Menú Portada

Miguel Ángel Blanco

Julio 10, 2014

Han pasado 17 años, pero nunca podré olvidar aquella maldita tarde del sábado,12 de julio del 97, cuando la amenaza de una banda de asesinos se cumplía y mataban a sangre fría, a un joven concejal de Ermua, Vizcaya, cubierto y lluvioso, apenas 19 grados. Eran días de estío y de seguir el Tour de Francia que dominaba curiosamente un alemán llamado Jan Ullurich.

A pesar de los años transcurridos, recuerdo que aquel verano también había comenzado algo inestable en el norte de España y como ahora, el viento del norte, entraba como un cuchillo por el cantábrico dejando mañanas más propias de brasero y bufanda en el interior peninsular, Sanabria, Zamora, apenas despertaba con 2 grados. Pero julio, no olvidemos el mes más caluroso del año, tiene que comenzar a sumar grados de forma imparable. Y de nuevo el corazón de Andalucía se sitúa a la cabeza de las máximas con Hornachuelos, Córdoba, marcando 37 grados, que a principios de la próxima semana, serán 40.   

Un fin de semana, donde el anticiclón, situado al norte de las islas Azores, toma el mando de la península, solo algunas lluvias débiles en el cantábrico oriental, noreste, litoral de Cataluña. Los amigos que visiten Pamplona, durante el fin de semana grande de San Fermín, van a seguir encantados, porque los valores no van a pasar de los 23 grados y seguirá lloviznando. Los cielos despejados serán mayoría en toda la península, salvo algunas nubes bajas que los vientos de levante pueden dejar en el estrecho y en las costas valencianas. Los amantes al calor se remangas para recibir los 40 grados, mientras a los que nos gusta el fresco, comenzamos un calvario, que promete dar grandes momentos en el ecuador de Julio.

“En julio, ¿dónde anda el mozo? En la acequia o en el pozo”