Menú Portada
Le ha sido confiada la supuesta cabeza embalsamada de su antepasado el rey Enrique IV a la que considera como "patrimonio nacional"

Monárquicos franceses se preguntan si Luís Alfonso de Borbón se someterá a las pruebas de ADN para demostrar su legitimidad como aspirante a la corona de Francia

Octubre 20, 2013

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

El conde de París, Enrique de Orleans, que le disputa la jefatura de esa casa real, salió al paso de aquella acción afirmando que “acaparar los oropeles de la historia es una forma de intentar probar que se existe”
Una comparación del ADN de la reina Ana de Rumania, princesa de Borbón-Parma, ya demostró que la famosa cabeza no podía pertenecer a Enrique IV y otra, en este caso de los príncipes Sixto y Axel de Borbón-Parma y del príncipe Joao de Orleans-Braganza, han ratificado esa misma realidad

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Parece que a Luis Alfonso de Borbón se le complican las cosas en Francia después de que meses atrás le fuese confiada la supuesta cabeza embalsamada de su antepasado el rey Enrique IV, que él -como jefe que se considera de la casa real francesa-, recibió con todos los honores definiéndola como“patrimonio nacional” y manifestando su deseo de que fuese enterrada con todos los honores en el panteón de los reyes de Francia, en la Basílica de Saint Denis de París. Ya en aquel momento el conde de París, Enrique de Orleans, que le disputa la jefatura de esa casa real, salió al paso de aquella acción afirmando que “acaparar los oropeles de la historia es una forma de intentar probar que se existe”.

Sin embargo, las cosas parecen haber cambiado mucho en las últimas semanas pues una primera comparación del ADN de la reina Ana deRumania, princesa de Borbón-Parma, ya demostró que la famosa cabeza no podía pertenecer a Enrique IV y hace tan solo unas semanas unas nuevas pruebas de ADN, en este caso de los príncipes Sixto y Axel de Borbón-Parma y del príncipe Joao de Orleans-Braganza, han ratificado esa misma realidad. Además, estas nuevas pruebas han servido para clarificar que los citados príncipes descienden sin rastro de ilegitimidad de Luis XIV de Francia y de su hermano el duque de Orleans invalidando con ello numerosas leyendas históricas de largo recorrido.

Peticiones para que se haga la prueba de ADN

Pero, por contrapartida, dejan ahora abierta la puerta a que Luis Alfonso de Borbón, que fundamenta sus pretensiones en Francia a ser el descendiente de la rama mayor de los Borbones, se postule para probar también a través de pruebas de ADN su propia legitimidad cosa que ya se le está solicitando en numerosos foros pero que debe de  llenarle de inquietud. La mayoría de estudios históricos dan por cierto que los Borbones de España no descienden del esposo de nuestra reina Isabel II, y de comprobarse mediante pruebas de ADN que eso es realmente cierto, y no sólo una leyenda más, el duque de Anjou quedaría completamente deslegitimizado en su pretensión a la corona de Francia.

Una difícil papeleta para Luis Alfonso de Borbón, que entre tanto continúa con su activa vida social en Madrid mientras visita las obras de su nueva y magnífica casa en el ese exclusivo lugar de las afueras de la capital conocido como “La Finca”, cuyo costo se estima en nueve millones de euros. Todo ello sin olvidar que sobre su cuñado Francisco d’Agostino, esposo de Victoria Vargas, pesa una demanda en los Estados Unidos por soborno a altos cargos del gobierno de Chávez mientras en España d’Agostino ha saltado a los titulares de la prensa por ser uno de los compradores (junto con otros potentados venezolanos como Carolina Herrera),de la finca de 7.000 hectáreas llamada “El Alamín” (una antigua propiedad de los marqueses de Comillas en la provincia de Toledo), adquirida en pública subasta tras su embargo al empresario Gerardo Díaz Ferrán, ex presidente de la CEOE, fundador del conflictivo Grupo Marsans, y actualmente en prisión tras ser acusado en diciembre pasado de alzamiento de bienes.

Celebraciones no tan regias

Luis Alfonso y su esposa son, además, directores suplentes del Banco Occidental de Descuento, del que son vicepresidentes Francisco d’Agostino y la suya, que se define como “una institución financiera comprometida con el desarrollo sostenible, económico, personal y social de sus trabajadores, sus familias y el entorno social en el que opera la labor empresarial del banco”.

Mas si a Luis Alfonso se le ponen las cosas difíciles en Francia, la ex emperatriz Farah de Irán ha celebrado su 75 cumpleaños relegada al olvido y en Inglaterra los duques de Cambridge pasan por jornadas jubilosas ante el bautizo este miércoles día 23 de su primogénito, el príncipe George de Cambridge, que se celebrará en la intimidad en la Capilla Real del Palacio de Saint James, en Londres. Apartándose de una larga tradición de padrinos de fuste para los retoños de la familia real británica, William y Kate han preferido delegar ese honor en algunos de sus grandes amigos.

Y es que si William fue apadrinado por el rey Constantino de Grecia, la princesa Alexandra de Kent, la duquesa de Westminster y Lord Romsey, el neófito de los Cambridge será ahijado de jóvenes de la más pujante burguesía del dinero como FergusBoyd, Hugh van Cutsem (esposo de Rose, hija del poderoso clan Astor), o la diseñadora de interiores Emilia d’Erlanger. Pocos serán los llamados a la celebración de este bautizo que oficiará el arzobispo de Canterbury, pues ya se sabe quehasta parientes tan cercanos como la princesa Ana y la condesa de Wessex se contarán entre las ausentes y aún no hay certeza de la presencia de los príncipes Andrés (que de asistir lo haría sin sus hijas) y Eduardo.

Ricardo Mateos