Menú Portada

Mirando al verano

Marzo 31, 2013

Toca volver a la rutina, despedirse de la familia, recoger los bártulos de la semana santa y volver al  tajo, al menos nos queda el consuelo, de ver que los días crecen sin freno, con el cambio de hora, porque,¿ me imagino que habrán puesto sus relojes a punto?. El adelanto nos va a suponer un ahorro energético de más de 300 millones de euros, que es un pico, para los tiempos que corren y disfrutar de tres minutos más de luz al día hasta el próximo 21 de junio.

Lunes 1 de abril, agua mil, y continúa la inestabilidad en la península. La borrasca resucitó ayer por el sureste y tras alcanzar el centro hoy dejará abundante agua por el norte. Los vientos del sur serán los responsables de las lluvias moderadas en las Rías Baixas y al este del Principado. Activados los avisos por vientos de poniente, fuerza 6, en toda la cornisa cantábrica. El frente se irá desplazando a Navarra, los pirineos y litoral catalán. La cota de nieve se sitúa en el tercio norte en los 1.400 metros.

El  mediterráneo, donde el tiempo ha sido más estable, cerrará la semana de pasión, con más sol y temperaturas de manga corta, en Lorca, Murcia, 24 grados. Si no hubiese sido por el viento, Alicante o Valencia, habrían disfrutado de un verano anticipado. Se recrudecen las rachas de viento de poniente al sur de la Mancha, Albacete, y en todo el interior de Jaén o litoral de Almería.  El norte de Castellón, Tarragona y las Baleares, tendrán un último día de vacaciones, algo  ventoso y mojado mojado. Por el contrario las lluvias se irán retirando de Andalucía y Castilla – León, donde visitantes y cofrades, no han parado de mirar al cielo y donde podría repetirse las tormentas a media mañana, también en Extremadura.

Donde disfrutan un tiempo totalmente estival  es en Canarias, solo el viento del norte, las lluvias testimoniales en La Palma y las continuas replicas en El Hierro, rompen con la monotonía de un verano con Mayúsculas. Y ya les adelanto  que esta primera semana de Abril, se presenta como una montaña rusa, donde iremos alternando, chaparrones y   cielos despejados.

Abril, tan pronto llora como ríe