Menú Portada
El presidente del Madrid cerró la puerta a los aficionados en la presentación de Diarra

Mientras Calderón huye de los socios, a Florentino le reclaman por Navidad

Diciembre 22, 2008

Ramón Calderón, presidente del Real Madrid, presentó ayer al francés Lassana Diarra como nuevo jugador blanco. Otros veinte millones de euros que salen de las arcas por un jugador que hace seis meses costó 5,4 millones de euros al Portsmouth. Si los sumamos a los 20 que supuso la contratación hace diez días de Huntelaar, son ya 40 millones los pagados por el Madrid en el mercado de invierno. Se planifica mal y se acaba pagando a precio de oro la bisutería. Lo peor de lo de ayer, que Ramón Calderón cerró las puertas del Bernabéu a los socios. Desde la triste asamblea de compromisarios no los quiere ni en pintura.

pq_665_ataque.jpg

Lo que son las cosas. Tanto pelear por presidir el Real Madrid y ahora Ramón Calderón no se quiere acercar a ningún sitio donde se los pueda encontrar. Desde el pasado 7 de diciembre, fecha de la asamblea en la que se le pidió la dimisión y según la oposición fue malcontado el voto que aprobó las cuentas y el presupuesto, Ramón Calderón no los quiere cerca. Disculpó su presencia en el acto con las peñas de Cataluña en vísperas del partido contra el Barcelona esgrimiendo un cólico nefrítico que sin embargo no le impidió acudir al Camp Nou. Tampoco estuvo en el partido ante el Valencia porque prefirió asistir a la reunión de la Comisión Organizadora de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA que se celebró en Tokio. Y ayer, como no había excusa para no estar en la presentación de un fichaje, dio orden de impedir la entrada al público.
Por vez primera en la historia del Real Madrid se hace la presentación de un nuevo jugador y los dueños de la entidad, los socios y simpatizantes, no pudieron acudir a darle la bienvenida. Y es que tras la bronca que le propinaron los asistentes a la presentación de Huntelaar, el mandatario blanco no quiere exponer más su hundida figura.
Pendiente como está de saber si la oposición ha presentado impugnación por las irregularidades de la asamblea –mañana se las enumeraremos-, el parón navideño le viene de perlas a Calderón porque hasta el 3 de enero no habrá un nuevo ‘plebiscito’ en el coliseo blanco con motivo del partido ante el Villarreal. A doce puntos del líder, fuera de los puestos de Champions y a sólo otros dos de salir de los de Uefa, cualquier nuevo revés deportivo va a ser muy difícil aguantarlo.
Y contrasta el huidizo Ramón Calderón vociferado por sus socios con las peticiones que recibe el ex presidente Florentino Pérez para que acuda a actos oficiales de peñas y asociaciones madridistas. El presidente de ACS es remiso a asistir a lugares en los que su presencia pueda ser malinterpretada, y de hecho tras su dimisión hace dos años y medio no ha vuelto a pisar el Santiago Bernabéu aunque, tenga su propio palco familiar.
Desde entonces ha hecho alguna excepción, como se puede comprobar en la imagen adjunta con la peña Al Ataque de la capital en una cena navideña. Con la situación de inestabilidad que vive Calderón en la presidencia, con presuntos candidatos postulándose como Juan Villalonga, la noticia más buscada es saber qué hará Florentino Pérez cuando se convoquen elecciones. Algo que tiene de los nervios al actual inquilino del Bernabéu. Pero como ha dejado dicho entre sus allegados el propio FP, “qué más quisiera Calderón que saber mis intenciones. La duda le tiene K.O.” Pues eso, a seguir esperando. ¿Mucho o poco?