Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Mercedes y Ferrari pisan Europa en lucha encarnizada y solo puede quedar uno

Mayo 9, 2017
vettel hamilton

Es una frase popular que se pronuncia cada año por estas fechas: “El mundial comienza en Europa”. Esta lapidaria afirmación, aireada por los menos afortunados durante las pruebas del calendario previas a su paso por el viejo continente, pocas veces había tenido tanto sentido. Un campeonato completamente nuevo se reinicia tras pisar de vuelta la pista de pruebas tradicional de la pretemporada. Esto no sólo ocurre porque llegan las primeras actualizaciones en los monoplazas con base en la experiencia de las carreras ya disputadas, sino porque con la novedosa configuración, todos aquellos que tuvieron problemas en los tests, pueden dar sus primeros pasos sólidos tras utilizar los datos recabados en carrera. La guerra mayor estará entre Ferrari y Mercedes, pero cada equipo tiene sus propios problemas.

Los de Maranello lideran contra todo pronóstico y Sebastian Vettel, el piloto que más veces ha ganado, se ha embolsado dos de cuatro carreras. A pesar de ello su equipo tiene alguna gotera, alguna de mucho peso. Una de sus mayores bazas esta temporada proviene de un motor muy mejorado, especialmente en su turboalimentador, pero esa evolución ha tenido un alto coste: en la última cita ambos coches rojos montaron su tercera unidad de las cuatro que por normativa tienen permitido. Una avería en estas les obligaría a usar la última nueva o echar mano de las ya utilizadas, así que es fácil prever que las comenzarán usar con limitaciones so pena de recibir sanciones en forma de puestos en parrilla.; sus coches corren menos, sobre todo al final de las carreras. Otra cuita que podría convertirse en drama para los italianos es su deficiente sistema de salida. Esto se demostró en Sochi, donde Valtteri Bottas les robó una victoria antes de llegar a la primera curva a pesar de que salía tercero.

Las expectativas de mejora de Mercedes y Red Bull

Mercedes presentará un coche que no se ha mostrado tan dominador como en años anteriores, y uno de sus principales problemas estriba en un peso excesivo, lo que a la postre usa de forma deficiente sus neumáticos. De Bottas se sabe poco en esta asignatura, pero sí que se conocen las dificultades de Lewis Hamilton, máximo favorito esta temporada, pero muy diluido este 2017. El W08 necesita adelgazar y todo ese peso muerto parece haber sido encontrado en su caja de cambios, que este invierno fue puesta a dieta, pero por alguna razón se decidió no utilizar su último desarrollo. En Montmeló podría llegar esa nueva caja de cambios, una zaga más ligera y unas suspensiones revisadas de acuerdo con las modificaciones. Si funciona como se espera, Lewis podría mejorar mucho, y son cambios que generalmente no afectan a la fiabilidad general del conjunto.

Red Bull tiende a alargar mucho sus procesos de diseño y realizó una pretemporada muy grisácea. La reglamentación les obligó a replantear todo su tren delantero y rehacer su coche les está costando tiempo. Tiempo es justo lo que pierden con respecto al resto, y desde hacía mucho tiempo no se les veía a distancias cercanas a un segundo de los de cabeza. Si añadimos a esto que el novedoso motor Renault que equipa les ha dado más problemas de los previstos, y sus actualizaciones mayores tardarán el llegar más allá de Canadá, muchos piensan que este año se han quedado sin posibilidades. No es ya que estén descolgados en la tabla, sino que cuando se pongan al día será demasiado tarde.

Montmeló es una pista cuyo trazado no invita a los adelantamientos. En el momento en que te sales de la trazada óptima pierdes ritmo y en este tipo de maniobra necesitas justo lo contrario. Si de forma natural el salir delante favorece para ganar, en esta pista se hace casi imprescindible ante la dificultad extra de avanzar en el tráfico. Por ello, la actuación estelar será casi más la del sábado que la del domingo.

El papel de los españoles

En cuanto a la armada española, Carlos Sainz partirá con ventaja con respecto a su amigo asturiano. El equipo Toro Rosso se queja de un motor que ha traído mejoras, pero resultan insuficientes, aunque correrá en una pista conocida y ante su público, cosa que siempre ayuda. En los entrenos invernales su STR12 hizo tiempos discretos, pero será fácil verle en los puntos, circunstancia que salva gracias a su buen hacer. Sainz ha puntuado en las tres carreras que ha podido acabar, y siempre ha avanzado puestos o nunca los ha perdido tras tomar la salida. Muy serio, el madrileño, al que se aprecia una probada calidad merecedora de un coche mejor. En cuanto a Fernando Alonso, el chute de satisfacción tras sus tests en la IndyCar trae a un piloto fuerte de ánimo, y con ganas de hacerlo bien aunque según sus palabras casi se conformaría con acabar la carrera. De ser así, esta sería la primera del calendario que terminase tras encadenar cuatro abandonos consecutivos en el inicio de temporada más duro y complicado de su carrera y la de su escudería. Alonso siempre ha realizado carreras espectaculares en esta pista y sería una verdadera satisfacción para todos verle cruzar la meta, algo que no le ocurre desde 2016. Su coche va a perder mucho ritmo en la larga recta catalana, pero presumiblemente recuperará algo, poco, en las primeras curvas del trazado gracias a una bastante correcta aerodinámica. Algo mejor le irá en el tercer sector, todo el que define la zona de El Estadio, y se espera que su paso por la chicane sea algo más agradecido que por el resto de la pista. El agarre mecánico de su McLaren-Honda suele ser muy eficaz en esa zona. Quedan a la espera de las prometidas mejoras en su propulsor para el Gran Premio de Canadá.

En todo caso, primeros escarceos en la primera cita europea, donde puede comenzar a definirse, con ciertos visos de certificación, como puede acabar un mundial que de momento se está poniendo muy rojo. Vettel lidera y lleva las de ganar en la quinta cita aunque hay varias incógnitas en el aire. El domingo las despejaremos.

José M. Zapico

@VirutasF1