Menú Portada
El cantaor cree que si se pronuncia puede perjudicar su carrera musical

Miguel Poveda teme convertirse en Falete

Septiembre 29, 2009

No le gusta nada todo lo que está ocurriendo y así se lo ha hecho llegar a todas las personas de su círculo más íntimo. Miguel Poveda teme a que toda la polémica en torno a su vida sentimental le pase factura en el terreno profesional.

pq_863_miguelpoveda.jpg

Está en la cresta de la ola a pesar de que a él poco o nada le gusta sentirse de interés para los medios de comunicación. Desde que la periodista Beatriz Cortázar señalara a Miguel Poveda como ese amor imposible del que Isabel Pantoja hablaba en su última entrevista concedida a la revista ‘Hola’, las noticias no se han hecho esperar. Por verse, hasta se han visto imágenes de los conciertos de la Pantoja a los que el cantaor acudía por pura devoción. A pesar del desmentido de Isabel Pantoja en exclusiva en este medio de comunicación, me cuentan que Miguel todavía sigue desilusionado y disgustado con todo lo que ha ocurrido. Teme que tamaño ajetreo televisivo acabe pasándole factura hasta el punto de terminar como un Falete que, desde que se adentro en las turbias aguas del corazón, ha visto disminuir considerablemente su ritmo de trabajo. Por desconocimiento, o quizás porque los que le asesoran erran en sus directrices, Miguel ha optado por no afrontar la realidad y no pronunciarse sobre todas aquellos comentarios e informaciones que le atañen. Es cierto que nunca se ha enfrentado a una situación semejante, pero debería quitarle hierro al asunto. El discurrir de los acontecimientos le ha desbordado sobremanera. Ríos de lágrimas envuelven sus mejillas cuando malpiensa que, en caso de conceder una entrevista a los del corazón, sus trece años de lucha infatigable sobre las tablas pueden verse reducidos a un sueño inalcanzable. Algo ilógico, sobre todo porque han sido muchos las estrellas nacionales e internacionales que han confirmado y desmentido temas mucho más peliagudos que una presunta relación sentimental que él mismo califica de “absurda y sin sentido”. El cantaor no esconde su tristeza e, insisten, en que estos días ha sido unos de los más complicados de su vida. Exageración desmedida. Y lo que te rondaré morena, pues en escasas dos semanas Poveda recibirá de manos de su discográfica el disco de oro tras el éxito de su último álbum “Coplas del querer”. Ni hace falta que se diga que ese día, el cantante se convertirá en el centro de atención y los periodistas intentarán conocer más detalles de su romance, amistad o relación con Isabel Pantoja. Su manager personal,  Óscar Escobar, empieza a estudiar cómo poder evitar altercados y polémicas en las que, al final, el único perjudicado es su representado. Es él mismo el que se jacta en desmentir la relación con Pantoja: “Miguel no quiere hablar con nadie, pero tengo que desmentir tajantemente que esté con Isabel”. Es el momento de mirar hacia adelante, pensar en el futuro y tomarse las cosas con más sentido del humor. Al fin y al cabo esta polémica ha servido para que Miguel Poveda aumente su popularidad entre el público no melómano. También es de agradecer.
 
Por Saúl Ortiz (saul@extraconfidencial.com)