Menú Portada
Las palpitaciones discotequeras de Carlos Lozano y Hanna

Mónica Hoyos intenta poner celoso a Carlos Lozano

Septiembre 4, 2007

Dice la copla que una mancha de mora con otra verde se quita. Arriesgada afirmación que parece haber corroborado un Carlos Lozano que, tras la tormentosa separación de Mónica Hoyos, ha encontrado el amor en una cantante novel que empieza a arrasar en las listas de éxitos: Hanna

MONICAHOYOS.jpg

Dice la copla que una mancha de mora con otra verde se quita. Arriesgada afirmación que parece haber corroborado un Carlos Lozano que, tras la tormentosa separación de Mónica Hoyos, ha encontrado el amor en una cantante novel que empieza a arrasar en las listas de éxitos. Hanna interpretó parte de la banda sonora de la película La Juani, y es la artífice del tema que sirve para promocionar la próxima vuelta ciclista a España. Su relación, que cuasi se solapó con el final de su desamor con Mónica Hoyos, nació entre unos algodones de cautela que se han convertido en pasión desgarrada. Pese a que algunos creen que se trata sólo de un ronroneo-veraniego-pasajero, lo cierto es que tanto Carlos como Hanna afirman sentirse más que ilusionados. Lozano ha recuperado la vitalidad que añoraba, redescubriendo cuán dulce es el amor verdadero. Cerca de tres meses de relación le han bastado para saberlo. Tanto es así, que ya ni siquiera tartamudea al presentarla como la mujer de su vida. Aquella con la que compartir planes de futuro y sueños a corto plazo. Sus paseos a la luz de la luna empiezan a ser la tónica habitual. Sin embargo, a la cantante –una mezcla entre Bebe y la Mari de Chambao- le apasiona el mundo de la noche. Por eso, la pasada semana aceptaron la invitación para acudir a una fiesta privada que tuvo lugar en una conocida discoteca. Al ritmo del regeaton, Carlos y Hanna desataron sus instintos más carnales sin temer miradas indiscretas. El presentador saboreó incansablemente los carnosos labios de su acompañante, quien también magreó su fornido cuerpo como deseando tenerlo cerca. La noche murió para dar paso a la madrugada y sus brazos continuaban entrelazados, dándole rienda suelta a la pasión. Poco tiempo después, la pareja abandonó el lugar con rumbo desconocido.
 
Y Mónica está de morros
 
La revista ‘Interviú’ publica esta semana un reportaje fotográfico en el que se deja al descubierto la feminidad de Mónica Hoyos. Las controvertidas fotografías –posadas pese a que se juegue al despiste con un robado cantarín- forman parte de la estrategia de la modelo para reconquistar al célebre presentador de los hoyitos. Como decir sin palabras que se ha perdido a un cuerpo que todavía late de deseo. Mónica siente una atracción incurable por el hombre junto al que ha protagonizado una historia de amor tan inestable como traumática. Los enfrentamientos verbales se sucedían con pasmosa asiduidad. Incluso el despertar del sol podía llegar a ser motivo de fuerte discusión. Sus diversas formas de concebir la vida terminaron por ahogar en el barrizal los sentimientos del madrileño, que pasaba largas temporadas en el monte, huyendo del bullicio de la ciudad en la que todavía reside la exuberante morena. Tal es el enfrentamiento que mantienen en la actualidad, que en breve podrían iniciar las acciones pertinentes para obtener la custodia de la pequeña. Tiempo.
 
Por Saúl Ortiz