Menú Portada
El ministro de Industria continúa con su obsesión por el gasto energético

Miguel Sebastián se gasta siete millones de euros en bombillas para ahorrar energía

Julio 7, 2011

Se trata de un programa de lámparas de alta eficiencia

Invita a los fabricantes y establecimientos comerciales del sector a participar en la iniciativa con el objetivo de reducir el consumo de electricidad en edificios y domicilios privados


La batalla preelectoral en el seno del PSOE está servida. Y con ella la ruptura que, si de algo ha presumido siempre, es de hacer piña cuando las cosas vienen mal dadas. El pasado viernes, antes del Consejo de ministros de rigor, la titular de Economía y Hacienda, Elena Salgado, se imponía a sus compañeros de Gabinete –Leire Pajín, Valeriano Gómez, Rosa Aguilar y Miguel Sebastián-, y lograba que el Ejecutivo socialista aprobara una nueva subida de la luz del 1,5%, tras el 9,8% del pasado mes de enero. Pero el titular de Industria sigue con las pilas puestas y a lo suyo.

A Miguel Sebastián, se le ha vuelto a encender la bombilla del ahorro y anuncia un plan para gastar menos energía con un programa de lámparas de alta eficiencia. No es la primera vez que lo hace el conocido en muchos foros como ministro bombilla, pero ahora contraataca con un proyecto que, para lo que queda de Legislatura, difícilmente va a ser capaz tan siquiera de poner en marcha. Según el Boletín Oficial del Estado (BOE), el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, organismo que depende del ministerio que dirige Sebastián, se saca ahora de la chistera un plan Renove de iluminación 2×1, en el que invita a los fabricantes y establecimientos comerciales del sector a participar en la iniciativa con el objetivo de reducir el consumo de electricidad en edificios y domicilios privados.

Hasta que se acabe el dinero

El nuevo proyecto del titular de Industria pretende sustituir lámparas y bombillas por toda la geografía nacional por otras que gasten menos. La campaña consistirá en la venta de un pack de dos lámparas de alta eficiencia energética, bajo la fórmula 2×1, hasta llegar a las 700.000. El ministro afirma que la iniciativa supondrá un gran ahorro de electricidad y reducirá las emisiones a la atmósfera. El proyecto, con cargo al presupuesto del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía y en el marco del Plan de Acción 2008-2012, cuenta con un presupuesto de siete millones de euros. Esta convocatoria, según aclara el BOE, se mantendrá hasta que se acabe el dinero.

La ‘brillante’ idea de Miguel Sebastián parece que responde a la obsesión que tiene el ministro por el ahorro energético: en 2009 ya recomendó el uso de bombillas de bajo consumo, para lo que inició el reparto de 49 millones de estos focos, que luego se quedó en 20, porque, al parecer, se le agotaron los fondos. Para lo que sí hubo dinero fue para invertir 64 millones de euros en publicidad y distribución, a pesar de que estas bombillas, casi tres años después, continúan en las oficinas de Correos desde donde se supone que debían ser distribuidas.</span>

En el verano de 2008, recién llegado al cargo para sustituir a Joan Clos y tras ser vapuleado por Alberto Ruiz Gallardón en las municipales de 2007 a la alcaldía de Madrid, ya dio muestras de su inquietud por el ahorro. Se estrenó en sus funciones en Industria por la puerta grande al proponer no usar corbata para así poder subir la temperatura media del aire acondicionado a 24 grados, buscando un ahorro eficiente de energía y la disminución del consumo de petróleo y la emisión de CO2. Algunos de sus propios compañeros de partido se tomaron la cuestión un tanto a pitorreo, e incluso el presidente del Congreso, José Bono, llegó a regalarle una corbata. En septiembre de ese mismo año, el ministro Sebastián afirmaba en una entrevista al periódico El Mundo: “El petróleo me los pone de corbata”.

Subvención de neumáticos imaginarios

Entre las polémicas propuestas de Sebastián también brillan con luz propia la de 2009 de reducir un 20% la velocidad de acceso de los coches a las grandes ciudades –“estamos ante la tercera crisis del petróleo”, dijo entonces-, o la de cambiar de vehículo por otro con menos gasto de combustible y emisiones, para lo que inició un programa de ayudas para la compra de coches nuevos. Otro controvertido asunto fue la reducción de la velocidad a 110 kilómetros por hora en autopistas y autovías que entró en vigor el pasado marzo. Según el ministro, la medida ahorraba 1.400 millones de euros en importaciones de crudo. Sin embargo, a partir del 1 de julio se puede volver a circular a 120, por la bajada del precio del petróleo.

La pregunta es qué hará el Gobierno cuando vuelva a subir el carburante. La gota que colmó el vaso de la ciudadanía fue el Plan Renove de neumáticos que Sebastián se sacó de la manga recientemente. El titular de Industria anunció la ayuda de 20 euros por unidad para la adquisición de ruedas con el fin de ahorrar combustible, a pesar de que los modelos que el ministerio proponía no estaban aún en el mercado, según denunciaron varios fabricantes. Muchos talleres y concesionarios se llenaron de particulares preguntando por la subvención fantasma.

Daniel Leguina