Menú Portada

Mítines y propaganda

Octubre 8, 2012

El bolchevique Aleksandr Rodchenko y el nacionalsocialista Joseph Goebbels, fueron en los años 20 y 30 responsables de la creación de carteles, panfletos y –en suma- estrategias comunicativas cargadas de fuerza, retórica y mensaje que conseguían zarandear al ser humano y despertarlo de su letargo abúlico y apolítico. La campaña electoral previa al 21-O tiene luz verde, y ha comenzado a través de la tradicional pegada de carteles que los líderes políticos realizan en las principales ciudades de la comunidad. Una campaña en la que la verosimilitud de los argumentos y promesas de las formaciones políticas serán el principal sustento de la ciudadanía, pero en la que el cómo jugará también un papel preponderante. Lo propagandístico existe y debe utilizarse –desde una posición moderada y responsable- para, ahora más que nunca comunicar al electorado que Galicia quiere participación y no abstención. Una empresa que precisa despertar a los votantes de su desafección política. Según Pulitzer, “la publicidad es el factor y la fuerza moral más grande de nuestra vida pública”, y la Administración pública es ahora lo que está en juego. Galicia primeiro (PPdeG), É o momento, Galicia decide (PSdeG), Para facerlles frente: Gobernemos a nosa terra (BNG), y Hai que paralos (AGE) serán las máximas con las que los tres partidos de mayor relieve –y un invitado de excepción- en Galicia concurrirán a los comicios.    
 
Las primeras encuestas realizadas por organismos profesionales han arrojado sus resultados. Lejos de la frágil credibilidad que ostentaban los sondeos blandidos por algunas formaciones en la última semana, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) reveló las cifras salientes de un muestreo avalado por cerca de 4.000 encuestas. Según estos datos, el PPdeG mantendría su mayoría absoluta con la consecución de 38 asientos de los 75 de los que se guarnece el Parlamento Gallego. Por su parte el PSdeG bajaría un escalafón y perdería uno o dos diputados para quedarse en 23 ó 24. El BNG llegaría a los 12 ó 13 escaños –saliendo a flote del descalabro de las escisiones- mientras que Xosé Manuel Berias irrumpiría de nuevo en la cámara con la butaca conseguida por Alternativa Galega de Esquerdas –Anova y Esquerda Unida-. Unas encuestas que dejan al PP, nominado por un 27% de los sujetos de la muestra, como el partido que mejor defiende los intereses de Galicia y quien mejor representa las ideas del pueblo.
 
Un fin de semana de altos vuelos
 
El ya extinto fin de semana dejó en Galicia cenizas de la pugna política nacional y autonómica. Rubalcaba y Rajoy trasladaron por un día –y los que están por venir- su gabinete de trabajo al noroeste español y arroparon a los suyos en las primeras horas de campaña gallega. El líder socialista reprobó desde Viveiro tanto al Gobierno Central como al gallego, por las que él consideró como “grandes mentiras” enunciadas por los populares para llegar al poder. Por un lado recriminó a Rajoy su silencio en torno al tema de las pensiones y vaticinó que “será en la primera semana de diciembre cuando declaren lo que piensan hacer” –los populares- que según el líder socialista será “no actualizar las pensiones”. Por otro -y en la línea marcada por Pachi Vázquez un día antes, cuando emplazó a Núñez Feijóo “para que enseñe los contratos de Pemex en un plazo de 24 horas”Alfredo Pérez Rubalcaba criticó al candidato popular por ocultar el contrato con la petrolera mexicana para la construcción de buques en los astilleros gallegos –un contrato que luce su correspondiente nota de prensa en la página web de la multinacional americana como mejor garante-. En este punto, Alberto Núñez Feijóo salió a la palestra en un acto público en el Fórum Carballo, donde aseguró tajantemente que “no solo hay contrato con Pemex”, sino que tiene “el visto bueno de la Abogacía del Estado”. En este mismo escenario, Feijóo aseguró que no se subirán los impuestos y elogió la política económica ejecutada por el PP que permitió “no tener que pedir limosna para pagar la nómina de los funcionarios”. Mientras, en el primer día de campaña –el pasado viernes- Pachi Vázquez se deshacía en promesas que miraban hacia una Galicia “que nos deje vivir aquí” basada en la “igualdad y los derechos sociales”.
 
Fue el presidente del Gobierno -y fue ante 12.000 gargantas que abarrotaron la Plaza de Toros de Pontevedra- quien acreditó la política aplicada por Alberto Núñez Feijóo en su periplo como presidente y quien pidió el voto para su compañero de partido para los 4 años venideros ya que “votar a Feijóo es votar estabilidad y confianza. Es votar por la salida de la crisis y la unidad de los españoles”. Mariano Rajoy también tuvo tiempo para sacar lustre a los éxitos cosechados por el presidente de Galicia en el campo financiero. Según sus palabras, Feijóo fue “el primero en tomar decisiones”, una actitud que lamentó en otros dirigentes ya que “si otros hubieran hecho lo mismo, no estaríamos en la situación que estamos pasando”. Por su parte, el candidato popular llamó a los militantes y simpatizantes de su partido a las urnas, y aseveró con rotundidad que “da igual que las encuestas digan mayoría absoluta. No es verdad, aún no fueron las elecciones y la mayoría será la que salga de las urnas. Aún no tenemos ningún voto”.
 
Entre la bullanga de populares y socialistas, Francisco Jorquera, candidato del BNG, reincidió una vez más en su demanda de soberanismo y autonomía financiera para Galicia, castigando de nuevo el sistema económico distributivo actual que genera dependencias del Estado. “Nuestro objetivo es que Galicia recaude y gestione los impuestos y luego pacte con el Estado una cantidad para contribuir las competencias no transferidas”. Respecto a los sondeos realizados, Jorquera no dudó en declarar que muestran “que el BNG está en clara recuperación, claramente en ascenso”.
 
La vida de los otros
 
Precisamente estas encuestas son las que otorgan resultados benignos para AGE-Alternativa Galega de Esquerdas-. Sus líderes, Xosé Manuel Beiras y Yolanda Díaz, centraron su arranque de campaña en Teo, ante 500 personas y con intervenciones cargadas de afrentas por doquier. Beiras aseguró que de confirmarse la mayoría absoluta del PP, se daría en Galicia “una situación ingobernable” y avistó una revolución social europea que terminará con “los Rajoy, los Monti, los Merkel, los Feijóo y la Europa de los mercaderes”. Por su parte, el candidato de CxG, Xoan Bascuas, centró sus acusaciones enfiladas hacia el PP –en el marco de esta salida lanzada hacia el 21-0- en la medida de los populares que “liquida el deporte de élite gallego”.
 
Para finalizar un fin de semana de altos vuelos, Mario Conde asistió al congreso constituyente de Sociedad Civil y Democracia del que salió como presidente de la entidad con el respaldo de las 1.500 personas –excepto un voto en contra- que se dieron cita en Madrid –localización sita a más de 500 km. de Galicia y que habla a las claras de las ambiciones del exbanquero-. En lo que fue un show digno de un late night de Jay Leno, Conde arremetió contra todos y contra todo asegurando poseer la receta milagrosa para reconstruir España.  
 
Jesús Prieto