Menú Portada
Los empresarios madrileños afirman que estas movilizaciones "ahogarán el comercio"

Mientras los trabajadores de Iberia y Renfe posponen sus paros, los sindicatos de Metro de Madrid acuerdan 12 jornadas de huelga parcial esta Navidad

Diciembre 12, 2012
pq_923_huelga_metro.jpg

Llega las fiestas, y a los madrileños lo que se les avecina como regalo son jornadas de huelga parcial en el transporte, en concreto 3 días para la Empresa Municipal de Autobuses (EMT) y nada más y nada menos que 12 para Metro de Madrid, unos paros que han hecho saltar las alarmas a los empresarios madrileños, que consideran  la actitud de las centrales sindicales como “irresponsable” porque van a coartar a los ciudadanos en su libertad de movimientos en unas fechas que, además, son decisivas para la supervivencia real del sector del comercio. Por ejemplo, la huelga de hoy, día 13, es entre las 17:30y las 20:30 horas, es decir en las horas de mayor afluencia comercial. Según Salvador Victoria, consejero de Presidencia, la huelga costará a las empresas 1,8 millones de euros.

Según la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), la huelga convocada ahogará a muchos comercios madrileños, que dependen totalmente de estas fechas de Navidad para poder sobrevivir, y va a impedir, además, que muchos trabajadores en paro puedan ser contratados. Y es que tras posponer la huelga los trabajadores de Renfe e Iberia, a pesar de no haber llegado a ningún acuerdo, para no perjudicar a los ciudadanos, llama la atención la radicalidad de los representantes de los trabajadores de Metro de Madrid. Según el secretario del comité de empresa, Ignacio Arribas, la convocatoria de paros ha sido ratificada con el voto de unos 300 trabajadores que han participado en la asamblea y la oposición de un empleado cuyo deseo era “radicalizar” las movilizaciones.

Privilegiados con cuatro pagas extraordinarias

Pero todas estas movilizaciones no pueden ocultar una realidad, y es que en un entorno económico más que complicado, los trabajadores de Metro de Madrid disfrutan de unas condiciones envidiables siendo una de ellas, la de recibir cuatro pagas extraordinarias, una de ellas la de diciembre, que se suprime como el resto de trabajadores públicos. Estás se devengan de forma normal en el mes de junio, otra en el de diciembre, y la última, denominada de vacaciones, en el mes de julio, salvo que el trabajador solicite el abono en el mes anterior al de vacaciones de verano, y otra más denominada plus de convenio cuyo derecho se origina en 1992.

El importe de cada una de estas Pagas es igual a la cantidad resultante de aplicar el porcentaje del 5,75% sobre el Salario Base Anual, cobrando por supuesto la parte proporcional para el personal que ingrese o cese durante el transcurso del año. Además en el caso de la paga de vacaciones, el trabajador puede pedir que en lugar de cobrarla el 1 de julio, recibirla el mes antes de sus vacaciones, realizando una petición expresa dirigida a la Unidad de Gestión de Recursos Humanos y Relaciones Laborales dentro de los tres primeros meses del año.

Esta flexibilidad también existe en la paga plus de convenio, establecida en la cláusula 7ª del Convenio Colectivo 1992-1993, que es de igual importe para todos los trabajadores de la empresa y se percibe en la nómina del mes de marzo. Esta paga tenía estipulado un importe fijo de 1165,82 euros para los años 2009 y 2010, incrementado en 175 euros en 2011, por la sustitución y compensación del Plus de Extinción de Beneficios Sociales y actualizado en 2012 por el IPC más un 1%.

Además, los trabajadores de la empresa podrán percibir el importe de esta paga en cualquiera de los restantes meses del año, previa petición escrita del interesado y siempre que así lo solicite, incluso anticipando su cobro. Cuando es el caso, la solicitud deberá presentarse dentro del mes anterior al correspondiente a la nómina en que se pretenda que sea hecha efectiva la paga. En definitiva cuatro pagas, y dos de ella con cobro “a la carta”, en un colectivo que disfruta de una serie de beneficios complicados de ver y entender.

Más privilegios

Pero además tienen una serie de privilegios muy lejanos a la realidad laboral:

  • Once permisos para atender asuntos personales al año (seis de ellos con derecho a retribución)  
  • Cuarenta y dos días libres al año
  • Mejora de los permisos retribuidos, en cuanto a duración y supuestos, en caso de matrimonio de hijos, padres o hermanos. 
  • Permisos sin retribución, pero manteniendo alta en Seguridad Social, de hasta 30 días.  
  • Tratamiento como hijos de los menores en régimen de acogimiento familiar a efectos de excedencia para el cuidado de menores, jornadas reducidas, lactancia.  
  • Tarjeta regalo de Reyes para los hijos de los empleados.  
  • Pases familiares.  
  • Reducción en el precio del título de transporte para empleados y familiares (gratuito para cónyuges e hijos de trabajadores y jubilados).  
  • Equiparación de las parejas de hecho a los matrimonios. 
  • Póliza de seguro colectivo de vida.  
  • Horario laboral flexible en oficinas.  
  • Cómputo de antigüedad y reserva de puesto de trabajo durante todo el período de excedencia para atender el cuidado de hijos o menores en régimen de acogimiento.  
  •  Dietas de comida.  
  • Gestión de ofertas especiales en establecimientos comerciales.  
  • Préstamos personales sin intereses.  
  • 50 préstamos para primera vivienda que se conceden todos los meses. 
  • Ingresos de viudos y huérfanos en puestos de trabajo con independencia de los méritos

Mientras, el resto de trabajadores, pequeños empresarios y autónomos sufrirán las consecuencias de un colectivo que está muy por encima en sus privilegios que la mayoría de los trabajadores.