? ¿Favor por parte del fiscal del caso? ¿Ambas cosas a la vez? Y lo curioso del asunto es que personas de confianza de Gallardón, como Marisa González, directora general de Medios del Ayuntamiento de Madrid, ha tenido acceso a esas grabaciones.
El hecho cierto es que si Gallardón y sus colaboradores pensaban que la larga sombra de Monserrat Corulla se había esfumado, se equivoca por completo. Esto no ha hecho más que empezar y Corulla tiene en sus manos el destino politico del controvertido alcalde madrileño. A la abogada madrileña le asusta las indemnizaciones que, judicialmente, tendrá que hacer frente. Sus antiguos “amigos” la ningunean y ella quiere salvar la cara a costa de lo que sea. Alberto Ruiz Gallardón tiene un problema.